La voz tequilera en el Carnaval de las Artes

Sábado, Enero 19, 2013 - 19:01

A strid Hadad es cantante, compositora, humorista y cabaretera. Su nombre es sinónimo de risa, de sarcasmo, de parodia, de exageración. Esta mujer es la reina del absurdo, la sultana del realismo tragicómico y la diva del Heavy Nopal, esa mezcla irreverente de rancheras y heavy metal que se traga el escenario y convierte su vestuario, a veces barroco y de una desbordante imaginación, en otra forma de exponer ante el público su particular visión del mundo. “Siempre me gustó cantar, pero la primera vez que me sacaron a un escenario me puse a llorar como una loca aunque después me fascinó”, ha dicho la mexicana, que ya tiene a sus espaldas 30 años de carrera sin repetir nunca un espectáculo. Hadad es una de las grandes invitadas a la séptima edición del Carnaval Internacional de las Artes que comienza este jueves.

La propuesta artística de Astrid Hadad, nacida en 1957 en Chetumal, estado de Quintana Roo, revisita la tradición del cabaret para ofrecer un show donde la puesta en escena, la música y la indumentaria se conjugan para examinar con humor crítico a la sociedad. Egresada del Centro Universitario de Teatro de la Unam, comenzó su carrera haciendo papeles en telenovelas, pero más tarde volcó su creatividad en desarrollar una propuesta que durante más de dos décadas la ha llevado por importantes escenarios de América Latina, Europa y Estados Unidos, como la Comedia Francesa, el Festival Iberoamericano de Teatro y el Disney Hall.

Hadad califica su espectáculo como cabaret, por tratarse de un divertimento musical que arroja una mirada satírica de la sociedad y sus vicios: machismo, materialismo, frivolidad, corrupción política, ambición. Esta propuesta se complementa explorando territorios como la estética y la cultura popular, la plástica y el diseño, en una exhibición de creatividad y humor que traspasa fronteras. “Cuando comencé a cantar sentí que necesitaba expresarme de otra forma, así que entré a la escuela de teatro para aprender a manejarme en un escenario y comencé a hacer cosas que nadie hacía. Llevé a cabo una investigación sobre lo que era el cabaret alemán y entendí que ahí estaba la raíz de lo que quería hacer. Y así nació mi cabaret”.

El lema de Astrid Hadad resume muy bien lo que supone para ella la música: “Pienso que la vida es muy corta y creo que hay que pasárselo lo mejor posible, así que decidí ser una ‘dadora’ de placer en el escenario”.


 

 

Más noticias

  • El ‘Diccionario Mínimo de Máximas Ilustradas’ es un libro...

  • Cuando dije que en la novela María, obra romántica por definición, solo...

  • Cuando a un hombre sencillo, de la calle, espigado para no decir flaco, y...

latitud_link_mas_noticias

latitud_pauta_nodo_300x250