EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/142433
Perfil 15 de Abril de 2017

Lilya Gómez: “Mi punto de partida es La Guajira”

El usuario es:

Foto: Orlando Amador Rosales

La diseñadora posa en la sala de un familiar en Barranquilla. Dice que cada vez que puede visita la ciudad.

Sajira Aduen Jiménez

La diseñadora nacida en Riohacha y que viste a las candidatas en el Concurso Nacional de Belleza trabajó en una empresa de telefonía y un banco antes de concretar su sueño. Aquí le contamos el camino que debió recorrer.

Lilya Gómez, nacida en Riohacha, asegura pasar por el mejor momento de su vida. Cuenta que abrir en su tierra natal una tienda de moda y un taller de confección, hace dos años, con sus diseños en bordados, blancos, estampaciones y pedrería como Swarovski, perlas, cristal, recamado, mostacilla, canutillos y  espejuelos; y vestir por tres años consecutivos a las candidatas al Concurso Nacional de Belleza, le han permitido materializar su proyecto de vida.

CONCURSO NACIONAL DE BELLEZA. Gracias al posicionamiento de su marca en La Guajira, en enero de 2015 fue invitada a una pasarela en la que asistieron personajes del mundo del espectáculo del país. Allí solo participaron diseñadores guajiros. Entre las modelos, desfilaron las reinas de belleza del momento como la señorita Colombia Ariadna Gutiérrez (2014 -2015). Lilya tuvo la oportunidad de vestir a las exreinas María Mónica Urbina y Paula Andrea Betancourt. Al día siguiente la llamaron del Concurso Nacional de Belleza y le dijeron que la querían como diseñadora aliada del certamen. El reto consistía en diseñar para todas las candidatas los atuendos que lucirían en los eventos especiales.

“Ese año (2015) vestí a las candidatas con diseños pegados y estampados. A ellas y a los directivos les gustó tanto que al año siguiente me volvieron a llamar”.

El segundo año señaló haber sido un poco más “atrevida”, se arriesgó proponiendo colores suaves y haciendo un vestido de dos piezas con  un look distinto para  tres grupos de candidatas. Incluso, este año vestirá a la actual señorita Colombia, Laura González, y sus tres princesas, en un evento que tendrán la próxima semana en Miami, Florida.

Para llegar a lo que es hoy, Gómez relata que tuvo que convencer a sus padres para que le permitieran estudiar Diseño de modas y trabajar en una empresa de telefonía móvil durante una década.

“Siempre he sido muy inquieta. Desde los 13 años ya me vestía con pintas locas. Sabía que me gustaba vestirme bien y diferente, pero en esa época la carrera no era una profesión y no sabía que se podía estudiar”.

Indagando y preguntado a sus profesores de colegio, logró a convencer a sus padres, pues sus talentos no se inclinaban por el Derecho, la Administración, ni las Finanzas, como sus tres hermanas. Finalmente “Lili”, como es llamada por su círculo cercano y  sus clientas, ingresó a estudiar Técnico en Diseño de Modas, en la Escuela Arturo Tejada de Bogotá, en 1993. Una vez culminó la técnica, se profesionalizó en Diseño de Modas, Alta Costura y Patronaje Industrial. Luego se especializó en Corsetería.

“Una particularidad que tienen muchos guajiros es estudiar alrededor del mundo y luego volver a su tierra”,  afirma. Y justamente ella, al culminar sus estudios universitarios regresó a Riohacha, pero en ese tiempo “no había tanto desarrollo, solo habían dos diseñadoras que se dedicaban a la costura”.

Gómez asegura que aunque su deseo era inaugurar su tienda de moda en ese momento, debió dedicarse a una actividad distinta a su carrera, ya que su familia atravesaba por una crisis económica. Fue entonces cuando ingresó a un banco como asesora comercial y, posteriormente, estuvo 10 años en una empresa de telefonía móvil, alternando esta actividad con su profesión, pues en su casa tenía una pequeña tienda donde combinaba sus diseños con ropa y accesorios americanos.

“Considero que ese tiempo me ayudó mucho porque me permitió capitalizarme, comprar mi primera máquina y, sobre todo, conocer mucha gente. Al final yo sabía que terminaría con mi tienda, mi atelier (taller) y con todo lo que tengo hoy”.

Sus colores, estampados, estilo “chic/glamour” y trabajo hecho mano se fueron conociendo poco a poco en Riohacha y todo el departamento. Decidió retirarse de la empresa de telefonía y comenzar, a sus 39 años, y con un poco más de experiencia, el proyecto que había visionado toda su vida.

Hoy, Lilya aspira continuar vinculada al Concurso Nacional de Belleza, aumentar la producción de su taller y posicionarse en toda La Guajira, lugar que, expresa, es su punto de partida y donde desea expandir su tienda y abrir otras sucursales.

“Solo con ver la felicidad de una clienta por su día especial, o la de las reinas al lucir mis diseños, para mí esa es mi mejor ganancia”, finaliza.

Su estilo. Para la diseñadora guajira cada quien propone tendencias de acuerdo su a su personalidad e identidad. Ella define su estilo como ‘chic/glamour’, término creado por ella, que combina la elegancia “con lo fashion”. Añade que sus ‘looks’ son “perfectos” para un día de oficina, un día casual, y al mismo tiempo, un evento social nocturno.

Una experiencia grata...
“Participar en el Concurso Nacional de Belleza ha sido uno de mis mayores logros como profesional”.

Su deseo...
“Los emprendedores guajiros queremos que el mundo nos dé una mirada”.

Etiquetas

Más de revistas