EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/136029
Bienestar 26 de Noviembre de 2015

Benditos entre los gatos

El usuario es:

Foto:

Adriana Chica García / @adrichicag

Existen muchos mitos, prejuicios y leyendas alrededor de la vida felina. Una experta habla sobre sus realidades.

A lo largo de la historia los gatos han despertado sentimientos encontrados en el hombre. Fueron endiosados por los egipcios, luego satanizados en la Edad Media, y su curiosidad los convirtió en animales domésticos en la actualidad. A pesar de esto, existe una gran desinformación alrededor de sus vidas.

Durante toda esa transformación muchos enigmas quedaron sin resolver y muchas ideas falsas sobre los felinos permanecen aún en la mente de las personas. La veterinaria Karina Pinto desmitifica algunas de las creencias más frecuentes entre la gente.

No son sucios

A diferencia de lo que muchos creen, los gatos son sumamente limpios y aseados. Aunque el olor de su orina y heces es penetrante, ellos las tapan con arena hasta no sentir ningún olor. Odian estar sucios, por eso dedican 8 horas del día a su aseo corporal.

Son domesticados

El tiempo de domesticación de los gatos es mucho más corto que el de otros animales como el perro. Por naturaleza los felinos son ágiles para huir de sus predadores y son excelentes cazadores, pueden sobrevivir solos. Aunque hay algunos gatos que no son domesticables, la mayoría son cariñosos y conviven con el humano sin problema.

Sí aprenden

Los gatos y los perros aprenden de la misma forma que cualquier otro animal. La diferencia es que a los gatos no les interesa complacer a sus amos, por eso no resulta muy útil educarlos, pues su atención se basa en beneficios. Jackson Galaxy, el encantador de gatos más famoso, advierte que las personas esperan que sus gatos hagan cosas por ellos, pero que los felinos no piensan así.  

 

Toxoplasmosis

Los gatos no trasmiten toxoplasmosis. Para que un gato contagie a una persona del parásito primero tiene que contraerlo él, y la persona debe, literalmente, comerse el excremento del gato infectado. Solo el 2% de los felinos contraen el virus y transmiten este agente solo una vez en su vida, por eso las probabilidades de que una persona sufra de toxoplasmosis a causa de los gatos es casi inexistente. Estudios han demostrado que el 50% de las infecciones de este tipo se producen por comer carne cruda o poco cocida.

No producen asma

El asma es un trastorno que las personas pueden desarrollar durante su vida o nacer con él. Ni gatos ni perros transmiten asma porque no pueden sufrir de ello. Simplemente, las personas propensas a esta enfermedad pueden ser alérgicas al pelo de las mascotas, así como también a otros elementos como el polen y las pelusas. De hecho, estudios han revelado que los niños que crecen con mascotas desarrollan anticuerpos que los protegen de las alergias.

 

DATOS... 

No toman leche
Los gatos pequeños  procesan la lactosa, pero una vez destetados no poseen la enzima necesaria para esto. Por eso no es recomendable para adultos. 
 
Sentidos agudos
La vista y el oído, además de sus bigotes táctiles, le permiten a los gatos desplazarse por la noche más oscura sin problema.

 

estresados
Los gatos son animales muy nerviosos, muchas cosas les causan estrés, incluso sin que los dueños lo noten. Esto perjudica gravemente su salud. 
 
¿Cómo nos  ven?
No está confirmado que los gatos vean al hombre como sus mascotas. Evidentemente los ven más grandes, pero su comportamiento hacia ellos es igual al que tienen con otros gatos. 

Etiquetas

Más de revistas