EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/145133
Temas del Padre 16 de Septiembre de 2017

Francisco, el mensajero de la reconciliación

El usuario es:
Padre Alberto Linero

Francisco, el obispo de Roma nos ha visitado y su paso por nuestro país nos ha dejado una serie de gestos y de palabras que nos invitan a ser mejores seres humanos, que es la manera de ser mejores creyentes. Los gestos están marcados por la sencillez y la cercanía. Es el líder que sabe respetar a su gente y se disculpa por llegar tarde a la misa. Es el líder que no quiere ostentar un carro grande y de la marca más cara sino que quiere moverse en el más barato del mercado para mostrarnos donde está lo esencial en la vida. Es el líder que se esfuerza por servir y atender a todos los que se acercan a El. Es el Líder que pregona la cultura del encuentro y quiere que todos aprendamos a encontrarnos de verdad, sin máscaras, sin poses estrambóticas y con la apertura necesaria para conocer al otro.

Son muchas la frases que pronunció e impactaron directamente mi corazón y que quisiera compartir con ustedes pero quiero privilegiar algunas que, a mi manera de ver la vida, nos motivan a tener palabras, actitudes y acciones nuevas.

“Cada violencia cometida contra un ser humano es una herida en la carne de la humanidad”. En esta creencia nos encontramos judíos, musulmanes y cristianos. Estoy seguro que  desde el valor sagrado de la vida y desde el respeto por el otro podemos encontrarnos todos en Colombia, no importa si somos de izquierda, de derecha, del centro o de cualquier ideología. Ese valor es el que tiene que primar y desde el cual tenemos que relacionarnos a diario. La decisión de no hacer violencia porque con ella nos dañamos nosotros mismos tiene que ser la decisión de todo colombiano.

Y si Dios me la gracia, desearía llorar con ustedes, que recemos juntos y nos perdonemos”. Esa es la auténtica solidaridad, la de los pares, la de los iguales que se hacen uno en su vulnerabilidad y desde allí surgen de nuevo. Nadie es superior a nadie. Todos somos iguales. Iguales de vulnerables y necesitados de amor. Es hora de dejar de creer que nosotros somos los buenos y que todos los demás son malos. Eso lo único que revela es nuestra fanatismo y nuestra incapacidad de vivir con otros.

“Tenemos que romper esa cadena que se presenta como ineludible, y eso sólo es posible con el perdón y la reconciliación”. Esta es una invitación a no dejarnos vencer por la aparente fuerza de las divisiones y las polarizaciones que conducen a la violencia y a la venganza sino a vencerla con la fuerza auténtica de la fraternidad y del perdón. Nadie que se niegue a perdonar es bueno. Es el perdón, difícil decisión, el que nos hace crecer en humanidad.

“También hay esperanza para quién hizo el mal, no todo está perdido, Jesús vino para eso”. Los cristianos no podemos negarnos a dar una oportunidad a quien arrepentido y con intenciones de reparar nos la pide. Hacerlo es una manera de negar nuestra fe en Jesús.

“Es cierto que en ese enorme campo que es Colombia, todavía hay espacio para la cizaña, cuiden el trigo, no pierdan la paz por la cizaña”. No podemos dejar de creer en el bien y hacerlo, por ningún motivo, nada nos debe impedir creer en el amor, en el perdón y en el servicio. La cizaña somos todos cada vez que nos cerramos a la acción de Dios en nosotros y nos dedicamos a insultar, humillar, vengarnos de los demás. 

@Plinero
www.elmanestavivo.com
www.yoestoycontigo.com
 

Etiquetas

Más de revistas
-->