EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/148604
Perfil 28 de Abril de 2018

“Para mí el vallenato es una filosofía de vida”: Carlos Vives

El usuario es:

Foto: Ruven Afanador

El samario considera que poco a poco el vallenato se ha convertido en el ‘rock and roll’ colombiano que “le ha dado la vuelta al mundo”

Daniela Murillo Pinilla- @DanielaMurilloP

Con 27 años de carrera artística, Carlos Vives considera que el legado de los juglares vallenatos y los encantos de su natal Santa Marta son aspectos que lo inspiran a seguir entonando ‘el rock de su pueblo’.

Para Carlos Alberto Vives no existen límites cuando se trata de promover el legado musical y la cultura colombiana en escenarios internacionales. No en vano ha sido merecedor de dos premios Grammy (anglo) y 11 premios Grammy Latino, reconocimientos que le han abierto una sólida carrera musical, pese a que nunca se ha considerado “un soñador de famas ni de premios”. 
 
Su personalidad fresca y carismática se ha convertido en su sello diferenciador. Sus fusiones de ritmos autóctonos del folclor colombiano, como el vallenato, la cumbia y el porro, con géneros como el rock y el pop, han viajado por el mundo conquistando nuevos escenarios y oídos. 
 
 
Uno de los propósitos de Vives es continuar llevando el folclor del país a escenarios internacionales. 
 
Pero si hay algo de lo que Carlos Vives está seguro es que siempre ha estado convencido en “quedarse en la institución vallenata” y hacer parte de la música, de la industria y de la historia de su país. 
 
Es por ello que este año, el cantautor y empresario fue elegido como el homenajeado en la edición número 51 del Festival de la Leyenda Vallenata. Una mención que recibió como “un soldado más de la causa vallenata” y en honor al legado de los juglares que han contribuido a la riqueza del folclor colombiano. 
 
 P: Luego de recibir esta mención especial en el Festival, ¿considera que la edición de este año se ha diferenciado en algunos aspectos de ediciones anteriores?
R: Este año sí ha sido muy especial, porque es la manera de homenajear en mi homenaje a la música vallenata. Aquí el protagonismo será para los músicos que por años han trabajado. Esos juglares que respeto, aún cuando se han ido. Para mí el vallenato es la gente que no olvida, es una filosofía de vida y mi referencia es la gente que conocí cuando era niño. A esos recuerdos doy el mejor de los homenajes.
 
 P: ¿Qué lo llevó a trabajar por conservar la esencia del vallenato a través de los años?
R: La esencia está en no dejar acabar lo nuestro, el folclor vallenato, aquel por el que trabajamos a diario. Cuando uno quiere algo la vida se encarga de acercarte. Uno de los juglares favoritos de mi casa, de mi papá y de mi tío Rodrigo se llamó Carlos Huertas. Hoy tengo la suerte de trabajar con su hijo, Carlos Huertas Jr., con quien escribimos la canción El sombrero de Alejo para el álbum Vives (…) Un sencillo que tiene un mensaje en el que se dice que se están perdiendo los espacios en el vallenato.
 
 P: ¿Cómo percibe la realidad del vallenato en la actualidad?
 R: El folclor está en peligro porque está en peligro el campo, la naturaleza y el campesino. Pero al mismo tiempo el vallenato debería sentirse muy orgulloso porque le ha dado la vuelta al mundo, porque se convirtió en rock and roll, porque el vallenato se ha inventado cosas, porque nos hemos reinventado el vallenato y ha sido este sentimiento el que se ha ganado el cariño de un público internacional y nacional. Yo quiero convertir mi homenaje en el homenaje a toda una cultura.
 
 P: ¿Cómo fue el proceso de planeación de su puesta en escena en el Festival?
R: Trabajamos junto a la Fundación Festival de la Leyenda Vallenata para mostrar todo el ‘arsenal vallenato’ que está respaldado por sus juglares y los conjuntos clásicos, por la nueva ola (la que nacía con el primer rock and roll del vallenato del Binomio de Oro, Diomedes Díaz y Jorge Oñate) y por los grupos de hoy nosotros los hijos del vallenato, los que nos llamamos el rock de mi pueblo. 
 
 P: Santa Marta siempre ha sido una fuente de inspiración en su propuesta musical, ¿cómo marcha su proyecto ‘Tras la Perla’?
R  Vamos muy bien. ‘Tras la Perla’ articula diferentes acciones que promueven el desarrollo de la ciudad, buscando el concurso de múltiples actores nacionales e internacionales para potenciar la calidad de vida en Santa Marta. Trabajamos en lo deportivo, lo social y la primera infancia desde los barrios para que recuperen su esencia, queremos cuidarlos y que sean cuidados por sus habitantes (…) Por ser símbolo y un emblema, hemos iniciado un proceso de cuidado para potenciar a Pescaíto como un barrio piloto de la ciudad. 
 
P: ¿Qué papel ha cumplido su esposa Claudia Elena Vásquez en su resurgir en la música? 
R: Claudia Elena es el articular de todo. Al vallenato le debo haberla conocido. Nos une el amor por el país, el valorar lo que tenemos, nuestra tierra, nuestra diversidad, lo más humilde. Ella ha sido el motor que me impulsó a volver y está convencida de lo que hacemos, ama nuestra música. No se trata de reinvención porque seguimos haciendo vallenato, solo que estamos más organizados y seguimos llevando una bandera (…) Si lo resumo en una palabra, puedo decir que ella es amor. 
 
P: ¿Cómo hace para fusionar su personalidad espontánea con la disciplina que exige la industria musical?
R: Siempre he estado convencido en quedarme en la institución vallenata y siempre he querido hacer parte de esto, de la música, la industria y la historia. Entonces siento que esta fusión es la pasión por lo que creo y respiro. Amo producir, cantar, crear y ser feliz. La gente se da cuenta y aquí vamos con 27 años de carrera siendo el mismo, pero con más experiencia. 

Etiquetas

Más de revistas