EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/143707
Temas del Padre 01 de Julio de 2017

El silencio de Dios

El usuario es:
Padre Alberto Linero
Me encanta la libertad con la que le habla el salmista a Dios: “A ti, Señor, te invoco. Roca mía, no te hagas el sordo; que si enmudeces seré como los que bajan al sepulcro. Escucha mi voz suplicante cuando te pido auxilio, cuando levanto las manos hacia tu templo sagrado”(Salmo 28,1). Le reclama lo que también yo muchas veces le he reclamado: que me responda, que no se haga el sordo. Ya que estamos seguros que si no responde nosotros estaremos perdidos. 
 
Me imagino la situación que vive el salmista, debe ser apremiante, debe necesitar una respuesta rápida y es posible que esté desesperado ante el silencio de Dios. Como muchas veces nosotros, que sentimos que nos vamos a ahogar, que vamos a fracasar, que vamos a perder la vida y que necesitamos que Dios meta su mano poderosa pronto y actúe en favor de nosotros y nos encontramos con un prolongado silencio.
 
Ahora, su reclamo nace de una constatación: Si, Dios no nos atiende no podemos salir vencedores. Necesitamos de su amor y de su atención. Por eso diariamente a través de nuestras oraciones le estamos pidiendo que nos ayude, que pronuncie palabras de bendición para nosotros, que nos muestre el camino, que nos acompañe y que sea Él quien nunca nos deje. No descansamos en nuestra oración porque sabemos que Él siempre nos está escuchando y nos quiere ayudar. Tenemos que comprender su ritmo y saber que Él sabe cuál es el mejor momento para actuar y cuál es la mejor respuesta que tiene que darnos. A veces su silencio, aunque nos cueste, es la mejor respuesta y tenemos que saberlo apreciar.   
 
Todo esto nos debe llevar a la decisión de estar siempre con Dios y de vivir a su manera, tenemos que vivir ‘Jesusmente’. Por eso hoy tienes que tomar la decisión de seguir haciendo oración y esperar la respuesta de Dios. No se puede desfallecer ni caer en la tentación de no orar más. El tiempo de Dios no es nuestro tiempo y Él sabe el día y el momento en el que su respuesta es necesaria, por eso hay que seguir creyendo y esperar. No podemos pretender que Dios funcione con la lógica del internet, en donde todo es casi mágico, es inmediato y fantástico.  
 
Por eso te invito a seguir siendo persistente y a no desistir. Tienes que tomar el ejemplo de la viuda que nos cuenta Lucas que iba todos los días hasta donde el juez a pedirle ayuda, hasta que este, cansado de su perseverancia, le ayudó (Lucas 18,1-8). Estoy seguro que Dios te escucha y que va a responderte con todo su poder, sigue adelante y confía en su respuesta.  Me encanta el signo del salmista de las manos que se levanta, también yo cuando oro levanto las manos para que mi voz sea acompañada por los gestos corporales. Quiero que sea todo mi ser el que ore.
 
A tu problema no le puedes sumar desconfianza espiritual. Sigue creyendo en su poder maravilloso. Eso sí, no dejes de trabajar y de dar tu mejor esfuerzo para alcanzar lo que requieres para ser feliz. Estoy seguro que pronto verás su respuesta y podrás alzar los brazos, no para seguir pidiendo sino para celebrar con alegría la victoria que Él te ha concedido. GC
 
@Plinero 
  www.elmanestavivo.com
www.yoestoycontigo.com

 

Etiquetas

Más de revistas
-->