EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/135197
Latitud 20 de Septiembre de 2015

José Feliciano canta con la imaginación

El usuario es:

Foto: Archivo particular

Feliciano creó un estilo propio basado en la guitarra acústica e inflexiones vocales de jazz.

Erasmo Padilla Ramírez

El prolífico intérprete de boleros, jazz y soul es uno de los artistas invitados a Barranquijazz Festival 2015.

Casi imposible creer que un hombre que no conoce la luz y mucho menos la oscuridad haya escrito y cantado en un lenguaje emocional que colorea el alma.

La gran figura invitada  al Barranquijazz 2015 lo ha ganado casi todo en 50 años de carrera, con cientos de canciones publicadas y millones de copias vendidas.

El nativo de Lares (Puerto Rico) creó un estilo único (guitarra y voz) recurriendo a su imaginación y a la técnica en la ejecución de la guitarra. Fue el primero en abrir puertas a los cantantes de habla hispana en USA y Europa, y posee en su marca personal 9 Grammys, 45 discos de oro  y platino, más una silla en el Salón de la Fama de los compositores latinos. El dominio del inglés y el español le han favorecido enormemente, José se crió en Nueva York pero es más boricua que el coquí. Sin embargo, sería ‘Light my Fire’ su pasaporte a la fama.

La falta de visión no le ha impedido componer y mucho menos cantar –siempre luce feliz y relajado, es más, su limitación (ceguera congénita) la ridiculiza cada vez que puede, convirtiéndola en un mecanismo de defensa.

Una vez en Bogotá después de un ‘show’, compartiendo un trago con amigos, al regresar del baño guiado por su mánager tomó el vaso equivocado y cuando se lo comentaron dijo «presiento que últimamente confundo el color del brandy con el del whisky». Y esta otra después de olvidar dos palabras de una canción: «pido disculpas, pero la letra que tenía en el atril se me rodó y no pude leer bien». Como estos hay un buen número de anécdotas.

Feliciano es así un ‘mamador de gallo’ de la vida, que aprovecha su turno para quitarse el sentimiento de lástima que pueda inspirar en algunos desprevenidos.

Puntualizando, José Feliciano ha compuesto y cantado de todo, pero tengo episodios preferidos de sus logros. La producción de 1981 ‘José Feliciano’, dirigida por el propio Berry Gordy Jr, director de la Motown, puro ‘soul’ y ‘funky’ que como nadie él lo hizo más gozoso –(‘I wanna be where you are’, ‘Every love me’) y seguidamente para el mismo sello ‘Escenas de amor’, primer trabajo en español de la misma compañía, premiado con un Grammy en la categoría ‘pop’.

Feliciano fue el primer  latino firmado para una disquera que  solo producía ‘soul’.

Destacada también la grabación en su propio estudio de ‘Steppin Out’, jazz  genuino instrumental, y ‘Calle Latina’, (‘Latin Street’), en donde para sorpresa de muchos transita por la salsa y el vallenato.

Gabito lo dijo en una ocasión: «Hablar de la música sin hablar de los boleros es como hablar de la nada». Y para esto Feliciano se pintó solo. Hizo de diferentes tipos: clásico, rockola, son, ranchero y hasta con filin, que son palabras mayores. Pero su aprecio por la música mexicana lo comprometió con Universal  Records para grabar 11 clásicos mexicanos, 6 de la autoría de José A. Jiménez, y poco tiempo después repite haciendo dúos con Vicente Fernández, Marisol y Vicky, la de Los Horóscopos de Durango. Para ponerse al día con los dominicanos, realiza ‘Señor Bachata’, que gana 2 Grammy en la categoría ‘Mejor álbum Tropical’.

Más claro... no canta (un gallo), Feliciano  reconoció sus limitaciones para hacer más feliz a la gente, supo llegar en el momento preciso al lugar indicado. Ningún premio le ha hecho perder su sencillez. Ha logrado tocar el Sol, la Luna y las estrellas con los pies en la Tierra. Maneja el ‘show’ a la perfección, sabe exactamente el momento para interactuar  con el público y regalarle  un chiste. Fundió un método único aplicable a su registro vocal, más la ejecución de la guitarra. Como quien dice un fenómeno creando imágenes  sonoras en el jazz, blues, bolero, pop, filin, salsa y lo que le falte.

Reafirmando el concepto expresó en una entrevista que de pronto le imitarían su voz, «pero en la guitarra… lo dudo…»

La interpretación técnica la explicaría el músico barranquillero Javier Gutiérrez: «El rasgado de la mano derecha en vez de descansar hacia abajo, lo hace hacia arriba –y él jamás ha visto a nadie–. También los dedos de la mano izquierda se brincan las reglas que se enseñan, en vez de hacer el uno y el tres, Feliciano lo hace con el dedo uno y dos, y para hacer figuras o solos utiliza el dedo índice y el anular y a veces cambia y lo ejecuta con la plumilla, o sea creó su propia técnica».

Por lo anterior debemos sentirnos complacidos para recibir en el Barranquijazz 2015 a un artista sin igual que sin conocer la luz del Sol hace brillar todo lo que toca.
 

Más de revistas

LO ÚLTIMO DE REVISTAS