EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/143283
Temas del Padre 03 de Junio de 2017

En las manos de Dios

El usuario es:
Padre Alberto Linero

Me fascina el relato de Juan 20,19-23. Allí se relata cómo el Resucitado está siempre en medio de la comunidad que se esconde de todos los ataques que sufre. Es un relato lleno de  muchos símbolos que buscan llenar de tranquilidad y serenidad al discípulo que no puede desesperarse y angustiarse por las duras situaciones que vive. Él tiene que descubrir en Jesús resucitado todo el poder necesario para salir adelante.

La imagen que más me gusta es la de las manos: “Y cuando les hubo dicho esto, les mostró las manos y el costado”. El resucitado les muestra las manos que tienen las marcas de la crucifixión para dejarles claros que los amó hasta el extremo y que ese amor permanece. Ahora, si leemos Juan 13,3: (“sabiendo Jesús que el Padre le había dado todas las cosas en las manos”) y Juan 15,10: (“Yo les doy vida eterna y jamás perecerán, y nadie las arrebatará de mi mano”), nos daremos cuenta de un mensaje poderoso para cada una de las personas que están pasando momentos difíciles: Estamos en las manos del Resucitado y de ella nadie nos podrá arrebatar.

Muchas veces creemos que los problemas que tenemos nos van a destruir y no podremos salir adelante o simplemente nos desesperamos porque no contamos con las fuerzas ni los recursos suficientes para solucionar esa situación que nos hace sufrir. Pues, hoy el mensaje que quiero darles es que nosotros estamos en las manos del Resucitado y que ese es el lugar más seguro y confiable que podemos tener. No debes dejar que nada te desesperes porque Él, que ha vencido la muerte y vive para siempre, te tiene en sus manos y te garantiza la victoria.

Es el momento de vivir tu fe en el Resucitado como una fuente de ánimo, de fuerza, de seguridad para enfrentar los problemas que tienes. No has sido creado para el fracaso, eres un triunfador y lo tienes que vivir. No te puedes seguir sintiendo solo y desamparado porque Él no te ha abandonado. Es posible que tus amigos se hayan ido y te hayan dejado solo o que la persona que te juró amor eterno se haya olvidado de su promesa, pero Él, que te tiene en sus manos, no te va  dejar caer ni nadie te podrá arrancar de ese lugar seguro. Por eso te invito a creer y confiar en que puedes salir vencedor de todas las situaciones duras y a descubrir que, a pesar de todos los golpes, no serás derrotado.

Más aun, tú debes decir como Pablo de Tarso: “Atribulados en todo, mas no aplastados; perplejos, mas no desesperados; perseguidos, mas no abandonados; derribados, mas no aniquilados”. Sí, siempre hay una opción y esa te la da el Resucitado con su fuerza y poder. Insisto, no sientas lástima por ti, anímate a dar lo mejor y esfuérzate por encontrar soluciones a lo que estás viviendo. Ten presente que estás en las manos poderosas de Dios (“y de la mano del Padre nadie las puede arrebatar”: Juan 15, 29) y que nada ni nadie podrá hacerte daño allí.

Estás llamado a no ceder ante las fuerzas del mal, ni a dejar que los comentarios de los profetas de la desgracia te desanimen, ni mucho menos, darte por vencidos ante lo embates de la envidia y del odio. Tú estás en las manos de Dios, y allí estás seguro y protegido. 

@Plinero 
www.elmanestavivo.com
www.yoestoycontigo.com
 

Etiquetas

Más de revistas
-->