EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/146790
Latitud 17 de Diciembre de 2017

Un ‹boom› en viñetas

El usuario es:

Foto:

Portadas de las biografías gráficas sobre autores latinoamericanos del ‹boom›, que han sido recientemente publicadas.

Mario Cárdenas

En los últimos años las obras de los grandes autores latinoamericanos como Rulfo, Borges, García Márquez o Cortázar han sido llevadas al cómic.

Aprovechando el prestigio y reconocimiento de algunos autores latinoamericanos, en los últimos años han aparecido algunas biografías gráficas o biografías ilustradas, o las mal llamadas por algunos autores «autobiografías gráficas», no está de más aclarar que el uso del neologismo –autobiografía– hace referencia a lo contado por el mismo propio autor. En esa suerte de boom en viñetas, que se agazapa bajo el rótulo atractivo de la novela gráfica y utilización de la marca de los escritores, ya han aparecido  la vida de  autores como; Juan Rulfo, Gabriel García Márquez, Jorge Luis Borges, Julio Cortázar y Mario Vargas Llosa. Una versión del boom latinoamericano, en cómic, con ciertos altibajos, donde se encuentran propuestas irregulares y algunos aciertos destacables.

Las biografías en cómic no son algo exclusivo que se hace sobre autores latinoamericanos; el fenómeno ha ido apareciendo en mayor volumen, ilustrando la vida de personajes destacados como músicos, pintores y otros artistas. Sin embargo, en la literatura se encuentra el mayor apogeo de este género de cómics, que tiene comparación con la reciente producción de biopics cinematográficos y televisivos. En cómic se encuentran ejemplos a destacar como: Dublinés (Astiberri 2013), de Alfonso Zapico, quien realizó un detallado trabajo de documentación que nos acerca a la figura de James Joyce.  Kafka de Robert Crumb  y David Zane Mairowitz, que cruza el dibujo del maestro del cómic underground con las angustias creativas del escritor checo (Ediciones La cúpula), o Virginia Woolf (Impedimenta) de Michèlle Gazier y Bernard Ciccolini, una elegante narración sobre la vida de la escritora y editora inglesa, un homenaje sin artificios, que condensa de forma exhaustiva su vida.

A pesar de que demasiadas biografías gráficas se publican en este momento, la mayoría deja de aprovechar al máximo el medio, aunque estas han tenido cierta repercusión desde la reconocida Gabo, memorias de una vida mágica, de Óscar Pantoja e ilustrada por Miguel Bustos, Felipe Camargo, Tatiana Córdoba, o su copia, y menos afortunada Mario, Cuadernos de un viajero con guion de Carlos Enrique Freyle e ilustraciones de Eduardo Yaguas, Héctor Huamán y Luis Morocho. Ambas comparten el tono y la flaqueza narrativa de la de revistillas educativas e institucionales que usan el cómic para contar flacos capítulos históricos o dar instrucciones. La primera ha sido promocionada como otra forma de leer a Gabo, lo cual es impreciso; no se lee a Gabriel García Márquez, se leen apartes y anécdotas recicladas de su vida pública. En la segunda, abundan retazos de periódicos, pedazos de historia, discursos y memorias frágiles que componen un relato sin mucho que decir acerca de la vida del Nobel peruano.

Repitiendo la fórmula, en 2014 la editorial colombiana Rey Naranjo, publicó Rulfo, Una vida gráfica de Óscar Pantoja y Felipe Camargo; un cuidado retrato que capta el tono atmosférico de la vida y obra del autor de El Llano en llamas, y que junto a Cortázar, del escritor Jesús Marchamalo y el dibujante Marc Torices, logran, en parte,  integrar el lenguaje literario de los autores a las posibilidades narrativas de un cómic. La versión gráfica de Marchamalo y Torices, propone un juego con el lenguaje y algunos de los relatos del escritor argentino, intercalando imágenes de algunas de sus obras, con una narración singular y transgresora, apartándose de lo didáctico o la enumeración de los logros por parte del autor. Con ecos a Olivier Schrauwen, en el dibujo de Torices hay un despliegue de estilos y recursos visuales, formas, variedad de trazos y colores.

Por último, en esa línea, Rey Naranjo lanzó este año, Borges el laberinto infinito, un atractivo cómic sobre la vida del escritor argentino, de nuevo con guion de Óscar Pantoja, esta vez acompañado por las ilustraciones del dibujante Nicolás Castell.  Esta biografía gráfica es un viaje entre mundos fantásticos, la imaginación, los libros y otros elementos del universo borgesiano. Contado por capítulos de 10 páginas y tomando como referencia esas máquinas perfectas que son los cuentos del genial escritor.

La explosión de estas biografías gráficas es apenas un fragmento de la historieta latinoamericana, ese otro boom o para ser más exactos, la erupción de un volcán de historietas haciendo referencia a la reciente antología El volcán, un presente de la historieta latinoamericana compilada por los argentinos José Sainz y Alejandro Bidegaray que deja en evidencia un estallido, no de biografías gráficas que reciclan la vida de clásicos de la literatura latinoamericana, sino de historietas en donde convergen múltiples estilos y contenidos  que aún está por descubrirse. 

Etiquetas

Más de revistas