EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/144403
Bienestar 03 de Agosto de 2017

No pierda de vista los ojos de su hijo

El usuario es:

Foto: Shutterstock

Oftalmólogos y optómetras aseguran que la falta de visión afecta el rendimiento de los niños en clases.

Loraine Obregón Donado - Instagram:@lore013

En el actual sistema educativo es común encontrar casos de niños con poca atención en clases, que desacatan las reglas y no socializan con otros compañeros, diagnosticados con déficit de atención e hiperactividad. También, suelen ser señalados como rebeldes o tímidos.
 
Ante esto, algunos padres “toman cartas en el asunto” y optan por llevarlos a psicólogos,  neurólogos y, en el peor de los casos, recurren a los castigos. Desde el principio descartan la posibilidad de atribuirle dichos comportamientos a problemas en la vista, y dejan a un lado la visita al oftalmólogo.
 
Nubia Bejarano, optómetra del Grupo Essilor explica que “debido a las dificultades visuales, los pequeños presentan limitaciones para entender la explicación en el tablero y las lecturas. Este ejercicio tiende a cansarlos y terminan por perder el interés y, por tanto, la atención”.
 
Además, según Bejarano, afecta el desarrollo motor y la psicomotricidad fina en los niños, lo que conlleva al fracaso escolar. Por su parte, Sonia Escaf, oftalmóloga pediatra afirma que “la ceguera infantil prevenible” es un problema de salud pública que no solo perjudica el desarrollo educativo sino también lo social y económico. Dice que es de suma importancia que desde temprana edad se detecten los defectos refractivos, para corregirlos con el uso de gafas.
 
La especialista Bejarano afirma que “aplazar el examen visual hasta los 5 o 6 años es un error. Lo ideal es evaluarlos desde el nacimiento porque para la edad escolar, la maduración visual está en su fase final y la rehabilitación visual y educativa ya no será tan efectiva”.
 
La Organización Mundial de la Salud estima que “el número de niños con discapacidad visual asciende a 19 millones, de los cuales 12 millones la padecen debido a errores de refracción, fácilmente diagnosticables y corregibles. Aproximadamente 1,4 millones de menores de 15 años sufren ceguera irreversible y necesitan intervenciones de rehabilitación visual para su desarrollo psicológico y personal”.
 
Señales de Alerta. Mientras Escaf afirma que “muchas veces no  hay signos de alerta en los niños”, Bejarano asegura que desde el nacimiento hasta  los 4 años, hay pequeños que muestran señales al sufrir de desviación en un ojo, parpadear frecuentemente, frotarse los ojos, acercarse en exceso al televisor o a los objetos, al salirse de los espacios cuando pinta y al prestar poca atención en las actividades visuales.
 
Bejarano explica que desde los 5 hasta los 8 años se puede identificar cuando al leer el niño o la niña saltan renglones con regularidad, siguen la secuencia del texto con el dedo, omiten letras o palabras al escribir, se quejan de dolores de cabeza y fatiga visual, o presentan bajo rendimiento escolar o mal comportamiento en clases.
 
Manifiesta que los juegos que eligen también pueden servir de referencia. Quienes sufren de miopía (visión borrosa) suelen preferir los juegos de mesa por su dificultad para ver desde lejos, mientras que los que tienen hipermetropía (defecto ocular de refracción) se inclinan por los juegos de movimiento.
 
Enfermedades graves en la vista. La médico Escaf señala que durante los tres primeros meses de vida, es importante detectar  algunas enfermedades que requieren de tratamiento urgente como la catarata congénita, los tumores intraoculares de aparición temprana y la ptosis (caída del párpado).
 
La optómetra Nubia Bejarano  recomienda realizarle al niño o niña, el examen de la vista, por lo menos una vez al año.
 
“La catarata y la ptosis congénita deben ser operadas antes de las 12 semanas de edad, que es cuando el niño desarrolla el reflejo de fijación de la mirada, porque cuando estas patologías ocluyen la pupila, impiden el desarrollo visual”, advierte la especialista. Agrega que en el lactante y en el infante es vital, según Escaf, detectar si sufren de estrabismo, ambliopía, u ojo perezoso, además del glaucoma congénito.
 
En caso de gafas.  La optómetra Bejarano recomienda que los lentes tengan protección UV, ya que “los niños están al aire libre tres veces más que los adultos”. Adicional a esto, sus pupilas son más grandes y sus cristalinos más claros, de modo que no son capaces de filtrar los rayos UV y están más expuestos a absorber la radiación dañina.
 
Tenga en cuenta...
•La optómetra   Nubia Bejarano dice que es vital que los padres concienticen a sus hijos de la importancia de usar gafas, en caso de necesitarlas.
 
•Al escogerlas, no olvide que el lente debe cubrir todo el ojo para que el niño tenga la misma visibilidad en cualquier ángulo.
 
•El examen visual anual en los niños es prioridad, afirma la especialista Bejarano.

 

Etiquetas

Más de revistas