EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/140890
Perfil 31 de Diciembre de 2016

Joseph Daccarett, un hombre sin agüeros

El usuario es:

Foto: Orlando Amador

El empresario Joseph Daccarett junto a sus hijos Joelle, Michelle y Joseph.

Osnaider Torres

El empresario barranquillero habló con Gente Caribe y contó cómo es su ritual para recibir el año nuevo.

Vivir la Navidad y recibir el año nuevo en familia es el propósito que siempre ha cumplido el empresario Joseph Daccarett.

A sus 62 años, Dacarett cree fielmente que esta es la época perfecta para reforzar los lazos familiares, además de compartir y agradecerle al Todopoderoso las bendiciones que ha recibido durante el año.

Por otro lado, este barranquillero rememora que para esta fecha, en años anteriores se reunía con sus hijos y esposa para esperar la media noche y desearse un feliz año nuevo. En la actualidad, Dacarett cuenta que conservar la tradición no ha sido fácil, pero gracias a las profesiones de sus hijos Joelle, Michelle y Joseph Daccarett, que los obliga a quedarse en la ciudad durante la época, abrazarlos cuando el reloj marca las 12 no resulta tan difícil, aunque después ellos salgan a cumplir sus compromisos con sus parejas sentimentales.

“No recuerdo haber pasado una Navidad lejos de ellos (sus hijos). Esa fue una promesa que hice con su madre cuando tomamos la decisión de separarnos. Hasta el día de hoy, sin importar dónde, hemos podido cumplirla por la buena relación que mantenemos”, agrega.

Su ritual para recibir el año nuevo incluye comida y bebida, como tradicionalmente hacen las familias barranquilleras. Sin embargo, manifiesta no tener agüeros, aunque haga el brindis y se tome la copa de champán mientras suenan los pitos, se coma las doce uvas y se mantenga atento al desarrollo de los primeros doce días del mes por la creencia de que estos determinan cómo transcurrirá cada mes del año.

“En esta fecha nunca falta la bebida, pero el de las uvas lo cumplo por complacer a mis hijas, sobre todo a Michelle que es fiel creyente de estas supersticiones. De los tantos que tiene siempre cumple el de pasear con la maleta por la calle para que hayan muchos viajes”, comenta.

Aunque para él, que advierte ser fiel creyente de Dios, estas prácticas no tengan significado alguno, su hija Michelle, por el contrario manifiesta que siempre le han funcionado.

“Es algo que procuro hacer siempre. Recuerdo que una vez estuvimos en Viña del Mar y después del feliz año bajé del hotel para darle la vuelta a la piscina con mi maleta. Siempre procuro agarrar la más grande. Todos hacían grabaciones con sus cámaras y se quedaban mirando”, relata Michelle entre risas.

El empresario barranquillero, aunque se define bueno para la culinaria, el menú para recibir el año nuevo prefiere mandarlo a praparar para disfrutar mejor el tiempo, porque su mayor alegría es estar al lado de sus hijos y demás familiares en esta fecha tan importante.

Currículum vitae

Nacimiento: 6 de agosto de 1954.
Estado civil: separado.
Estudios realizados: egresado del colegio Sagrado Corazón. Administrador de empresas de la Universidad Autónoma del Caribe, especialista en Economía y magister en Administración de la Universidad del Norte.
Sus pasatiempos: la lectura, el cine histórico, hacer ejercicio, salir a caminar, cocinarle a sus tres hijos y tocar su guitarra.

Etiquetas

Más de revistas