EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/140707
Perfil 17 de Diciembre de 2016

La vocación académica de Jesús María Acevedo

El usuario es:

Foto: Orlando Amador Rosales.

Jesús posa desde su casa en Barranquilla, donde convive con su esposa de hace cuatro años y su hijo, de año y medio.

INGUEL DE LA ROSA VENCE

A sus 29 años, este abogado barranquillero cuenta con tres especializaciones, una maestría y pronto culminará un doctorado. Su fortaleza es el Derecho Ambiental.

Dentro de las bondades que se le atribuyen a la generación millennial están el dinamismo que suelen tener estas personas para hacer mil cosas a la vez y su elevada ambición profesional, respaldada en un alto nivel académico. 
 
Jesús María Acevedo Magaldi bien puede ser la prueba del anterior anunciado. A sus 29 años ha conquistado, no solo a su esposa Luisa Fernanda Uhia, con quien lleva cuatro años de casado, sino, también, seis títulos académicos en la rama del Derecho y, como si no le bastara, pronto terminará un doctorado, por supuesto, enfocado en el estudio de leyes.
 
¿La clave para conseguir tantos títulos en tan poco tiempo? Pues, sencillo, él no se ha detenido en ningún momento desde que acabó sus estudios de bachiller en el Colegio Sagrado Corazón, en el año 2004.
 
“Soy honesto, he intentado detenerme. Por ejemplo, si en noviembre termino una carrera, digo: el próximo semestre me quedo quieto. Cuando llega enero me vuelve el tema del estudio y de nuevo me meto en otra cosa para complementar lo aprendido, porque en Derecho, cuando uno sale de la universidad, gradúa con un mar de conocimiento con un centímetro de profundidad”, dice el abogado, consciente de cuán necesario es estar en continua formación. 
 
“Ahí aplica la máxima que reza: entre más sé, me doy cuenta que menos sé. El Derecho es supercambiante, todos los días hay una reforma o algo por reformar, y si tú no estás en un proceso permanente de conocimiento, pierdes vigencia dentro del mercado laboral”, afirma.
 
Y la certeza con la que habla Jesús María se la da precisamente su academia: estudió Derecho (becado desde el segundo año) en la Universidad Libre, de Barranquilla. Se especializó en Derecho Minero y Petrolero, en la Universidad Externado de Colombia, y en Gestión Ambiental, en la Fundación Universitaria del Área Andina. También se especializó en Derecho Penal e hizo una maestría en Derecho Administrativo, en la Universidad Libre, de Bogotá. Ahora adelanta un doctorado en Ciencias Jurídicas, en la Universidad Rey Juan Carlos (España).
 
Por complicado que parezca, sus estudios y su trabajo en el bufete Acevedo Abogados Asociados (que fundó con su hermano mayor, José) no han limitado su realización en el entorno familiar. El tiempo junto a su esposa y su hijo Jesús David, de 1 año y 6 meses, “es sagrado”, en medio de los compromisos que debe asumir como abogado, docente, capacitador y consultor en legislación ambiental en entidades públicas y universidades.
 
“Todo está en el equilibrio. Al mediodía siempre trato de almorzar con mi esposa y mi hijo. Las noches y los fines de semana también son para ellos y si tengo que viajar, ya sea a España por el doctorado, o a dar conferencias nacionales e internacionales, siempre procuro que ellos me acompañen”, cuenta.
 
Defendiendo el medio ambiente. Después de culminar sus estudios de Derecho, en 2010 Jesús empezó a laborar en la Autoridad Ambiental del Cesar. Para la época se produjo un nuevo proceso sancionatorio ambiental, sobre el que se preparó muy bien hasta distinguirse por su trabajo. Fue allí donde descubrió que el Derecho Ambiental sería su fortaleza para darse a valorar en el ámbito laboral, si se tiene en cuenta que “es un campo que no es muy explotado, ni siquiera muy enseñado en las escuelas de Derecho”.
 
“El abogado no se puede quedar en lo de siempre, menos hoy con todos esos cambios tecnológicos y normativos. Eso es lo que les digo a mis alumnos”, dice.
 
Del panorama minero actual, valora el esfuerzo por controlar las canteras ilegales, mientras que en el tema ambiental reconoce la labor de las autoridades ambientales, aunque ve con preocupación la falta de cultura ciudadana que atenta contra el medio. Por eso, disminuir los ya considerados delitos ambientales es gran parte de su misión. 
 
Jesús fundó con su hermano mayor el bufete Acevedo Abogados Asociados.
 
 
LA CONCILIACIÓN 
 
A lo largo de su trayectoria, Jesús María siente que ha “desarrollado fortalezas litigiosas y conciliatorias”, por eso hace énfasis en cuán importante es la conciliación para llevar un proceso a feliz término. “Los mecanismos alternativos de solución de conflicto te permiten resolver situaciones de manera rápida sin acudir ante un juez. Muchas veces vale más ceder un poco a las pretensiones, llegar a un arreglo rápido y directo entre las partes, que irse a la pelea que no sabes cuánto va a demorar y menos cuál va a ser el resultado”.
 
Sobre la educación...
“Si no estás en un continuo proceso de conocimiento, pierdes vigencia en el mercado laboral”.
 
Sobre el abogado moderno...
“Ya no se puede quedar en lo de siempre, menos hoy con todos esos cambios tecnológicos y normativos”.

Etiquetas

Más de revistas