EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/143061
Temas del Padre 20 de Mayo de 2017

Tienes mucho, disfruta

El usuario es:
Padre Alberto Linero

Uno de los síndromes más comunes entre las personas de este siglo XXI es el que expresó muy bien Rafael Pombo en su poesía: “Érase una viejecita sin nadita que comer, sino carnes, frutas, dulces, tortas, huevos, pan y pez. Bebía caldo, chocolate, leche, vino, té y café, y la pobre no encontraba qué comer ni qué beber. Y esta vieja no tenía ni un ranchito en qué vivir fuera de una casa grande con su huerta y su jardín. Nadie, nadie la cuidaba sino Andrés y Juan y Gil, y ocho criadas y dos pajes de librea y corbatín”, etc.

Sí, muchos son como esta pobre viejecita, no tienen nada pero lo tienen todo. Personas que se acostumbraron a quejarse, a llorar por lo que no tienen y sobre todo a andar envidiando a los otros por lo poco que tienen. Muchos lloran porque no tienen un traje nuevo pero tienen 200 en su clóset, hermosos y listos para ser usados. Muchos sufren por la soledad pero descuidan a las personas que tienen al lado y las desprecian porque no son como ellos quieren que sean. No faltan los que se quejan porque no tienen experiencias extraordinarias cuando soslayan las experiencias cotidianas más llenas de sentido.

Quien sufre de este síndrome no puede ser feliz porque para ser felices se necesita aceptación y gozo de lo que se tiene y se es. Me duele ver cómo muchos desperdician la vida quejándose cuando tienen los dones que requieren para construir un proyecto sólido que los satisfaga. No es posible que por estar viendo lo de los otros dejemos que los nuestro se acabe y se destruya. Tenemos que ser capaces de darle a cada situación el lugar y el tamaño que tienen, no podemos dejar que la vida se nos distorsione y que la falta de algo nos haga creer que nada de lo que tenemos sirve.

Es necesario aprender a crecer en medio de las adversidades y carencias, ellas nos dan valor y nos enseñan a dimensionar cada una de las realidades de nuestra vida. Ojalá todos podamos aprender a valorar la vida, no desde lo material y desde lo útil sino desde lo que da sentido y es significativo para la vida misma. Uno de los errores en la crianza de hoy es que los padres de familia quieren que sus hijos tengan “todo” pero en esa palabra solo cabe lo material (los artefactos electrónicos, los juguetes más caros, los paseos más exóticos, etc.) olvidándose del amor, la buena comunicación, los valores que son los que definitivamente son fundamentales en la vida. Se les enseña a tener cosas pero no a tenerse y no a aprender a disfrutar las relaciones con las personas que están a su lado. Es decir, desde niños se les enseña a quejar de lo que no tienen, a desear lo que la “publicidad” impone con sus mensajes atractivos, a buscar lo que les hará salir en los periódicos aunque no sean felices.

Te propongo que hoy no te quejes de lo que no tienes sino que aproveches lo que tienes. Goza a las personas que están a tu lado, no llores a las que se fueron. Disfruta lo que puedes hacer hoy y no las estrambóticas acciones que no podrás hacer. Da gracias por los besos y las caricias que hoy puedes entregar y no por las que quisiste dar y te las rechazaron. Tienes mucho y debes vivirlo a plenitud, solo así podrás tener mucho más.  

Sé feliz, Linero.

@Plinero 
www.elmanestavivo.com
www.yoestoycontigo.com
 

Etiquetas

Más de revistas
-->