EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/144859
Perfil 26 de Agosto de 2017

Urvin Croes y su propósito de modernizar la cocina Caribe

El usuario es:

Foto: Archivo particular

El mar y sus riquezas se han convertido en una fuente de inspiración para este cocinero arubeño.

Daniela Murillo

Luego de abrir sus propios restaurantes en Aruba, su ciudad natal, este cocinero se ha dedicado a posicionar a ‘la isla feliz’ como un destino culinario con sabor Caribe. Este año estará presente en Sabor Barranquilla 2017.

De raíces arubeñas y asiáticas, Urvin Croes no siempre supo que quería dedicar su vida a la cocina. A los 17 años, luego de terminar el colegio, su rutina consistía en surfear y dedicarle tiempo a los ensayos de una banda que tenía con unos amigos cercanos. 
 
“Todo transcurrió así, hasta el día que vi en un periódico que el Colegio EPI tenía un programa nuevo sobre gastronomía. Me atreví a probarlo, sin saber si realmente amaba la cocina. Sin embargo, a las dos semanas no quería hacer nada más que cocinar y así fue como comenzó toda mi historia en este sector”, contó.
 
Mientras adelantaba sus estudios, Urvin tuvo la oportunidad de participar en una competencia culinaria, cuyo premio consistía en llevar a los mejores estudiantes del programa a realizar una pasantía, por dos meses, en Italia.
 
“Fui uno de los seleccionados y durante mi estancia allí me dediqué a estudiar cocina básica italiana en la Escuela Alberghiera e di Ristorazione di Serramazzoni, en Bolonia. Después, regresé a Aruba para graduarme y sentí la necesidad de explorar otros países, por lo que viajé a Holanda para estudiar pastelería y culinaria francesa en la institución ROC Gildevaart College Nieuwegein”, agregó.
 
Pese a que vivió grandes experiencias en estos países, Urvin confesó que al llegar a Aruba atravesó por momentos difíciles. 
 
“Duré más de cuatro meses intentando conseguir trabajo, porque en todos los restaurantes y demás establecimientos a los que me presentaba me decían que estaba muy ‘sobrecualificado’ y estaban buscando a alguien a quien le pudieran pagar menos por el mismo trabajo, estaba desanimado y lo único que quería era regresar a Holanda”, afirmó.
 
Sin embargo, el destino le tenía preparado un camino distinto. En el último mes de su búsqueda por un trabajo estable y prometedor, logró convertirse en el sous chef del restaurante Amuse Bistro, el primer establecimiento en Aruba en el que la propuesta gastronómica consistía en ofrecer platos de degustación por un valor determinado. 
 
A través de la gastronomía, Urvin afirma que ha podido resaltar el legado y la tradición de territorios situados en el Caribe. 
 
Por aquella época, Urvin también luchaba con un problema de salud, producto de una agresión que sufrió por parte de diez hombres en Holanda, quienes lo golpearon y le ocasionaron fuertes heridas en su cuerpo. 
 
“Cuando esto ocurrió cometieron el error de escanearme el cuerpo, pero no la cabeza. A mi regreso a Aruba un ojo se me empezó a hundir, por lo que todos los especialistas pensaban que se trataba de cataratas. Luego, viajé a Bogotá para conseguir más opiniones sobre mi caso y me comentaron que podían operarme, con la condición de que dejara la cocina, ya que el calor y el estrés podrían afectar mi recuperación”, explicó. 
 
No obstante, luego de unos exámenes médicos, los especialistas en Bogotá determinaron que no era posible salvar su ojo, por lo que la cirugía no era viable, quedó ciego de un ojo.
 
“En ese momento decidí que era hora de abrir mi propio restaurante. A partir de esa idea, surgió White Modern Cuisine, fue llamado así porque White –término que se refiere en español al color blanco- fue mi luz blanca en el momento más oscuro de mi vida. Después, en conjunto con mi esposa, inauguramos The Kitchen Table by White, el cual le brinda la oportunidad al comensal, de sentarse alrededor de la cocina para comer”.
 
Desde que es cocinero, su propósito siempre ha estado orientado a modernizar la gastronomía Caribe y posicionar a Aruba como uno de los destinos culinarios del mundo. Parte de este esfuerzo estará representado en su participación en la décima edición de Sabor Barranquilla. 
 
“Es la primera vez que voy. Estaré el 25 y 26 de agosto haciendo parte de esta gran feria. Allí voy a estar preparando en vivo un plato tradicional de Aruba, a base de pescado y con influencia de otras zonas caribeñas como Jamaica, Barbados y Bahamas. Invito a todos los barranquilleros a que se animen a probar una auténtica experiencia gastronómica arubeña”, afirmó.  
 
Sobre sus platos
 
 
La oferta gastronómica de sus restaurantes está basada en una propuesta que fusiona la cocina arubeña con la asiática. La sopa de ostras (en la imagen) es uno de los platos más tradicionales de Aruba que se pueden encontrar en el menú de The Kitchen Table. 
 
Su familia...
“Mi esposa es mi gran compañera de negocios, con ella tenemos dos hijos: un niño de ocho años y una niña, de seis”.

 

Etiquetas

Más de revistas