EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/143535
Sin Photoshop 20 de Junio de 2017

Enrique Jadad y la figura paterna que lo marcó

El usuario es:

Foto: Orlando Amador Rosales

Alejandro Rosales Mantilla

El odontólogo monteriano, radicado en Barranquilla, habla de su familia y el peligro que acecha los dientes de las personas por tratamientos poco saludables.

La única figura paterna con la que creció el odontólogo Enrique Jadad fue la del “ñato Bechara”, su abuelo materno. Así llamaban cariñosamente al médico ginecobstetra Ricardo Bechara.
 
Como él lo narra, su abuelo, “más que un papá, era un apóstol, no le cobraba a sus pacientes, nunca amasó fortuna”, pero sí muchos amigos y admiración en Montería y el resto de la Costa.
 
“Yo nací en manos de mi abuelo. También nacieron muchos campesinos y personalidades. Mi abuelo no tenía ni carro, y no porque no tuviera condiciones para ganar dinero y comprarlo, sino porque no cobraba y así era feliz. 
 
En diciembre llegaban a mi casa pavos, gallinas, carneros, cerdos, era un zoológico lo que le llevaban los campesinos por su labor. Eso lo marca a uno, su personalidad, la forma de ver las cosas, de ser desprendido, no voy a decir que uno no tenga que trabajar, producir, pero también hay que estar del lado humano, social. Ya que escogimos una profesión en el área de la salud, tenemos que buscar la forma de ayudar al prójimo”, expresa el odontólogo especializado en Rehabilitación Oral de la Pontificia Universidad Javeriana.
 
Hoy Enrique tiene 26 años de casado con Jennie  Tamer, y tres hijas fruto de esa unión: Vanessa, Nicolle (la cantautora Coco Jadad) y la pequeña Samia. Como lo hizo con él su abuelo, el doctor Bechara, Enrique fue el primero en cargarlas. Describe que con su primogénita, “Vane”, la sensación cuando la tuvo en sus brazos fue de aturdimiento, como si la recién nacida fuera una extensión de su cuerpo, un órgano. Era el 16 de septiembre de 1995. 
 
Con sus otras hijas la sensación de aturdimiento se redujo, pero la alegría fue la misma. A todas, afirma, les ha dedicado el tiempo que humanamente pudo y puedes brindarles.
 
 
Por ejemplo, no es raro verlo uno o dos días a la semana en el zoológico visitando a la boa constrictor o al elefante con su hija menor, Samia, una apasionada por el reino natural. También se le ve cargando consolas, amplificadores y guitarras cuando acompaña  a ‘Coco’ a sus presentaciones. 
 
Sin duda, su presencia en la carrera de la cantautora barranquillera ha sido definitiva para que hoy sea una artista firmada por Sony Music.
 
“A los hijos no es solo darles cosas materiales, es compañía, consejos, apoyo, hablarles con la verdad, enseñarles a valorar lo que tienen, sea poco o mucho, ser honestos y respetar a los que los rodean. Tanto mi esposa como yo hemos tratado de transmitirles a nuestras hijas parte de la formación que nos dieron en nuestra natal Montería”.
 
‘Llamado de alerta’.
Enrique Jadad Bechara acaba de llegar de Florianópolis, en Brasil. Allá asistió como invitado y profesor a la celebración de los 100 años de la Asociación Brasilera de Odontología (ABO) y la Federación Odontológica Latinoamericana (Fola). La “blancorexia dental” es uno de los temas en los que más hace énfasis en sus intervenciones. Asegura que hoy día se comete un grave error por parte de algunos colegas, cuando realizan blanqueamientos dentales a través de “lámparas”, que con el tiempo debilitan el diente.
 
De hecho, en el año 2006, en el Congreso de la Academia Internacional de Gnatología, el odontólogo monteriano llevó una investigación que “mostraba los daños que hacían las lámparas de blanqueamiento al esmalte, a los tejidos dentales. Fue tal el impacto que causó la investigación” que le dieron el “premio En Honor a la Ciencia”.
 
“Hacer un blanqueamiento no es malo, es bueno siempre y cuando se haga sin lámparas, que te pongan los productos  adecuados, supervisado por un odontólogo. La gente llega al consultorio y le dices que hasta ahí está bien, que no se aclaren más sus dientes y luego corren a la farmacia a ponerse productos empíricamente, se están destrozando los dientes (...) Yo les llamo dientes Chiclets Adams”. 
 
‘Una publicación’.
 En 2011 le publicaron a Enrique Jadad en el ‘American Journal of Orthodontics and Dentofacial Orthopedics’ una investigación sobre “Aclaramientos dentales en pacientes con ortodoncia fija o brackets”. 

Etiquetas

Más de revistas