EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/143409
Temas del Padre 10 de Junio de 2017

Mantenerse líder

El usuario es:
Padre Alberto Linero

La primera acción de un líder es liderarse a sí mismo. Todos los días al despertar tiene que animarse y guiarse perseverantemente en su proyecto de vida. Nadie puede inspirar, motivar, guiar a otros, si no es capaz de inspirarse, motivarse y guiarse a sí mismo. Esto implica tener claro cuál es el propósito que se tiene en la vida, haber elegido el camino para realizarlo y tener conciencia de las herramientas y recursos que se requieren para lograrlo. Esta no es una tarea fácil y exige mucho trabajo. Debe haber unas actitudes y unas virtudes que los sostengan en su trabajo de ser líder de sí mismo y de los demás.

¿Qué sostiene a un líder? John Maxwell responde cuatro palabras claves en el desarrollo del liderazgo: pasión, principios, prácticas y personas. Cree él que estas cuatro “p” resumen ese combustible que debe llenar el tanque existencial de una persona que tiene el rol de liderazgo en un grupo.

Pasión es el amor que la persona tiene por lo que hace. Es el placer que experimenta el líder de hacer sus tareas diarias. Esa pasión se expresa en las ganas y dedicación que todos descubren en las palabras, las actitudes y acciones del líder. Disfruta cada una de los lances que tiene que hacer, no reniega de su función, no se queja de tener que asumir esa tarea, sino que entiende que ella es fundamental para su realización y goza realizarla. Nada más inspirador que alguien apasionado. Todos nos dejamos impactar por alguien que está feliz de hacer lo que hace.

Principios son las creencias y los valores fundamentales que rigen la vida y el liderazgo de esa persona. Están en consonancia con la personalidad del líder, ya que la explican y la guían. Cuando tú ves sus acciones te das cuenta qué valores lo están impulsando a vivir. Esos principios son claros y precisos, nunca se ponen en cuestión. Por ejemplo, si el principio que lo guía es la honestidad, sus acciones están marcadas por la coherencia, la honradez, la transparencia y la lealtad.

Prácticas son las rutinas que describen la vida del líder. Este no es una veleta que todos los días ensaya una nueva práctica, sino que tiene claro qué es lo que quiere hacer y cómo lo hace. Sus prácticas lo hacen confiable, porque se sabe qué esperar de él, ya que no cambia constantemente de sentido. Esto lo hace muy coherente y predecible. Sabes que si le propones una práctica que va en contra de sus principios, te va a decir tajantemente que no.

Personas son aquellos que están al lado y retroalimentan su ejercicio de liderazgo. Siempre es necesario escuchar qué se está haciendo y cómo se está haciendo. El agradecimiento, las palabras de ánimo y los elogios son importantes para que el líder se mantenga en su rol. Todo buen líder tiene personas que genuinamente lo retroalimentan y le hacen saber cuán importante es para el grupo. No son lambones ni áulicos, son personas que saben consignar positivamente en la vida de los hermanos el ánimo y la fuerza que se requiere para continuar.

¿Cómo estás ejerciendo tu liderazgo? ¿Te estás liderando a ti mismo? ¿Eres consciente del rol que tienes para tu familia, para tu grupo de trabajo, para la sociedad? ¿Te evalúas constantemente? ¿Tienes un plan de automejoramiento? Estas son preguntas que debes hacerte para seguir adelante en la realización de tu propósito. 

@Plinero 
www.elmanestavivo.com
www.yoestoycontigo.com
 

Etiquetas

Más de revistas
-->