EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/144955
Temas del Padre 02 de Septiembre de 2017

Abierto a las sorpresas

El usuario es:
Padre Alberto Linero

El futuro nunca es como nos lo imaginamos. Cuando yo tenía unos diez o doce años me imaginaba que en el futuro íbamos a andar por ahí con trajes espaciales y que iban a existir autos voladores y las personas en la calle iban a comunicarse los pensamientos sin hablar. La verdad es que si salgo a la calle tal vez algunas cosas resulten decepcionantes, pero es verdad también que otras me resultan increíblemente sorprendentes, porque en cada esquina es posible ver cosas que jamás me hubiera podido imaginar.

Es verdad que las personas no se comunican por telepatía, pero si lo hacen sin mover sus labios, sólo moviendo sus dedos sobre los teléfonos, pero esos teléfonos tampoco se parecen a los que existían en mi infancia, con cables largos y enrollados. Los autos no vuelan aún, y no sabemos si algún día lo hagan, pero hay aviones que van de un lado a otro y que no son piloteados por nadie, tristemente muchos de ellos al servicio de la guerra.

Tampoco mi vida es como la imaginé, y por eso pienso que en mi futuro habrá algunas cosas que no puedo ni planear ni predecir ni imaginar. Algunas personas se obsesionan con que las cosas sean exactamente como quieren que sean, se vuelven rígidos, pierden la flexibilidad y se vuelven intolerantes con los demás, y resulta que se pierden de las cosas que trae la vida, las que Dios hace llegar a nuestra vida, y las que aparecen por casualidad y que podemos aprovechar y darles sentido para que aporten a lo que tenemos en mente y a lo que hemos elegido vivir.

Quien quiera ser feliz tendrá que aprender a planear su vida, con atención e inteligencia, pero a tener una actitud sismo-resistente que le permita adaptarse a las variables inesperadas de la vida. No se puede hacer un drama porque las cosas no han salido como las soñamos hay que entender qué pasó, dónde estuvo la acción que no permitió que se realizara así, cómo podemos solucionar los conflictos que esos cambios tienen, y cómo podemos adaptarnos a los cambios que se han ocasionado. No se puede improvisar pero tampoco se puede ser esclavo de una hoja de ruta. Hay que saber discernir y actuar desde la realidad que vamos viviendo.

Ten una idea clara de tu futuro, pero no creas que va a ser una copia exacta de tu idea. Esfuérzate por lograr lo que te has propuesto, pon al servicio de ese objetivo todas tus capacidades y habilidades pero también tienes que estar abierto a los imprevistos de la vida. Considero que la presencia de Dios en nuestra vida nos ayuda mucho a comprender y aceptar estos cambios. Pablo en Romanos 8,28 nos dice “Dios interviene en todas las cosas para bien de los que le aman”, esta es una invitación a tratar de encontrar en todas las situaciones que suceden la bendición de Dios. Esto es, si no salió tal como lo planeamos seguro hay una mejor bendición y debemos encontrarla y gozarla. Esa es la base de la esperanza con la que tenemos que vivir: Siempre podremos exprimir al máximo cada situación y sacarle todo el néctar de la felicidad y del gozo que trae. Definitivamente hay que estar abierto a las sorpresas del tiempo. 

@Plinero 
www.elmanestavivo.com
www.yoestoycontigo.com
 

Etiquetas

Más de revistas
-->