EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/142813
Perfil 06 de Mayo de 2017

La apuesta de Memo Orozco en Barranquilla

El usuario es:

Foto: Orlando Amador.

Memo Orozco posa desde la sala de su vivienda, ubicada en el norte de Barranquilla.

Loraine Obregón Donado - @lore013

Este argentino está radicado en la Arenosa hace dos años. Hoy sigue dirigiendo ‘Sábados felicitos’, presentando ‘shows’ infantiles y consolidando su productora.

Toqué el timbre y las puertas se abrieron. Entré y dirigí la mirada al lado izquierdo, guiada por la voz de una niña y la de un hombre adulto que intentaban ponerse de acuerdo. Al ver y detallar a las dos personas, reconocí a Guillermo ‘Memo’ Orozco, el que entrevista a niños en las noches de Sábados felicitos.
 
El saludo entusiasta de Memo no se hizo esperar, aunque estuviera haciendo un casting. Al terminar, pidió unos minutos, se trasladó hacia el balcón y allí tomó un cenicero, un cigarrillo y una cajetilla empezada. Caminó hasta la mesa que acompañaba los muebles de su sala, prendió el cigarrillo y se lo puso entre los labios. Se excusó y explicó que la nicotina lo ayudaba a trabajar al 100%, a soportar  la carga de estrés que le generaba el trabajo.
 
Empezó a hablar y no pudo evitar bromear con su segundo nombre, Yuri, pues, según él, la “creatividad” del nombre se la debía a su padre. Sobre su nacionalidad dijo que resulta un misterio para las personas, “así como la edad de Amparo Grisales”; y pese a que muchos piensan que es colombiano, él nació en Argentina.
 
Su tic nervioso en los ojos fue evidente mientras recordaba que, debido a que su padre fue médico, su familia y él se vieron obligados a trasladarse, con frecuencia, de un lado a  otro. Llegó a vivir en Medellín, Bucaramanga, Pamplona, Cartagena, Bogotá y Barranquilla.
 
Sus inicios. En Barranquilla, a mediados de 1981 empezó a estudiar medicina y, paralelo a esto, se dedicó a consolidar un grupo de rock llamado Burbujas de Acero, considerada una de las primeras agrupaciones de este género en la ciudad. 
 
Después de un tiempo, decidió retirarse de su carrera universitaria para generar ingresos. Incursionó en la publicidad y llegó a trabajarle al rancho del Jean, Tánatos, Líbidos, entre otros almacenes ubicados en la Arenosa.
 
En búsqueda de empleo, recordó que llegó a Caracol Radio y se desenvolvió como ejecutivo de ventas. Después terminó haciendo un personaje para la emisora Radio Activa. Luego, trabajó en Telecaribe, Radio Activa y RTI televisión, donde presentó los programas Rompecocos y Magazine.
 
También estuvo en la Súper Estación y Radio Activa en Bogotá. Presentó el Fenómeno del niño en RCN, el Último grito y Locos videos, de Caracol Televisión. Estuvo en la dirección de comerciales y campañas sociales.
 
Hizo circo y estuvo al frente de la organización y montaje de shows y eventos. Para el público adulto también tuvo lo suyo,  realizó capacitaciones empresariales, conferencias de ventas, calidad y seguridad industrial. 
 
En la Arenosa. Orozco siguió relatando sobre su vida sin dejar a un lado la mechera con los cigarrillos. Expresó que hace dos años está en la capital del Atlántico, junto a su pareja Juny Hoyos e hijos menores, como dice él, “para probar suerte”. Así, trabaja en la creación y montaje de su agencia de publicidad y empresa de casting. 
 
Por otro lado, reconoció que llegó a la Costa a demostrar que “aquí hay talento y potencial, de hecho, esta ciudad es un mercado en crecimiento”. Su proyección es montar una productora para abrirle las puertas a futuras ‘estrellas’. 
 
Dio a conocer que recientemente ha realizado presentaciones especiales dedicadas a los niños en Barranquilla y distintos rincones del país.
 
Memo asegura que su tiempo libre lo dedica a sus hijos. En la foto  está junto a  los dos menores: Jerónimo y Samuel.
 
Empatía con los niños. Mientras su mente traía recuerdos y prendía su quinto cigarrillo, Memo, quien es humorista, presentador y artista, pidió que le trajeran el premio India Catalina que recibió en marzo de 2010, gracias a su programa Sábados felicitos. Al tenerla entre sus manos, sus ojos brillaron como un diamante, tomó un paño con brilla metal y lo frotó hasta desprender cada partícula de mugre. Paralelo a esto, mencionó que gracias a Sábados felicitos tuvo la oportunidad de compartir con niños de todos los estratos y perfiles. 
 
Explicó que al cumplir cinco años al aire decidió darle un pare, con el fin de que el público empezara a extrañarlo. Hace dos meses, regresó a las pantallas de los colombianos y en esta temporada “llegan niños de todo el país. La escenografía cambió, ahora es una juguetería. Además, en la emisión los pequeños pueden competir con sus respuestas y pueden ser vistos a través de cámaras escondidas”.
 
Sustentó que, “los adultos tienden a pensar que los niños de cuatro o seis años hay que hablarles como si fueran unos bobos y no es así. Hoy por hoy, esta generación sabe de tecnología y otros temas, más que una persona de 30 años. Ellos son muy inteligentes”.
 
Memo Orozco continuó limpiando su India Catalina y comentó que, a través de ellos, ha aprendido el verdadero significado de la inocencia, transparencia, sinceridad y espontaneidad.
 
Los más pequeños son su más grande admiración, porque “cuando dicen algo lo hacen sin tantos prejuicios. Su única preocupación es que los demás se den cuenta de que ellos saben. Son así, impredecibles, porque no vienen con instrucciones al respaldo”. 
 
Vivir en la Arenosa...
Estar afincado en Barranquilla para él significa enfrentar las situaciones con calma, tomarse un totumazo y desayunar con arepa de huevo. Afirmó que esta ciudad hoy da pasos en mejoras, que va camino a la modernidad y que tiene aires que lo traslada a Miami, Estados Unidos.
 
Lección de vida...
“Los niños me han enseñado el verdadero significado de la inocencia y la sinceridad”.
 
Según él...
“En Barranquilla hay mucho talento y potencial. Esta ciudad es un mercado en crecimiento”.
 
 
 
 
 

Etiquetas

Más de revistas