EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/141983
Perfil 18 de Marzo de 2017

La verdad hecha realidad de Juan Carlos Coronel

El usuario es:

Foto: Cortesía TM Comunicaciones

Alejandro Rosales Mantilla

El próximo abril, el cantante cartagenero presentará su nueva producción discográfica ‘Lenguaje universal’, que reúne, en español, clásicos del jazz estadounidense.

La escena es la siguiente: Juan Carlos Coronel canta a capella All The Way, de Frank Sinatra, en una mesa cualquiera de un restaurante de Sunset Boulevard, en Los Ángeles. En frente de él está sentado un señor de baja estatura y canoso que lo escucha detenidamente. El personaje es nada más y nada menos que el argentino Jorge Calandrelli, ganador en 2014 del Golden Score Award (algo así como el papá de los premios que entrega la Sociedad Americana de músicos, arreglistas y compositores), seis premios Grammy, dos nominaciones al Premio Oscar y muchos otros reconocimientos más.
 
En fin, ahí estaba el Coronel cartagenero, quemando su último cartucho con su potente voz, cerrando los ojos y dejándose llevar. A los 20 segundos de haber empezado Calandrelli lo interrumpe, le pregunta sorprendido que cómo la había aprendido, dónde, cómo.
 
La escena descrita podría formar parte de una película pero no es así. En un plano secuencia, una toma de cine que no se interrumpe, hace parte de la vida real, sucedió y le comenzó a dar forma a Lenguaje universal, el álbum que Coronel siempre tuvo en su mente, en su alma de artista.
 
 P  ¿Por qué el disco se llama ‘Lenguaje universal’?
 R  La música se constituye en la manera de comunicarnos de manera más directa y espiritual con el mundo entero, por eso es llamada el lenguaje universal. Incluso, la mejor manera de comunicarse con Dios y alabarlo es cantando bonitas melodías y a la gente le llega de una manera distinta, sensibiliza de una manera distinta, cuando tú le pones melodía, música, estás hablando del mismo ‘sol’, el mismo ‘do’ del pentagrama en Cartagena o en Seúl, estamos hablando de la misma genética de la música. Lenguaje universal sustenta eso, yo quería universalizar, globalizarme en la música, pero, sobre todo, entonar melodías que están en el consciente e inconsciente del mundo entero, pero traídas con mi idioma materno que es el español. 
 
 P  ¿Cuántos temas trae el disco?
 R  Hay 14 canciones del amplísimo cancionero del American Songbook. Traté de tomar las obras representativas y más versionadas por los mismos intérpretes americanos, de Sinatra hacia atrás y hacia adelante. Hay 14 canciones que sustentan este disco y le dan una diversidad, color y matices distintos de compositores diversos de los más grandes crooners o intérpretes del jazz norteamericano. Mi disco es abiertamente de jazz, de big band, sinfónico, un disco hecho en el escenario donde todo esto se originó.
 
El escenario del que habla Juan Carlos Coronel, donde grabó Lenguaje Universal es Capital Records. El mismo estudio por el que han pasado los más grandes músicos contemporáneos antes y  después de besar la gloria como Elvis Presley, Nat King Cole, Ella FitzGerald, Tony Bennett y Dean Martín entre otros. En ese lugar el intérprete cartagenero tuvo el honor de grabar un par de canciones con el mismo micrófono que usó Frank Sinatra, un Telefunken reluciente de 1950, o tener a su disposición el “estudio A de Capitol, con la puerta del B abierta para que cupieran los músicos de la Sinfónica de Los Ángeles”.
 
En su disco, que se presentará el próximo mes de abril y trae ‘himnos’ como What a Wonderful World y Kiss to Build a Dream On, de Louis Armstrong y traducida como El beso que imagino; también Strangers in The Night y All The Way, de Sinatra; por mencionar solo cuatro de los 14 temas, contó con lo mejor de lo mejor en el mundo del jazz como el trompetista Arturo Sandoval, la cantante Mónica Mancini, Al Schmitt, el único ingeniero de sonido que tiene una estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood, y, por supuesto, el gran Jorge Calandrelli.
 
