EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/143085
Sin Photoshop 20 de Mayo de 2017

Las batallas que María Tendencia libra y lleva a la moda

El usuario es:

Foto: Orlando Amador Rosales

María del Pilar posa en una fachada del barrio Getsemaní, en Cartagena, a unos metros de la casa donde tiene su tienda.

Alejandro Rosales Mantilla

Su nombre real es María del Pilar Cuero Berrío, nació en Barranquilla, ahora no cambia Cartagena por nada y será la cuota costeña en el Fashion Weekend Ibagué.

La apariencia fuerte con la que irrumpe contrasta con su delicada voz, con los movimientos de su muñeca cuando dibuja sus diseños. El nombre con el que se le conoce en la industria de la moda es María Tendencia, sin embargo, el que aparece en su cédula es María del Pilar Cuero Berrío. Tiene 45 años, nació en Barranquilla y desde niña se fue a vivir a Cartagena con sus padres y su hermana. 
Sus diseños han estado en las principales pasarelas de Colombia, a pesar de que hace solo nueve años incursionó formalmente en el negocio. Hoy, su estilo tiene sello propio.
 
Aún está batallando para poder hacer sostenible su marca, eso a ella no le pesa, es más, está acostumbrada a sortear obstáculos. Es madre soltera de un joven de 18 años, Andrés Camilo. Hace dos décadas sufrió la desaparición de su padre, Rosendo Cuero, en un accidente en altamar. En ese momento tenía 54 años y toda una vida en el océano. También era mecánico diesel. 
 
En un principio su padre fue la principal barricada entre María y la moda, pero el talento, sumado a la disciplina, venció todo. Con el tiempo, el navegante se convirtió en su principal benefactor, el causante, de cierto modo, de que María sueñe todos los días con crear tendencias a través de sus diseños.
 
 
 P  ¿Cómo fue la relación con su padre cuando usted decidió que quería vivir de la moda?
 R  Me tocó librar una batalla con mi papá porque no quería que estudiara Diseño de Modas. Para él no era una carrera, prefería que fuera abogada, o trabajadora social, de hecho empecé a estudiar Promoción Social. Eso no era lo mío y me retiré al poco tiempo.
 
 P  ¿Y comenzó a estudiar a escondidas de su papá?
 R  Él me pagaba el semestre, no me daba nada más para que tirara la toalla. “Usted verá cómo hace, tiene que costearse todas esas tareas que le mandan”, me decía. Para poder estudiar les hacía los trabajos a mis compañeras y así costeaba mis gastos.
 
 P  ¿En dónde estudió?
 R  En Tecnar (Fundación Tecnológica Antonio de Arévalo). Luego hice un diplomado en Gerencia y Negocios Internacionales.
 
 P  ¿Y cómo lo convenció?
 R  Una vez me fui para el Centro y le compré una tela con la que le hice una camisa. Cuando la terminé, antes de que llegara, la puse en un gancho y la colgué en la sala para que fuera lo primero que viera. Finalmente la vio y dijo que estaba bonita. Le conté que yo se la había hecho y se puso contento. Ahí decidió apoyarme y me regaló mi primera máquina plana y otra fileteadora para que comenzara mi taller.
 
 P  Muchos padres piensan como pensaba el suyo, que ser diseñador de modas es un proyecto de vida para soñadores…
 R  Es un sueño, el camino es duro. Los de espinas son muy espinosos, luego, con el tiempo, se empiezan a dar las cosas y sin embargo no es fácil. 
 
 P  ¿Hoy día la sigue guerreando?
 R  ¿Que si la guerreo? (En ese momento mira hacia el techo de su oficina). Mi sueño es sacar mi producto al exterior, exportar, y no ha sido fácil. Es costoso, es duro, pero ahí voy. Una vez me invitaron a un evento de moda en Nicaragua y pude vender allá. También he vendido a clientes que están en España, Londres, Francia, México y República Dominicana.
 
 P  ¿Cómo es su relación con otras diseñadoras de la Costa?
 R  A veces hay roces, como todo. Es como con los hermanos, hay peleas y celebraciones. Ahí vamos. 
 
 P  ¿Qué identifica a sus prendas?
 R  Es ropa veraniega con telas para clima cálido. Trabajo mucho con el algodón y el lino. Hago vestidos casuales y de novia. El objetivo es que la gente se sienta cómoda, que la ropa no le moleste que sientan que mi prenda es una extensión de la piel. Mis novias usan el vestido toda la noche, bailan y saltan.
 
 P  Ahora va a estar en el Fashion Weekend Ibagué 2017, pero en qué otros eventos de moda ha estado…
 R  Estuve en Expobordados, en Cartago, Valle. También en Expomoda Colombia, en Palmira. De ahí pasé a Ixel Moda, sin duda ese evento me dio a conocer, fue un gran salto. Después participé en Colombiamoda, Plataforma K, Expoempresaria y en general en todas las ruedas de negocio de Procolombia. A nivel internacional estuve dos veces en Intermoda México (2007 y 2008).
 
 P  ¿Qué mostrará en Ibagué?
 R  Estoy trabajando el blanco y el color. Me inspiré en las palenqueras, porque ellas usan diversidad de colores. Mezclo el blanco con esos colores, telas pintadas a mano, crochet. Los adornos que acompañan mis vestidos yo los creo, no los compro. Así hago flores, por ejemplo. Mis vestidos no se ven en ningún otro lado.
 
 
 

Etiquetas

Más de revistas