EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/140941
Perfil 07 de Enero de 2017

“Mis proyectos son mis hijos”: Rodrigo Puente

El usuario es:

Foto: Orlando Amador Rosales

Con 56 años, Rodrigo vive en Cartagena junto a su esposa, con la que comparte su vida hace 18 años.

Daniela Fernández Comas

Este cartagenero lleva 30 años dedicado al desarrollo urbano, a través de la construcción de la cadena de edificaciones Morros.

Entablar una conversación con Rodrigo Puente es terminar en una charla sobre los respiros que da el mar cartagenero. Sobriedad, elegancia y glamour, combinados con el aire caribeño de su ciudad natal, son las características que reitera cada vez que se le pregunta sobre sus creaciones. Eso fue lo que aprendió de su padre y lo que ha puesto en práctica desde hace 30 años.

No estudió Arquitectura, tampoco Diseño. Lo suyo fue la Administración de Empresas, profesión que cursó en la Universidad de Florida, en Gainesville, Estados Unidos. Sin embargo, la cercanía con el desarrollo urbano fue desde pequeño y lo que en un pasado veía solo como una empresa de construcción hoy es en una firma de diseño residencial, comandada por él.

“Mis padres tenían una empresa de ingenieros civiles constructores. Yo lo que hice fue voltear la empresa hacia el real state (bienes raíces)”, cuenta el cartagenero.

Vivir en Florida y ver a diario edificaciones al pie del mar le dio ideas para iniciar proyectos en Cartagena con un estilo similar. En ese entonces eran los años 90, época en que decidió radicarse por completo en la ciudad donde se crio.

“Cuando volví me di cuenta de la joya que no sabía que Cartagena tenía y comencé a traer las ideas que hoy en día se plasman en el mundo arquitectónico”, relata Rodrigo. Fue así como comenzó a mezclar diseños contemporáneos con la brisa y el mar de La Boquilla, zona del departamento de Bolívar y en donde actualmente cuenta con nueve edificaciones, llamadas Morros.

Viajando en carretera desde Barranquilla no se pierden de vista los diferentes edificios que le dan la bienvenida a todo el que visita Cartagena en carro. Los nueve son Morros y cada uno tiene un nombre que lo identifica. Pero, ¿por qué Morros? Sin tanto chiste ni tanto cuento —según su creador— es un nombre distinto, fuerte, castizo, y no tan largo.

Haber creado tantos proyectos urbanos frente al mar puede tomar tiempo, pero es el detalle y el cuidado que Rodrigo les ha puesto a sus creaciones lo que cree que los hacen llamativos. Los considera sus hijos, pues aunque está casado hace 18 años, aún no es padre, al menos no biológico. “Mis proyectos son mis hijos, en eso invierto mi tiempo”, cuenta el también aficionado al golf, no sin antes aclarar que sí le gustan los niños: “es algo en lo que estoy trabajando”, afirma.

Nueve no son suficientes. Mientras el administrador de empresas conversaba con Gente Caribe, las llamadas que recibía no cesaban. Algunas no las contestaba, otras sí, solo para decir: “te llamo en un ratico”. El día de la entrevista coincidió con la víspera del lanzamiento de su nuevo proyecto, el mismo que lo tenía de reunión en reunión y de llamada en llamada desde hacía más de un año.

“Llegó el punto en que se acabó la playa (de La Boquilla), por eso decidí parar allí”, explicó. Ahora está concentrado en otro sector, uno que considera es “un gran terreno, con una comunidad muy importante”. Se trata de Serena del Mar, espacio, también en Cartagena, donde tendrá cuatro proyectos más. Uno lo lanzó en 2015, el más reciente lo inauguró hace una semana y los otros dos estarán listos en dos años más. Él no para. Si bien cuenta con 11 proyectos, le sigue y seguirá apostando a realizar más proyectos urbanos en Cartagena.

“Ahora Cartagena es una bomba turística. Hoy en día es muy apetecida en el mundo”, piensa Puente, y asegura que fueron los cruceros que salen de esta ciudad los que han ayudado en gran medida a “un mejor tráfico y mayor conectividad”.
Esa es una de las principales razones por las que no le interesa nada más que seguirle aportando al diseño a la orilla del mar. Del mar de su Cartagena.

Rodrigo no piensa irse a ningún lado. Viaja frecuentemente en busca de estar siempre a la vanguardia en arquitectura contemporánea, pero con su visión y misión puestas en el lugar caribeño que nació, se crio y donde piensa vivir siempre. Como él mismo dice, “¿para qué?, si los colombianos que se van al exterior siempre quieren tener un nido en Cartagena”.

Etiquetas

Más de revistas