El inicio. Todo comenzó, sin saberlo, en una casona del barrio Getsemaní de Cartagena donde nació Juan Carlos Coronel. En ese recinto Mercedes Vargas, su madre, cantante de bolero, lo influenció con los sonidos del jazz estadounidense.
 
“Afortunadamente mi mamá tenía muy buen gusto por la música y me lo transmitía, no me decía ‘escucha esto y apréndetelo’, no. En mi casa había un viejo equipo Garratt y yo tenía la facultad de poner surco por surco, sacaba el disco del plástico sin ponerle la yema de los dedos para no ensuciarlo, mi papá tenía unos parlantes grandísimos y yo escuchaba toda esta cantidad de música que mi mamá preseleccionaba y me decía qué quería oír (...) ese era mi desayuno, almuerzo y comida, yo me aprendía las canciones, no sabía hablar inglés y nunca tuve un profesor para aprender, todo era por imitación, no sabía qué decían las letras pero lo importante era que todas las melodías y las progresiones melódicas y armónicas alimentaron y prepararon mi oído.  (...) Cuando yo decido hacer este disco no es más que refrescar la memoria de todas las melodías de los clásicos y de la infinidad de canciones que se quedaron en el tintero, esto da para hacer los discos que tú quieras”.
 
 P  ¿Siente tranquilidad espiritual por concretar este proyecto?
 R  Total, me da tranquilidad, pero sobre todo me da la satisfacción que puedo poner en mi libreta un chulito de meta cumplida. Esto lo sentí, pensé y preparé hace más de 30 años cuando se me dio la oportunidad para cantar y grabar música tropical, enhorabuena, entonces tuve también esa experiencia, sustentado con la preparación de esa química que tuve en la casa con toda la música. Yo llego a remplazar al Joe Arroyo en la orquesta de Fruko y sus Tesos con apenas 14 años y me encuentro con ese choque emocional de decirme “bájate de la nube que aquí no vas a cantar bolero ni jazz, vas a cantar salsa y música tropical”. Con humildad asumí el reto. Igual yo ya traía información de la Fania, Cheo Feliciano, Héctor Lavoe. Entonces, finalmente uno es el resultado del entorno de donde vives, lo que te muestren y den. Yo enfrenté ese momento, lo tomé por el lado amable y comprendí que ese era el camino para darme a conocer y aprender, pero tenía entre paréntesis mi sueño interrumpido por tantos años. Hoy que tengo tantas millas acumuladas en la música, en el arte, los argumentos que me avalan para decir que soy determinante en cantar lo que quiero cantar, con quién quiero hacerlo y dónde yo quiero hacerlo.
 
Coronel sabe que estaba en el momento indicado para reinventarse, dar el giro, convertirse en un músico del mundo, “reestructurar todo”. También es consciente y lo señala: “si uno quiere tener longevidad en esta carrera, hay que hablar de una palabra que a mí me gusta mucho: ¡sorpresa!”.
 
Solo él sabe cuántas “depresiones, tristezas, llanto” y momentos en los que se sintió subvalorado padeció para finiquitar su “verdad hecha realidad”. “Todo lo que tuve que padecer, el desgaste emocional fue muy fuerte y lo sigue siendo, este disco me envejeció mucho por todas las frustraciones, la cantidad de “no” que me encontré en el camino. El que no esté seguro de lo que tiene, si la autoestima está abajo, claudica y se rinde antes de cumplir el sueño. Yo no”, declara de forma contundente, como el Coronel que es, con firmeza, pero también con la alegría de la Gente Caribe. 
 
Redes sociales del artista en caso de quieran comunicarse con él: www.juancarloscoronel.com
Instagram: juancarloscoroneloficial
FB: juancarloscoroneloficial
Twitter: @juancacoronel

 

Etiquetas

Más de revistas