EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/148216
Temas del Padre 31 de Marzo de 2018

Está vivo

El usuario es:
Padre Alberto Linero

Hoy celebramos la confirmación, de parte de Dios, que la manera de vivir de Jesús es la que le agrada plenamente. El Padre resucita al Hijo para que quede claro que las opciones fundamentales de su vida realizan plenamente la voluntad de Dios (Hechos 3,15-18). Quien quiera agradar al padre Dios tendrá que vivir a la manera de Jesús. Tendrá que hacer suyas sus opciones existenciales.

Tendrá que vivir sabiendo que Dios es “abba” (su papito Dios) y que la vida está en sus manos, que la hacemos con libertad y responsabilidad pero confiando en su total generosidad y amor.  En la relación con Él, esa vida se construye en una relación que no pasa por el miedo de esclavos, por la disposición ante el tirano, por la indefensión ante el todopoderoso malvado, por la pérdida de libertad ante el titiritero, sino una relación de amor, sinceridad, entrega libre, responsabilidad consciente y alianza plena.

Tendrá que vivir sabiendo que los otros no son enemigos a los que hay que eliminar sino hermanos con los que solidariamente se construye la vida. Esto implica mostrar el amor al Padre en una relación explicita de amor a los hermanos. Una vida que entiende que el culto verdadero no pasa por la repetición mecánica ni por la barroca expresión espontánea de palabras lindas sino por una ética existencial en la que servir y ayudar al hermano está primero que todo. Entender que sólo se puede mirar al padre Dios si se ha encarnado su opción preferencial en favor de los excluidos moral, social y religiosamente; si se está luchando por la equidad y porque todos vivan en condiciones dignas.

Tendrá que amarse y respetarse como criatura que ha recibido el don de la existencia para dar gloria a Dios. Entendiendo que su vida es un proyecto que debe construir con  seriedad, conciencia, firmeza, inteligencia y mucho amor propio. No está programada, tiene que hacerla. No está diseñada sino que debe darle sentido con sus mejores opciones éticas.

Tendrá que entender que no es el centro del universo y que nuestro planeta es la casa de todos, y que tenemos una responsabilidad con las generaciones futuras. No se trata de una relación de dominio sino de contemplación en integración con el ecosistema.

Esa propuesta es la que está siendo confirmada por el Padre en la Resurrección, por vivir así es que no se quedó en la tumba fría sino que está vivo.

@Plinero 
www.elmanestavivo.com
www.yoestoycontigo.com
 

Etiquetas

Más de revistas

Está vivo

Sábado, Marzo 31, 2018 - 00:00
Padre Alberto Linero

Hoy celebramos la confirmación, de parte de Dios, que la manera de vivir de Jesús es la que le agrada plenamente. El Padre resucita al Hijo para que quede claro que las opciones fundamentales de su vida realizan plenamente la voluntad de Dios (Hechos 3,15-18). Quien quiera agradar al padre Dios tendrá que vivir a la manera de Jesús. Tendrá que hacer suyas sus opciones existenciales.

Tendrá que vivir sabiendo que Dios es “abba” (su papito Dios) y que la vida está en sus manos, que la hacemos con libertad y responsabilidad pero confiando en su total generosidad y amor.  En la relación con Él, esa vida se construye en una relación que no pasa por el miedo de esclavos, por la disposición ante el tirano, por la indefensión ante el todopoderoso malvado, por la pérdida de libertad ante el titiritero, sino una relación de amor, sinceridad, entrega libre, responsabilidad consciente y alianza plena.

Tendrá que vivir sabiendo que los otros no son enemigos a los que hay que eliminar sino hermanos con los que solidariamente se construye la vida. Esto implica mostrar el amor al Padre en una relación explicita de amor a los hermanos. Una vida que entiende que el culto verdadero no pasa por la repetición mecánica ni por la barroca expresión espontánea de palabras lindas sino por una ética existencial en la que servir y ayudar al hermano está primero que todo. Entender que sólo se puede mirar al padre Dios si se ha encarnado su opción preferencial en favor de los excluidos moral, social y religiosamente; si se está luchando por la equidad y porque todos vivan en condiciones dignas.

Tendrá que amarse y respetarse como criatura que ha recibido el don de la existencia para dar gloria a Dios. Entendiendo que su vida es un proyecto que debe construir con  seriedad, conciencia, firmeza, inteligencia y mucho amor propio. No está programada, tiene que hacerla. No está diseñada sino que debe darle sentido con sus mejores opciones éticas.

Tendrá que entender que no es el centro del universo y que nuestro planeta es la casa de todos, y que tenemos una responsabilidad con las generaciones futuras. No se trata de una relación de dominio sino de contemplación en integración con el ecosistema.

Esa propuesta es la que está siendo confirmada por el Padre en la Resurrección, por vivir así es que no se quedó en la tumba fría sino que está vivo.

@Plinero 
 
Imagen: