EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/142445
Temas del Padre 15 de Abril de 2017

Ha resucitado

El usuario es:
Padre Alberto Linero
La cruz no fue el destino de la vida de Jesús. El Padre Dios lo ha resucitado, en su sepulcro no creció grama, la tumba está vacía, el crucificado está vivo. El Padre Dios no abandona al que ha confiado plenamente en Él. Si los hombres rechazaron su manera de vivir, su Padre Abba lo ha acogido y con la Resurrección ha confirmado que esa manera de vivir es la que quiere para todos los hombres. 
 
Con esto queda claro que al final el mal no triunfa y que quien quiere vivir en la plenitud de la vida tiene que dejarse mover por los valores que impulsaron la vida de Jesús. Su resurrección es una firme invitación para no dejarse arrastrar por los embates del mal sino a mantenerse en la opción de amar, perdonar, servir y ser solidario. 
 
En la sociedad en la que el mal parece ser la mejor manera de vivir, esta experiencia sublime nos recuerda que Dios está del lado de los que actúan siempre desde el bien. No podemos dejarnos engañar por las apariencias. Los malvados, los perversos, los que han hecho del mal su manera de vivir, tarde que temprano morderán el polvo siendo infelices y sin poder gozar lo sencillo de la vida cotidiana. Sé que los buenos y bondadosos reciben hoy el mismo trato que Jesús en su pasión: son humillados, objeto de burlas, agredidos. Pero, como Jesús, deben mantenerse firme en sus convicciones y no ceder frente a las invitaciones del mal. El bien siempre triunfa. 
 
El resucitado es la seguridad que tenemos los que creemos que Dios no defrauda, los que confiamos que vale la pena vivir según su Voluntad.  Se trata de celebrar esa experiencia sublime de la Resurrección y a la vez afirmarnos en nuestras convicciones de hacer el bien. No le podemos tener miedo al mal, ni podemos dejar que nos seduzca con sus espejitos baratos. 
 
De alguna forma, la única manera que esto cambie es: que todos demos testimonios de que vale la pena caminar en el bien. Mientras los que creemos en el amor sigamos escondidos y dejemos que sólo el mensaje del mal se pasee por las calles de nuestras ciudades, nos hundiremos en él sin sentido. No podemos seguir creyendo que todos tenemos que participar de las maneras como el mal va destruyendo la sociedad, sin duda podemos no ser corruptos, infieles, mentirosos ni manipuladores.
 
Lo triste es que las formas del mal son tan cotidianas que  ya parece que es imposible vivir sin ellas. Pero hoy, cuando nos preparamos a celebrar la resurrección de Jesús, volvemos a creer que se puede ser honesto, fieles, sinceros, respetuosos  y bondadosos. Creemos en su manera de vivir y nos lanzamos confiados a vivirla. 
 
Estoy seguro que la fuerza del Espíritu Santo nos ayudará a dar la batalla y a no dejarnos derrotar por el mal. No solo nos vence el mal cuando nos golpea, sino cuando nos convierte a su lógica y nos hace instrumentos suyos.  Vamos a mantenernos firmes en la fe y a vivir confiados en el poder infinito de Dios. Desde ya, felices Pascuas de Resurrección. 
 

Etiquetas

Más de revistas
-->