EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/141305
Perfil 04 de Febrero de 2017

“Las redes sociales son el nuevo Areópago en el que hay que predicar”

El usuario es:

Foto: Carolina del Carmen Assik

El padre Linero en las instalaciones de la Emisora Minuto de Dios, en Bogotá. Dice que anhela volver a vivir en Barranquilla.

Alejandro Rosales Mantilla

El padre Alberto Linero, que por estos días celebra los 25 años de la Emisora Minuto de Dios de Barranquilla, es un convencido de que las redes son un canal ineludible para cumplir con la tarea evangelizadora.

“Dios te bendiga, men, qué hay por ahí”, fue el saludo del padre Alberto Linero al inicio de esta entrevista, igual al de cualquier cristiano caribe. Y es que él no es un cura que vive a espaldas de la realidad, a las redes sociales y su influencia en la difusión de la Palabra, al sabor de los vallenatos de Diomedes (su cantante favorito), al sonido de las fichas de dominó ni a las malas palabras que de vez en cuando reconoce que se le salen.

El padre Linero es una celebridad en Colombia y él lo sabe, también sabe que todo ha sido gracias a Dios y no se cansa de repetirlo. En la Emisora Minuto de Dios, en la que es vicepresidente a nivel nacional, su aporte ha sido fundamental con la creación de la revista mensual El Man está vivo, y que representa una considerable fuente de financiación que ayuda a que salga al aire. Por eso, el pasado 2 de febrero, fue el primero en celebrar los 25 años de minuto de Dios en Barranquilla, ciudad que, entre otras cosas, extraña enormemente, ahora que está radicado en Bogotá. Sin huir de ningún tema, el padre Linero habló sin photoshop.

P  ¿Cómo es su interacción con los oyentes de la emisora, sobre todo cuando toca temas polémicos?
R  La Emisora Minuto de Dios ha sido conmigo respetuosa, cariñosa. Yo tengo que decir que me he sentido querido y reconocido por el público de la emisora. Al principio mi estilo, mi forma, seguramente ocasionaron dificultades, decepciones, frustraciones, pero muy rápido la gente, como es la gente de Barranquilla, abierta, cálida, me aceptaron y ayudaron, me permitieron ser lo que soy. De alguna manera agradezco a la gente de Barranquilla su aprecio y su cariño. Si recibo 100 llamadas, 95 son para apoyarme, me piden consejos, cuatro son de los que no están de acuerdo con mi estilo y una es de reclamo por alguna reacción que habré tenido. Tengo que reconocer que no soy un ser humano perfecto, no soy más que un pecador que tiene muchas fallas y que me he equivocado mucho, le he fallado a la gente y a Dios.

 

P  Alguna vez usted le recomendó a las mujeres en su programa de radio que, en el caso de violencia por parte de sus esposos, era mejor divorciarse. ¿Esas intervenciones han sido criticadas por miembros de la iglesia católica?
R  Mi primera afirmación es que yo nunca le digo a la gente lo que tiene que hacer, jamás me atrevería. Lo que sí hago es reflexionar ampliamente con claridad sobre los acontecimientos y las situaciones. Sí estoy convencido de que Dios no nos quiere infelices en la vida, Él nos quiere felices a partir del cumplimiento de su palabra, que no debemos dejar que nadie pisotee nuestra dignidad ni que nos maltraten en nombre de nada. Por la iglesia me he sentido apreciado siempre, el señor arzobispo de Barranquilla, monseñor Jairo Jaramillo, ha sido amable conmigo y en su mayoría, el clero de la ciudad (...) algunas de mis posturas y planteamientos no corresponden con un paradigma tan tradicionalista, pero siempre a través del diálogo nos hemos podido poner de acuerdo.

P  Usted es un sacerdote que juega dominó, le gusta el fútbol y escucha vallenato…
R  Yo soy un ser humano común y corriente, no me siento ni mejor ni peor que nadie, yo no vivo la experiencia de Dios en un paradigma maniqueo en donde yo me creo bueno y los otros son malos, no (...) Me gusta disfrutar de una fiesta, soy un ser caribe abierto a la vida, siempre con la gente, entiendo la vida compartiendo con la gente, riéndome, mamando gallo, bailando, jugando dominó, soy hincha del Unión Magdalena, el mejor equipo del mundo, no tengo ningún problema en decir malas palabras, no juzgo a nadie ni señalo, quiero ser un puente entre las personas y Dios. Yo lo que hago diferente comparado con los demás es que he decidido no tener pareja ni relaciones. Soy un pecador, que falla y se equivoca, no me extrañaría que alguien tenga un pecado mío que señalar, porque es normal.

P  Redes sociales y difusión de la Palabra de Dios, ¿cómo asocia los dos conceptos?
R  Un verdadero predicador no puede estar a espaldas de las redes sociales, debe entender que son el nuevo Areópago en el que hay que predicar. Yo tengo una cuenta de Twitter bastante movida de 470.000 seguidores y soy constante en eso, no tengo comunity manager, yo mismo la manejo. Tengo una página de Facebook como de 700.000 seguidores donde estoy constantemente predicando. Creo que el cura, el pastor, el evangelizador tiene que hablar a través de las redes sociales. Con mis programas de radio propongo hacer tendencias de expresiones que nos ayuden a crecer, que no sean tendencias solamente las cosas superficiales que a veces hay ahí, no le tengo miedo al lenguaje de las redes, la gente me puede hablar más constantemente, hay de todo, te aman, te quieren, otros que no, pero yo siempre tengo un 95% de aceptación. 

 

Celebración y libro nuevo.

Este 5 de febrero se realizará una gran celebración del cumpleaños número 25 de la Emisora Minuto de Dios de Barranquilla. Esta será en el coliseo del Colegio Sagrado Corazón para todos los interesados. Por otro lado, el padre Linero anunció que en la Feria del Libro de Bogotá presentará ‘Mi venganza es perdonarte’, libro de su autoría que, como él anuncia, “generará polémica”.

Etiquetas

Más de revistas