EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/145589
Temas del Padre 14 de Octubre de 2017

Lecciones de fútbol

El usuario es:
Padre Alberto Linero

El fútbol es una metáfora de la vida. Lo que sucede en una cancha se parece mucho a lo que pasa en la cotidianidad. Por eso podemos extraer enseñanzas de este juego para nuestra vida. La solidaridad con la que deben relacionarse los jugadores, los esfuerzos para alcanzar los resultados, la exigente y rápida toma de decisiones, el manejo adecuado de las emociones, son aprendizajes que el fútbol posibilita y son fundamentales en la realización de la persona en la sociedad.

Por eso además de gritar emocionados los goles de mi equipo, o de sentir los goles del contrario como puyazos a mi corazón en carne viva, trato de encontrar lecciones de vida en cada partido. Las eliminatorias suramericanas para el mundial de Rusia me dejaron varias enseñanzas que quisiera compartir con ustedes:

1. Los procesos se deben evaluar en su totalidad. No se pueden sacar conclusiones absolutas y definitivas de las etapas que lo conforman. Es necesario ver el panorama completo y ahí sí analizar y aprender. Muchos concluyeron, a partir del resultado de un solo partido, que el proceso era un fracaso, hoy tienen que reconocer que se logró el objetivo. Así es la vida, no se puede “absolutizar” lo que apenas es un paso del largo camino que se está recorriendo.

2. El talento tiene que estar unido al esfuerzo. No basta con las aptitudes, es necesario complementarlas con buenas actitudes. Seguro el equipo en los últimos partidos no demostró toda la calidad futbolística de sus jugadores; pero sin duda ellos se esforzaron al máximo y dieron lo mejor de sí en cada lance. Es decir, lograron sostener con esfuerzo el bajo nivel futbolístico de algunos. Así es en la vida también. El éxito es la sumatoria de talento y entrega, de cualidades y disposición. No basta con ser bueno sino que es necesario demostrarlo con la mejor actitud.

3. Hay que saber a quien se escucha y qué se escucha. No todos pueden estar de acuerdo con lo que se está haciendo, ni se puede pretender recibir aplausos de todos los que observan el proceso. Los malos resultados siempre van a ocasionar criticas destructivas que se tienen que asumir con entereza, y algo, de indiferencia. Hay algunas personas con las que siempre vamos a fracasar, son nuestros “malquerientes”, hagamos lo que hagamos siempre tendrán un juicio negativo y destructivo contra nosotros. Por eso tendremos que vivir con apatía ante ellos y concentrarnos en lo que podemos y debemos hacer en nuestro terreno de juego.

4. Los resultados no pueden ocultar los errores. Lo cuantitativo es muy importante pero no debe oscurecer lo cualitativo. Siempre es valioso analizar el cómo se lograron los objetivos y darse cuenta si se puede mejorar lo que no funcionó bien. Muchas personas se quedan en lo que lograron y no hacen un análisis serio de la manera como lo hicieron. Esto implica ser objetivos y optimistas. Objetivos para no decirse mentiras y optimistas para tener siempre la conciencia de que se puede hacer mejor.

Seguro hay muchas más lecciones de vida en esta experiencia deportiva, pero creo que estas nos ayudan a comprender mejor los procesos existenciales que vivimos y a tratar de seguir construyendo de la mejor manera nuestra vida.

@Plinero
www.elmanestavivo.com
www.yoestoycontigo.com
 

Etiquetas

Más de revistas
-->