EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/141500
Perfil 18 de Febrero de 2017

Las pasiones que mueven a Julie de Donado

El usuario es:

Foto: Orlando Amador Rosales

Posando desde la casa de sus padres en Barranquilla, lugar donde también mantiene su taller de confecciones.

Daniela Fernández Comas @danielaferco

Entre el diseño de vestidos de fantasía, su escuela de danza y someterse a varias cirugías, Julie cuenta cómo han sido 44 años dedicados al Carnaval.

“Esta criatura va a ser grande porque nació al sonar las campanas”, recuerda Julie Henríquez de Donado que su madre decía cuando ella era pequeña, pues nació en la clínica del Prado, al lado de la iglesia El Carmen. Hoy, “con la friolera de 70 años” –comenta– sigue como dice el dicho: ‘vivita y coleando’, o como ella misma reza “bailando y diseñando”. 
Su experiencia en el diseño y la danza viene desde hace más de 44 años, cuando viviendo al lado de una academia de baile española se asomaba a ver y a escuchar las castañuelas. “Le decía a mi mamá que quería bailar y a los 15 años me comencé a pagar las clases de baile”, cuenta la artista. 
 
A sus 26 años creó una escuela de baile y con la primera presentación al público empezó a mostrar un don en el diseño, “un don que no sabía que tenía, pensaba que eso todo el mundo lo hacía”. 
De esta muestra de arte, la bailarina y coreógrafa Gloria Peña la contactó, le pidió su imaginación para crear vestidos para su escuela y desde ahí comenzó a forjar su camino como diseñadora de vestidos para espectáculos. Pero si le preguntan que cómo comenzó a diseñar vestidos de Carnaval no duda en decir que “fue Margarita de Gerlein”. “Ella me dio a mi primera Reina del Carnaval, su hija Margarita, la mamá de Maqui, pero eso comenzó cuando ella apenas tenía 12 años”. 
 
Hace memoria de cuando la abuela de Maqui la escogió para realizar los diseños de su hija cuando esta tenía 12. Luego cuando la misma fue capitana de solteros y a la que al año siguiente designaron como Reina de las carnestolendas, en 1988. 
 
De ese entonces lleva casi 30 años confeccionando fantasías para las soberanas. Ha tenido en sus manos el ajuar de 25 reinas del Carnaval de Barranquilla –asegura–, de las que solo tres la han escogido como la encargada de su vestido de coronación. De estos tiene cuadros en su taller, espacio que ocupa un cuarto en la casa de sus padres, que le recuerdan cada detalle, pero desde 1999 es la creadora artística de los masivos shows del Country Club.
 
“Yo comienzo como coreógrafa, por accidente, en el club Campestre, por un percance de la coreógrafa que ahí estaba, luego pasé al Country, cuando Vanessa (su hija) fue capitana”, explica Henríquez de Donado.
Su innato talento fue el que la hizo ser escogida, durante tres años, como directora artística del recinto social, hasta que las directivas le propusieron ser la coreógrafa oficial de lo que hoy conocemos como comparsas, esos espectáculos que en pre carnaval se desbordan en lujosos vestidos de fantasía, asombrosas puestas en escena, creativas historias contadas a través del baile y, desde hace algunos años, tecnología teatral tal y como si estuviéramos presenciando un show de talla mundial. 
 
Para ella “desarrollar una comparsa no es difícil”, solo tiene que hablar con los padres de la capitana del momento y listo, ahí entra en acción. “La mamá me da el tip y yo arranco, y agradezco a papa Dios por esta imaginación”. Pero con 17 años en el club ya Julie no se encarga de todo. “A veces es más difícil ponerse de acuerdo con los padres, pero el producto final siempre es espectacular”, afirma, pues ahora solo hace los vestidos de cada capitana. 
 
Este año la barranquillera se encargó, nuevamente, de diseñar cada uno de los vestidos de las capitanas infantil, pre juvenil y juvenil del Country Club.
 
 
Evolución. Hace unos años comenzó a darle un vuelco tecnológico a sus puestas en escena. “Uno tiene que ir con la tecnología”, confesando que fue en un Circo del Sol donde vio algo que ella quería tener en Barranquilla. “Ahora nos metimos con pantallas, traje el maping al club hace como seis años y ahí vamos, cada día aprendemos más. Es mucho más trabajo, pero es mucho más lindo”. 
 
No deja a un lado su escuela. Comanda un grupo de bailarines profesionales que estarán en la coronación de los reyes del Carnaval y, con 70 años, espera poder seguir diseñando, y dirigiendo en el Country, así como lo ha hecho desde camillas de hospitales, pues bailar y diseñar es su pasión. Y aunque por salud ya no pueda asistir a los desfiles –como el de la Guacherna que tanto le gusta y no pudo gozar–, ella los lleva siempre en su corazón. 
 
 
Vestidos para el recuerdo
 
María Cecilia Donado, María Isabel Dávila y Daniella Donado han sido las reinas del Carnaval que escogieron a Julie como la encargada de su vestido más importante, el que portarían como soberanas de las carnestolendas en la Batalla de Flores. Vestidos que la diseñadora recuerda como si los hubiera hecho ayer y que aún admira a través de cuadros alrededor de su taller.
 

Etiquetas

Más de revistas