EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/143627
Perfil 24 de Junio de 2017

Padre y madre, el doble rol de Iván Arenas

El usuario es:

Foto: Orlando Amador

Iván Arenas posa en la sala de su vivienda, ubicada en Barranquilla, al lado de dos de sus tres hijos, Haider e Iván.

Loraine Obregón Donado - Instagram:@lore013

El paisa vive en Barranquilla y nos cuenta cómo fue papá y mamá a la vez. En el presente es docente y presidente nacional de Acrip, seccional Atlántico.

¿Es factible sentir felicidad y tristeza a la vez? Este interrogante lo responde con propiedad el administrador de empresas Iván Arenas, quien en abril de 2007 perdió a su esposa Yadira Miranda a causa de un cáncer de mama, y en septiembre del mismo año fue nombrado como presidente nacional de la Asociación Colombiana de Gestión Humana, Acrip.  
 
Arenas explica que su nombramiento en aquel momento le dio alegrías y, al tiempo, la partida de su esposa lo embargó de tristeza. Para él fue una experiencia en la que tuvo sentimientos ambivalentes y le otorgó la responsabilidad de criar a sus tres hijos.
 
“A mi esposa le diagnosticaron el cáncer cuando mi niño menor tenía tres meses de nacido y ella murió cuando mi hijo cumplió el año. El mayor tenía 17 años y el segundo, 12. En la actualidad el menor tiene 11 años y es estudiante de primaria. El segundo tiene 21, y es chef. Ellos dos aún viven conmigo. El mayor tiene 27, es músico, está casado y vive en España”, indica. 
 
Iván Arenas sigue con su relato, no sin antes mencionar que la partida de su esposa le dejó un sinsabor, pues se acostumbró, durante 20 años, a que ella estuviera al frente del hogar.
 
 “Cuando mi esposa Yadira murió, yo me cuestionaba ¿qué iba a hacer? Pero por fortuna conté con la ayuda de mi mamá que estuvo y sigue con nosotros. También me aferré a Dios, aunque tengo que aceptar que luego de mi nombramiento quise renunciar”, afirma con voz trémula.
 
Él califica la experiencia de ser mamá y papá a la vez como algo “inefable”. Dice que ve el ‘retrovisor’ de su pasado y no se explica cómo hizo. Además, afirma que aprendió a salir adelante, sin importar que el cielo se tornara gris y entendió que el amor por los hijos es indispensable para tomar fuerzas y cumplir con las responsabilidades.
 
Afirma que aún extraña tenerla como soporte y ayuda idónea en los momentos ‘espinosos’. 
 
“A mí me hace falta esa mujer que me daba consejos, palabras alentadoras e ideas. Cuando estoy agobiado, siento que es necesaria su compañía”, da a conocer el especialista en Gerencia de Recursos Humanos.
Él admira a la mujer que cumple horarios extensos en el trabajo y luego llega, sin reparo alguno, a atender a los hijos, a realizar tareas y a cumplir compromisos domésticos. 
 
“A mí me tocó ser mamá y papá por circunstancias de la vida, por amor hacia mis hijos y por la memoria de mi esposa que fue ejemplar, pero estoy convencido de que el hogar lo conforma el hombre y la mujer, porque solo es muy complicado. Aunque creo que a una mujer le resultaría más fácil”.
 
Como profesional. Iván Arenas indica que nació en Medellín y siendo un niño se trasladó al municipio de Montería, Córdoba. Luego llegó a Barranquilla a realizar su formación profesional y a radicarse con su familia.
 
En la actualidad se dedica a la docencia en especializaciones y maestrías relacionadas con el área de recursos humanos, en instituciones como Universidad de Santander seccional Valledupar, Universidad Sergio Arboleda, en Santa Marta y Bogotá, Universidad Autónoma del Caribe, Fundación Universitaria Ceipa, entre otras. Y durante tres años fue director de la Maestría en Gerencia del Talento Humano, de la Universidad Simón Bolívar.
 
En 2007 fue elegido como presidente nacional en Acrip, desde entonces ha sido reelegido. En noviembre de 2015 fue nombrado como vicepresidente en la Federación Interamericana de Asociaciones de Gestión Humana, Fidagh, que está conformada por 15 países de Latinoamérica. 
 
Cabe resaltar que el 5 de mayo, del año en curso, fue elegido como presidente de la Fidagh (2017-2019), en representación de Colombia, en la asamblea realizada en Río de Janeiro, Brasil. El cargo lo asumirá en octubre, en el Congreso Interamericano de Gestión Humana.
 
“El rol del presidente de la federación es guiar toda la gestión de la federación, hacia la consecución de que las asociaciones consigan la alta productividad de las empresas asociadas, desde el área del Talento Humano. La idea es que esta sea un agente activo, porque es el eje central de cualquier organización”, afirma con convicción. 
 
Arenas se define como un hombre disciplinado y profesional. Reitera que es vital ponerle ‘lupa’ al área del Talento Humano, de una empresa. 
 
Crítica como profesional...
Iván Arenas critica las áreas de Talento Humano que se convierten en inhumanas. Afirma que es vital que dentro de una organización haya equilibrio. 
 
“En las empresas trabajan seres humanos y cada persona tiene problemas. A veces piensan que las personas son máquinas y esto hay que revaluarlo. Las áreas de Talento Humano tienen que volcarse a la familia, para que las personas sean productivas”, revela.
 
Un pensamiento...
“A mí me tocó ser papá y mamá por cosas de la vida, pero un hogar lo conforma el hombre y la mujer”.
 
Algo que extraña...
“A mí me hace falta esa mujer que me daba consejos, palabras alentadoras e ideas”.
 

Etiquetas

Más de revistas