EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/140897
Perfil 31 de Diciembre de 2016

La mirada global que tiene Raaida Mannaa

El usuario es:

Foto: Orlando Amador y archivo particular.

Raaida cursa una maestría en Innovación Social en la Universidad de Cambrigde. Es la única lationamericana en ese programa.

Sara Hernández C.

La barranquillera de 31 años es cofundadora y CEO de SocialBaq, una compañía modelo en el Caribe colombiano.

A Raaida Mannaa le cuesta explicar lo que hace cuando la gente le pregunta. “A mí me encantaría decirte que trabajo en un banco, pero no, en ese complique de mi labor está el sabor de lo que hago”, explica. Ella proviene de varias culturas, tiene un espíritu inquieto, es persistente y sabe cómo emplearlo.

La comunicadora social y periodista trabaja hoy en Barranquilla, mañana desde cualquier parte del mundo. Hoy está con una empresa y otro día con una ONG. Lo de ella es viajar, conocer personas, asesorar para dar paso a la creación o, de manera más exacta, promover la innovación a través de los procesos de diseño en los seres humanos.

Así nació SocialBaq, como una idea que gestó junto al también barranquillero Mario Varón, desde hace dos años. “Con él trabajé en metodologías de diseños para seres humanos. Le dije que tenía algo pendiente con Barranquilla y aunque estaba aquí, sentía que no era así. Él me dijo que sentía algo similar. Queríamos retribuirle a la ciudad lo que habíamos aprendido”, anota.

Producto de sus anteriores roles ella estuvo viajando por el mundo y gracias a eso, ella ha podido hacer contactos en muchas partes que SocialBaq pone a disposición de los emprendedores.

Hoy tienen tres líneas de trabajo, formación, facilitación y fomentación. En la primera línea ayudan a grupos de empresas, ONG’s o grupos de universidades a desarrollar habilidades y descubrir su potencial creativo. La segunda es con procesos de consultoría y con la tercera le retribuye a La Arenosa. “Nos consolidamos como empresa social porque utilizamos el conocimiento y los recursos que tenemos para apoyar emprendedores que quieren impactar socialmente. Los capacitamos en sus proyectos, los apoyamos y les servimos de mentores”, cuenta Raaida. Esto sin ningún costo.


Junto al príncipe de Noruega, Haakon Magnus, quien la invitó a compartir en Colombia la iniciativa ‘Global Dignity’, en el 2014.

En lo que está Socialbaq. Cuentan con el respaldo de otras entidades como la Cámara de Comercio y las universidades. “Ellos validan lo que hacemos, lo que tiene un valor clave”.

En Barranquilla han apoyado alrededor de 20 proyectos de emprendimiento en temas de formación y también a realizar las conexiones necesarias con inversionistas para apoyar su crecimiento. Además, en su listado incluyen más de 15 proyectos internacionales en consultorías y han formado a más de 20.000 personas en países como México, Panamá, Estados Unidos, Italia, Rumania y Grecia.

“Nosotros creemos que hay una manera de replantear las cosas que uno hace, reconocerlas, rediseñarlas siempre pensando en que nuestros usuarios son seres humanos”, explica sobre la labor que hace en socialBaq.


Raaida proviene de una mezcla de parientes árabes, brasileros y es colombiana, lo que fue “un complique” cuando pequeña, hoy es su “mejor arma”.

Así descubrió su labor. Ella siempre ha tenido la fiel convicción de que cualquier cosa que haga alguien debe hacerla buscando un impacto. Por eso Raaida sabe dónde pisar y dónde proyectar sus pasos.

No siempre tuvo este campo de acción, en algún momento fue periodista. De sus anteriores roles ella destaca dos áreas: la comunicación para el impacto social y los procesos de innovación centrados en seres humanos. “Es ver la comunicación como una herramienta para innovar, conectar y reflejar”.

Raaida trabajó un par de años en procesos de internacionalización en la Universidad del Norte mientras culminó sus estudios. Luego se ganó la beca Jóvenes Líderes Iberoamericanos. “Por todas las culturas que me rodean siempre he sido multicultural y esta fue la primera oportunidad de entender que como barranquilleros tenemos la misión de exportar lo que hacemos”.

Después ganó otra beca en periodismo con el diario El Mundo, esta vez en la Universidad San Pablo Ceo, en España. Volvió a Barranquilla con la convicción de que lo suyo era el periodismo y luego cambió de parecer. “Entré en una de esas crisis, no sabía lo que hacía, sabía que la prensa era importante pero desconocía hasta qué punto podía permitirme explorar el impacto social y decidí parar todo”.

Así es ella, una mujer de decisiones, para quien ser caribe es armarse de los pedazos, construirse a partir de la diversidad, conocerse y reconocerse a través de las diferencias y exportarlas. Así pasó en su caso. Hoy busca que las ideas que impulsa se gesten y evolucionen, pero, ahora, desde La Arenosa para el mundo.

Etiquetas

Más de revistas