EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/144369
Perfil 29 de Julio de 2017

“Los objetivos de ciudad deben estar por encima de las diferencias políticas y personales”

El usuario es:

Foto: Orlando Amador Rosales

César Riascos posa desde la azotea del Hotel 1525, en el Centro de Santa Marta. Al fondo se ve el Puerto de Santa Marta.

Alejandro Rosales Mantilla

Así lo expresó César Riascos, Presidente Ejecutivo de la Cámara de Comercio de Santa Marta. Afirma que la falta de unión amenaza el desarrollo del Magdalena.

Como presidente Ejecutivo de la Cámara de Comercio de Santa Marta (CCSM) César Riascos Noguera siente el verdadero pálpito de la ciudad. Sabe lo que se está planeando con seriedad para su desarrollo, desde lo privado y lo público, y cómo lo percibe y responde el samario de a pie. 
 
Es hincha del Unión Magdalena, disfruta del clima seco y la brisa “que baja de la Sierra Nevada hasta el mar”; camina por el Centro Histórico y ve las ventajas únicas de una de las ciudades más antiguas del continente americano, que él cataloga como el “ancla de la región Caribe”. En un diálogo abierto y franco, desde la azotea del Hotel 1525, ubicado en una vieja calle del centro, Riascos habló de cómo va la ciudad, sus fortalezas, pero también las amenazas que ojalá no frenen nunca más el progreso en la Perla de América. A continuación publicamos apartes de esa conversación.
 
 P  ¿Cuál es su visión de los cambios que se vienen dando en Santa Marta?
 R  En la CCSM para el Magdalena iniciamos hace unos años, un proceso de transformación en todo lo que corresponde al área de fortalecimiento empresarial, competitividad, identificar claramente esas ventajas comparativas y la fuerza que tiene este territorio para desarrollarse económicamente. Sobre esa base hemos identificado tres áreas fundamentales para la región que tienen un potencial enorme. Primero la agroindustria, el Magdalena es un departamento eminentemente agropecuario. Actualmente esas fortalezas están concentradas en la palma africana, el banano y el café, pero también hay otras vocaciones agrícolas que pueden desarrollarse más como el cultivo del mango. El otro sector es el del turismo, en donde la principal ventaja y lo que nos diferencia del resto es el ecoturismo. Eso nos hace distintos a toda esa oferta que existe en el Caribe. El tercero es el de la logística. El puerto tiene unas condiciones geográficas muy propicias por su ubicación y calado natural. También tiene mucho potencial de crecimiento.
 
 
 P  En la ciudad faltan muchas cosas por hacer, pero lo que está pasando con sectores del Centro Histórico, que hoy se están recuperando, llama mucho la atención.
 R  Efectivamente, no podemos perder de vista que Santa Marta es una de las ciudades más antiguas del continente  americano, fundada en 1525. Estamos próximos a cumplir 500 años, y el Centro Histórico tiene un valor excepcional, aunque estuvo abandonado muchos años. En el 2005 y 2006 se inició su recuperación con el apoyo del Gobierno nacional y el Ministerio de Cultura. Ahí comenzó ese proceso que hoy nos permite ver cómo ha venido recuperándose y restaurándose. Muchas edificaciones que estaban abandonadas, con la oferta hotelera, como el hotel boutique en el que nos encontramos, reúnen todas las condiciones de oferta a un turismo exigente que busca este tipo de entornos. Aún hay mucho por hacer, como usted lo señala, pero hay una disposición, una voluntad política de parte de los gobiernos local y nacional.
 
 P  ¿Cómo ve la relación público-privada en la ciudad?
 R  Sin duda es un proceso complejo. Aquí como en el país no es fácil que se den esas condiciones (…) Desde la Cámara de Comercio hemos venido trabajando en varias iniciativas con la Alcaldía y la Gobernación que apuntan  a esos propósitos de ciudad-región. Santa Marta es el ancla de la región, podemos canalizar toda la entrada de inversión, hay que alinear muchas fuerzas, identificar propósitos superiores donde participen todos los sectores, para conseguir los objetivos de desarrollo que requerimos.
 
 P  ¿Cuál es la principal amenaza que tiene hoy el desarrollo económico de Santa Marta?
 R  La ciudad tiene todas sus potencialidades para su desarrollo, la amenaza no es nada distinto que no poder alinear esas voluntades que se requieren para ese propósito fundamental (…) Tenemos que ponernos de acuerdo en muchos puntos, lo fundamental es tener claro objetivos de ciudad-región que estén por encima de diferencias políticas, económicas y personales. 
 
 P  ¿También cree que falta unión entre Santa Marta, Cartagena y Barranquilla para conformar una potencia en el Caribe?
 R  Sin duda alguna, hay varias iniciativas que se vienen impulsando, las cámaras de comercio las venimos manejando muy de la mano. Hemos creado el Comité Regional de Cámaras de Comercio del Caribe, pero particularmente Cartagena, Santa Marta y Barranquilla. Nuestro sueño es constituir ese corredor turístico que deben integrar. No es solamente la alineación público-privada, sino público-público y privada-privada. Vemos que pocas veces eso sucede, cada uno tiende a defender sus intereses. Somos una región en donde no somos competencia de ninguna manera, por el contrario somos complementarios, tenemos una oferta grandiosa. Por ejemplo, en materia logística a veces vemos como los tres puertos de estas tres ciudades compiten de alguna manera cuando deben complementarse. El expresidente de Chile, Ricardo Lagos, decía en una ocasión que nosotros deberíamos ser un solo puerto con tres terminales y eso nos haría mucho más potentes. Eso es lo que tenemos que buscar, no vernos como competencia sino como territorios complementarios.

Etiquetas

Más de revistas