EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/142797
Temas del Padre 06 de Mayo de 2017

Mi venganza es perdonarte

El usuario es:
Padre Alberto Linero

Nada hace sufrir más a tu enemigo que verte feliz. El que te ha dañado sufre sabiendo que ya no es importante en tu vida y que tienes muchos planes por realizar y estás disfrutando de cada momento que vives. Los que pretendieron quedarse a vivir en tu rencor y hacerte sufrir cada vez que los recordabas, no contaban con que eres capaz de tomar la decisión de perdonar y de liberarte de todas esas sensaciones que te hacía estar triste y amargado.

Perdonar es recuperar la paz perdida. Por eso es una decisión que beneficia altamente a aquel que la toma. No se perdona pensando en el otro, sino pensando en sí mismo. Se perdona porque no hay nada más inteligente que soltarse de ese pasado que como ancla amenaza con no dejarte fluir hacia tu realización; porque no hay nada más sano emocionalmente que cerrar las heridas que las palabras, las actitudes y las actuaciones de otras personas nos han causado; porque el perdón es la medida de la espiritualidad, el que vive su existencia desde Dios sabe que el perdón es una bendición maravillosa.

Perdonar es recordar sin dolor. Hay experiencias que no se pueden olvidar, pero que no las vamos a recordar con amargura y sufrimiento, sino que el recordarlas no nos quitará la paz que hemos adquirido. El olvido puede ser la condición de posibilidad para que esa experiencia se repita, por eso tenemos que hacer buenos aprendizajes de cada situación que tenemos en la vida para que no venga a reiterarse. No te daré el placer de hacerme sufrir cada vez que me acuerde de tu acción, te perdono y gozo de todo lo bueno que hay en mi presente.

En este caso, vengarse no es buscar hacerle daño a nadie, sino vivir a plenitud y no dejar que las actuaciones de esa persona te quiten la posibilidad de realizar tus sueños. No se trata de desearle el mal a nadie, ni de comportarte mal como ella se comportó contigo, ni de planear nada en su contra. Se trata de centrarte en tus sueños, en tus proyectos y trabajar con inteligencia y perseverancia en lograrlos. Tú harás de tu vida lo que has decidido.

Algunas veces el perdón lleva a la reconciliación. Se puede reiniciar la relación que se tenía con esa persona y lograr que esta relación sea más intensa y más realizadora. Otras veces definitivamente no hay posibilidades de estar juntos porque su comportamiento está fuera de la ley y merece el castigo legal, porque pone en riesgo mi dignidad y salud o porque simplemente yo soy nocivo para ella y sus planes. En estos casos te perdono, pero no puedo volver a restablecer como antes nuestra relación.

Tres claves para perdonar: reconocer que has fallado y que también tú has necesitado que otra persona te perdone. Comprender que nadie es absolutamente malo, sino que todo el mundo es tributario de su propio marco teórico y desde él actúa. Desearle el bien a esa persona que te dañó, esto es, orar al Padre Dios para que lo bendiga y lo haga feliz.

Esta son algunas ideas que están presente en mi libro: Mi venganza es perdonarte, que quiere ser una oportunidad de crecimiento humano y espiritual para todo el que lo lea. Estoy seguro de que te ayudará a ser mejor persona y mejor ser humano. Bendiciones. 

Etiquetas

Más de revistas
-->