EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/145773
Temas del Padre 28 de Octubre de 2017

Un matrimonio feliz

El usuario es:
Padre Alberto Linero

El cliché es quejarnos del otro. He escuchado a muchos esposos quejándose de la cantaleta  de sus esposas y a muchas esposas diciendo que sus esposos no son detallistas y que son irresponsables; no falta el que hable del matrimonio como un infierno y lo describa como una tortura constante. Creo que este es el resultado de un “paradigma” equivocado de entender y evaluar las relaciones. Hay parejas que se pasan la vida con la esperanza que el otro sea como lo han imaginado e idealizado o que se comporte de tal manera, que ninguna de sus acciones incomoden o fastidien. Estoy convencido que nadie existe para agradar a otro y que la única posibilidad que los seres tienen de ser felices es ser auténticos. Por eso creo que toda relación humana, y más la relación de pareja, tiene que basarse en la aceptación de la realidad del otro. Esto supone un buen grado de conocimiento de lo que el otro es.

¿Y si en vez de quejarte de lo defectos de la persona que tienes al lado tratas de comprender su mundo?, ¿sus lógicas?, ¿el por qué de sus reacciones y los valores que sustentan e impulsan su proyecto de vida?. Quejarte de la persona con la que compartes la vida no soluciona ningún problema, al contrario crece y se vuelve crónico en un ambiente nocivo para todos. Comprender su ser y su que hacer te ayudará a saberte comportar frente a sus formas y a la vez saber hacer propuestas de solución. Esto implica atención, apertura y acogida de la otra personas. Creo que esta es una de las características del verdadero amor, el otro te interesa y por eso estás dispuesto a encontrarlo y a conocerlo sin prejuicios.

Además del conocimiento es necesaria una gran actitud de negociación. No todo es negociable ni todo es in-negociable, en todo se puede ceder, pero también diferir, todos tus intereses pueden transformarse. Muchos de los conflictos de las relaciones de pareja con los que me he encontrado en mi ministerio son causados por una nula capacidad de negociación y por darle a todas las situaciones el mismo valor. Se puede hacer silencio ante un reclamo, se puede aceptar que la otra persona tiene la razón sin ser vulnerable o débil, se puede cambiar la posición frente a una realidad por la luz que la otra persona ha arrojado, se puede pedir perdón sin perder dignidad, se puede dejar pasar una contestación, una acción porque no se considera prioritaria. Todo eso se puede y se debe poner en práctica si se quiere tener una buena relación de pareja.

Los seres perfectos no existen. Somos seres humanos con capacidades y posibilidades pero también con deficiencia y limitaciones. El matrimonio, como relación, se da en ese terreno y la felicidad se construye desde esa realidad. Soñar con alguien con quien nunca se tiene una discusión, un disgusto, un desencuentro, un conflicto, es soñar con cabalgar el unicornio azul. Vive en función de la realidad y valora todo lo bueno que hay en esa persona que ha decidido amarte y ha optado por estar contigo para siempre, sostén con buenas actitudes la decisión de compartir juntos un proyecto de vida y luchar por superar toda dificultad. Ese es el camino de un matrimonio feliz.

@Plinero 
www.elmanestavivo.com
www.yoestoycontigo.com
 

Etiquetas

Más de revistas
-->