EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/141200
Temas del Padre 27 de Enero de 2017

“Me fortaleció, se fio de mí y me eligió”

El usuario es:
Padre Alberto Linero

Pablo de Tarso escribe a Timoteo, miembro de su equipo de pastoral (Hechos 18,5), que está encargado de la iglesia de Efeso para animarlo y ayudarle a comprender su liderazgo frente a esa comunidad. Timoteo es un hombre enfermizo y tímido (1Tim 4,12; 5,23;  2Tim 1,8), que por la influencia de su mamá y abuela tiene una gran preparación bíblica (2Tim 1,5-7). Pablo sostiene con él una relación epistolar a través de la cual está informado de lo que pasa en la comunidad de Efeso y a la vez puede conocer cómo su “hijo en la fe” está viviendo ese trabajo encomendado (1 Tim12; 2Tim 1,4). Es muy probable que Timoteo esté viviendo un momento de duda y de desánimo frente a su ministerio; eso es lo que deja entrever la primera carta que le escribe. Experiencia que tenemos todos en algún instante de la vida, nos cuestionamos: ¿somos capaces de seguir adelante? ¿Estamos haciendo lo que es correcto? ¿Podremos alcanzar nuestros objetivos?

La respuesta que Pablo le da es clara y concreta. Su ministerio no es una decisión solamente suya, sino que es un encargo de Dios (1Tim 1,6-7). Esto es, para poder superar los inconvenientes que tenemos en el rol que desempeñamos, tenemos que tratar de comprenderlo no solo como la decisión que hemos tomado nosotros mismos, sino como el encargo que Dios nos ha dado. Porque si Él nos encargó seguro, Él nos ayudará a vencer esa situación.

Me emociona mucho una expresión de Pablo a su compañero de trabajo que quiero meditar contigo, porque quiero que tú que me lees te llenes de ánimo frente a las dificultades que tienes y salgas adelante venciendo todo problema: “Doy gracias a Cristo Jesús, Señor nuestro, quien me fortaleció, se fio de mí y me tomó a su servicio a pesar de mis blasfemias, persecuciones e insolencias anteriores (1Timoteo 1,12)”.

Las tres formas verbales llena de fuerza a cualquiera que esté viviendo momentos de duda y temor ante su trabajo. Dios te fortaleció para desempeñar tu trabajo, su fuerza está en ti, Él te ha dado el poder de su Espíritu para que puedas vencer todo obstáculo, no puedes seguir temiendo, es el momento de sentirte capacitado para hacerlo. Dios se ha fiado de ti, te ha creído digno de confianza, cree en ti. ¿Puedes dudar de ti si el que todo lo puede y todo lo sabe ha confiado en ti? Hoy tienes que sentir que Dios cree en tus capacidades y te impulsa a seguir adelante. Fue Él quien te tomó a su servicio, Él te llamó, te eligió, te invito a ser de los suyos, que nada te haga dudar y desertar de lo que te ha puesto a hacer porque seguro que podrás hacerlo excelentemente.

Para poder ser feliz tienes que disfrutar tu trabajo y para poderlo disfrutar tienes que estar animado y confiado en tus capacidades. El desánimo, las dudas, los miedos que experimentas frente a tu trabajo son fruto de no saber entenderlo desde tu relación con Dios y de todo lo que Él ha hecho en ti.

Hoy te invito a creer en ti y poner tus capacidades y cualidades en las manos de Dios y disponerte a dar lo mejor de ti en cada una de las acciones que tienes que realizar. Deja de estar triste y anímate en Dios para que sigas adelante. 

Etiquetas

Más de revistas
-->