EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/142509
Bienestar 19 de Abril de 2017

Signos de alerta que anuncian una trombosis

El usuario es:

Foto:

Sajira Aduen Jiménez

Sabía usted que la trombosis se puede presentar en las rodillas, brazos, riñones, pantorrillas o en cualquier parte del cuerpo que tenga circulación? Normalmente se piensa que esta solo se produce en el cerebro y el corazón. En febrero de este año Jorge Perdomo, presidente de la Dimayor, sufrió una trombosis en su pierna izquierda, área poco común, pero a la que hay que prestarle mayor atención.

Revista M!ércoles consultó a dos cardiólogos y un hemodinamista, quienes alertan sobre los factores de riesgo y recomiendan cuidados para evitarla y/o atenderla oportunamente.

¿QUÉ ES?. La trombosis es la formación de un coágulo en un vaso sanguíneo. Los vasos sanguíneos se dividen en dos grupos: las venas y las arterias, dependiendo la región del organismo donde se formen,  los síntomas serán distintos.

Para el cardiólogo Rodolfo Vega, con 30 años de experiencia en esta especialidad, el infarto de Miocardio es el ejemplo más común de la formación de un coágulo en una arteria que impide la llegada de oxígeno al músculo afectado, produciéndose necrosis o muerte del tejido corporal.

Aunque ese es el tipo de trombosis más común, se presenta también a nivel del Sistema Nervioso Central, con síntomas neurológicos como parálisis de una extremidad o medio cuerpo, pérdida del habla y la conciencia.

En el Sistema Digestivo se manifiesta con dolor abdominal, que se caracteriza porque empeora después de comer. En términos generales, cualquier región del organismo que tenga circulación es susceptible de una trombosis y, por tanto, la sintomatología se manifiesta según el sitio donde se genere.

Según el cardiólogo Carlos Mario Hernández, los síntomas son múltiples. En los brazos o en las piernas, por ejemplo, cuando las várices son visibles, se presume que pueden ser un signo de predisposición hacia la formación de coágulos. Sin embargo, puede no haber una marcada circulación visible, pero la trombosis se puede presentar en los miembros inferiores con dolores insoportables.

“Por lo general se produce una hinchazón en la pierna, limitación del movimiento, cambios en la coloración de la piel con tendencia rojiza y azulada del miembro comprometido”, expresa Hernández.

Factores de Riesgo. Desde el nacimiento por déficit de proteína C o S. También se genera en las personas con defectos en el sistema circulatorio, con condiciones adquiridas como el hábito del tabaquismo, la presencia de un cáncer activo, lo que favorece la conformación del coágulo en cualquier parte del cuerpo, y por períodos de quietud prolongada.

En ocasiones se tiende a confundir esta alteración de las venas y las arterias con la embolia. Mientras la trombosis se define como el coágulo que se forma a nivel local en el vaso sanguíneo, la embolia se refiere a cuando este coágulo se desprende del área en el que se forma, viaja hacia otro órgano y queda clavado en otro distinto a donde se originó.

Por su parte, el hemodinamista Cristian Reyes asegura que la trombosis no es curable, pero sí se puede prevenir y tratar. Recomienda una dieta baja en grasas saturadas, harinas y frituras. Rica en fibra, granos, verduras y vegetales. Adicional, enfatiza el consumo de granos secos como la avellana, las almendras y una cantidad diaria de aceite de oliva.

Cuídese en los largos viajes. Cuando usted va viajando, el flujo de sangre se torna más lento e induce la formación de coágulos en los miembros inferiores. En viajes prolongados de más de ocho horas se recomienda hacer movimientos de las piernas de manera frecuente, por lo menos cada una o dos horas.

Los viajes aéreos predisponen la formación de trombosis, pues en la altura disminuye la presión de oxígeno y la atmosférica. “Se incita a generar contracción de los músculos, a conservar una hidratación adecuada, a levantarse del puesto e ir al baño”, advierte el especialista Carlos  Mario Hernández.

El ejercicio diario y la alimentación balanceada permitirán reducir los riesgos de la trombosis. No olvide controlar, regularmente, la presión arterial.

Causas.

- Permanecer sentado en la misma posición por un tiempo prolongado.
-Antecedentes familiares.
-Fractura en las piernas, brazos o pelvis.
-Obesidad.
-Uso de anticonceptivos.
-Várices.
-Enfermedades terminales.
- Embarazo.
-Cáncer.
-Catéter venoso.
-Permanecer en cama después
de una cirugía.

¿A qué edad se presenta?
Se puede presentar a cualquier edad, desde la infancia hasta la adultez. Sin embargo, depende de cada organismo y de los factores de predisposición que este tenga, ya sea hereditario o adquirido. Aunque prevalece en personas mayores de 55 años con hipertensión y diabetes. Los especialistas recomiendan mantenerse hidratado, alimentarse sano, ejercitarse a diario, caminar mínimo una hora al día, hacer pausas activas en el trabajo  y visitar al médico regularmente.

Etiquetas

Más de revistas