EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/143079
Perfil 20 de Mayo de 2017

Mamá, abogada y atleta, las tres facetas de María Carolina Muñoz

El usuario es:

Foto: Orlando Amador

María afirma que a diario lucha por sus sueños y la llegada de Emma, su hija, la ha impulsado más. Aquí posa en la sala de su casa.

Loraine Obregón Donado - Instagram:@lore013

Es barranquillera y coordina el área jurídica de Acesco. Está casada hace ocho años y tiene una niña de nueve meses. En la actualidad se prepara para la Maratón de Nueva York y en el entrenamiento involucra a su hija.

Ver por primera vez a María Carolina Muñoz genera un imaginario de una mujer optimista frente a la vida. Tal idea es fácil de comprobar cuando se entabla una conversación con ella. 
 
Conocerla un poco significa saber que está casada hace ocho años, es abogada, deportista y, a su vez, mamá de una niña de nueve meses, facetas en las que intenta ser, cada día, la mejor versión. 
 
Como mujer, la barranquillera se define feminista y no vacila al enfatizar que dentro de la sociedad, el significado del feminismo está desorientado.
 
“Para mí el concepto tiene que ver con encontrarnos otra vez en nuestro ser. Es educar la verdadera igualdad de derechos entre un hombre y una mujer, es elegir cualquier profesión, aunque la sociedad diga que es solo para hombres; es asumirla convencida de que se puede ejercer y bien”, afirmó.
 
Como madre, dice que todos los días se define, pues en el nacimiento de su hija sintió que volvió a nacer, pero esta vez como mamá. Asegura que en este aspecto de su vida ha experimentado un amor que crece todos los días y no tiene límites, “un amor que solo se puede sentir cuando tenemos hijos”.
 
También recuerda a la mujer que la trajo al mundo y que hoy no está a su lado a causa de un infato.
 
“Yo me he convertido en mi mamá, no sé cómo, ni en qué momento sucedió, pero terminé siendo la misma mujer que se dividía en casa, trabajo y sus hobbies. Hoy la extraño mucho y añoro poder  compartirle lo que soy y cómo me siento cada día, porque siempre fue mi mejor amiga”, contó con la voz quebrantada.
 
Por otro lado, explica que como deportista es buena, aunque no es una atleta de alto rendimiento; y como profesional, en la actualidad es coordinadora del área jurídica de Acesco.
 
El deporte en su vida. Muñoz expresa que empezó hacer deporte en el colegio y, al llegar a la universidad, tuvo la oportunidad de practicar fútbol, aunque su destreza en este deporte no fuera la mejor.
 
“Mientras jugaba fútbol, recuerdo que me invitaron a la primera carrera de la mujer aquí en Barranquilla, fueron 5K y gracias a esa experiencia, pude descubrir que lo mío era el atletismo. Luego, empecé a entrenar más y logré pasar a 10K y luego a 21K”. 
 
Es de resaltar que ha hecho cuatro medias maratones nacionales: dos en Medellín y el resto en Bogotá. En el 2015 decidió correr una maratón en Nueva York, sin embargo, se inmovilizó ante la noticia de que sería mamá.
 
Embarazo con entrenamiento. María recuerda que en el momento que supo que traía una vida en su vientre, hasta el último día que el médico le manifestó que daría a luz, hizo ejercicio.
 
“Yo no soy fit, pero lo fui en mi periodo de gestación, por mi hija. Opté por no comer dulces y alimentarme con verduras, frutas, salmón y mucha agua. Fui muy estricta con la comida que consumía y lo alterné con la práctica del Gymbox, un entrenamiento funcional”, explica.
 
María Carolina enfatiza en que Emma es una de sus mejores experiencias.
 
Pese a los paradigmas que giran en torno al embarazo, aseguró que realizó actividades físicas durante ese periodo, sin poner en riesgo la salud de su hija, gracias a que su instructor le dio un plan de entrenamiento acorde a su estado.
 
“Mi embarazo fue la mejor experiencia. Pude reír mucho, estuve muy feliz. Cuando iba a los controles, el doctor me felicitaba y me decía que con mis hábitos y cuidados, mi bebé iba a nacer sana y así fue”.
 
Para Muñoz, la vida misma se encarga de transformar los sueños, y lo confirmó cuando se dio cuenta que podía continuar con su pasión del atletismo y disfrutarlo junto a su hija Emma.
 
Aunque no ha dejado de entrenar, acepta que ser mamá no es una tarea fácil, que el ser humano se va adaptando a los cambios, el secreto, para ella, está en saber distribuir el tiempo, “porque un bebé lo cambia todo”.
 
Sus entrenamientos los realiza de lunes a viernes, una hora en el mediodía, de ese modo intenta ejercitarse de forma eficiente, enfatizando en la fuerza, en el tren superior e inferior. Los sábados practica una hora de natación y los domingos trota en el parque más cercano, acompañada de Emma, que disfruta el paseo en un coche especial.
 
Enfatiza en que las mujeres tienen la capacidad de hacer diversas funciones a la vez, pero para ello, es esencial la disciplina. “El hábito es la capacidad que tiene el ser humano entre el conocimiento, lo que nos gusta y lo que deseamos ser. Al unirse esos tres pilares  podemos conseguirlo todo”. 
 
Su deseo. En la actualidad tiene una meta clara y es participar en su primera maratón internacional y un triatlón. 
 
María disfruta trotar los domingos, con la compañía de su hija Emma.
 
“La maratón que quiero hacer es en Nueva York, en el 2018, y ya estoy entrenando para ello; lo que aún no decido es si correr con Emma o sola. Aún no sé cuál triatlón haré, pero tengo pensado medirme en los próximos seis meses, a ver cuánto logro avanzar en ciclismo y en natación y, dependiendo a la resistencia que tenga, determinaré a cuál me le mediré”.
 
Como madre...
María explicó que el foco de atención de una madre son los hijos, sin embargo, aconsejó no dejar a un lado los sueños. Por tal razón, dijo que a diario trata de unir sus sueños con Emma, y así conseguir un equilibrio. Afirmó también que ha pensado encaminar a Emma en el deporte, pero dejará que sea ella la que escoja. Mientras tanto, disfruta de su compañía cuando se ejercita.
 
Una reflexión...
“La vida misma se encarga de transformar los sueños. Sí se puede compartirlos al lado de los hijos”.
 
Sobre ella...
“Como madre todos los días me defino. Cuando nació mi hija, yo sentí que volví a nacer”.
 
 
 

Etiquetas

Más de revistas