EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/129695
Perfil 04 de Enero de 2014

Jessica De La Peña recibe el 2014 con positivismo y disciplina

El usuario es:

Foto:

Ana Milena Pugliese Araújo

La presentadora de noticias generales del canal RCN habló sobre su vida con revista GENTE CARIBE en su apartamento en Barranquilla, y nos contó en exclusiva cómo le dio la bienvenida al nuevo año.

La muerte repentina de Diomedes Díaz tomó a los medios de comunicación por sorpresa. En el caso del canal RCN, el cubrimiento del suceso le fue asignado a Jessica De La Peña Camargo, quien con la valentía, coraje y el profesionalismo que la caracteriza, viajó a Valledupar y tomó las riendas de la noticia detalle por detalle —entre lágrimas y sollozos de los seguidores del difunto, y cómo lo había mencionado el cantante en una entrevista, entre vendedores de chicle, gaseosas y pastelitos—.

La presentadora asegura que el gran sacrificio fue haber pasado el 25 de diciembre en la capital mundial del vallenato, siendo que tenía planeado compartir con su familia en Barranquilla. Sin embargo, confiesa que disfruta tanto el reto de informar con veracidad y precisión, que vio su viaje como una oportunidad para ampliar su experiencia en cubrimientos de todas las áreas de la información.

Menciona la muerte de Hugo Chávez, pasando por la santificación de la Madre Laura, la clasificación de Colombia al mundial, y ahora la muerte de Diomedes. “Mi mamá lo entendió perfectamente y ya ellos están acostumbrados a mi trabajo. Es que nos guste o no nos guste Diomedes, esto es histórico. Es el cantante que más copias ha vendido en toda Colombia, un hombre polémico, todo un personaje. Es un honor para mí haber hecho el cubrimiento. Y sí, es triste que me haya tocado la Navidad allá, pero este es uno de los sacrificios que se hacen cuando se ama la profesión. En mi caso la reportería, la investigación, la gente, la calle, la noticia”.

Es que a Jessica le apasionan los ‘corre corre’. Confiesa que tiene la agenda del día programada por horas y que todo puede dar un vuelco completo si pasa algo de última hora. Cuenta que trabajó el 31 de diciembre hasta las 8 de la noche, y de inmediato tomó un vuelo a Barranquilla para celebrar el año nuevo junto a los suyos, comer las 12 uvas, salir con la maleta y... ¡bañarse de pies a cabeza con champaña!

“A las 12 de la noche me tiro la champaña encima para atraer prosperidad. Eso me lo enseñó Andrea Serna, una de mis grandes amigas en el canal, y llevo haciéndolo desde hace diez años. La copa me la echo encima literalmente, y cero blower. Al parecer sí funciona”.

Dice que el primero de enero es el tiempo de ‘perecear’ en familia, y agradecer a la vida por un año más juntos. “El 31 me pone más sentimental que el 24 de diciembre. Llega la nostalgia y el tiempo de analizar las metas y objetivos”.

El resto del año, la presentadora de noticias generales de RCN, se levanta a las 4 de la mañana. “Estoy a las 5 en el noticiero y mis días se acaban tarde. Nos maquillan de 5 a 6, y a esa hora reviso libreto para estar lista en la emisión de 6 y 25 de la mañana, hasta las 8 y 25. Pero desde que me levanto estoy oyendo radio y leyendo periódicos en Twitter para enterarme de las novedades”.

A esto agrega que para ella es fundamental dormir siete horas en la noche, ya que a las 4 de la mañana al despertar necesita estar lúcida. “Soy una mujer de madrugar, mi vida social es en el día. Nunca he sido rumbera, no tomo trago y no fumo. Eso está en los genes porque ese estilo de vida lo he aprendido en casa. Esa disciplina me ha llevado a donde estoy”.

Menciona, con una sonrisa entre labios, que en el canal la llaman “memoria prodigiosa” ya que para ella no es ninguna hazaña improvisar ante un suceso de última hora.

“Leer te da vocabulario y una memoria increíble. Improvisar implica buscar en el cerebro la información que se tiene previamente recopilada, como si fuera una enciclopedia. Es en ese momento, en cuestión de segundos, donde uno se acuerda de lo que ha leído, escuchado y visto sobre el tema y habla con propiedad ante las cámaras”, relata De La Peña, agregando que es por ello que no pasa un día en que no lea periódicos. “La memoria es un disco duro”.

Pero no solo ha sido así de disciplinada en los 15 años que lleva de carrera en uno de los canales con mayor raiting en la televisión colombiana.

“Soy disciplinada y exigente en mis cosas personales, y además en otra de mis pasiones, el deporte. Tengo varias metas a nivel deportivo y una de ellas es correr una maratón completa, de 42 kilómetros”, cuenta la presentadora, quien ya tuvo la oportunidad de correr una media maratón —de 21 kilómetros— en Medellín. Además, estará el próximo 2 de febrero en una carrera de igual distancia en Miami.

“Nunca había sido deportista de carreras ni de alto rendimiento, que implica trotar y nadar. Para mí el deporte era el gimnasio, y yo nadé toda mi vida hasta los 18 años. Entre mis metas también está hacer un triatlón, que es bicicleta, nadado y trotada. Las tres disciplinas. El otro año sacaré el tiempo para eso”.

El entrenador de Jessica en Bogotá es Will Vargas, quien tiene un grupo llamado Good Will Runners. Y en Barranquilla, De La Peña se inició trotando con ‘Los Chipis’, un grupo de amigos que entrenan en la madrugada, cuyo líder es Pepe Curvelo. Ella asegura que son muy unidos y es un momento de esparcimiento que considera muy agradable.

más personal. Cuenta que en un futuro se visiona como madre, teniendo una familia. Dice que su punto débil son sus sobrinos, Ciro de 2 años, y Gabriella de 6, sus “grandes amores”. “Eso no tiene que ser en el 2014. Es algo que tengo proyectado a futuro”.

Menciona que Barranquilla es una ciudad que le cambia “el chip” y que aunque Bogotá es una ciudad con la que está muy agradecida, porque allá ha estado su trabajo, tiende a ser un poco abrumadora y “consumirlo a uno un poco”. Ello lo justifica con el tráfico pesado y el clima.

“Yo soy costeña, me gusta el calor y el sol. Es que yo veo el sol y el estado de ánimo me cambia inmediatamente”.

Ha considerado devolverse para Barranquilla pero no descarta la posibilidad para un futuro. “Puede que me quede trabajando en Bogotá y venir todos los fines de semana. Una cosa es lo que uno quiera, y otra es lo que Dios nos tenga destinado”.

Su familia. Sus padres son Ricardo De La Peña y Cecilia Camargo, y ambos viven en Barranquilla, la ciudad que vio crecer a Jessica desde los 5 años de edad, cuando llegó de Estados Unidos, país donde nació.

“También debo mencionar a mi tía Álix Camargo, yo le digo Mami Álix, porque ella ayudó en mi crianza cuando llegamos del exterior”. Jessica tiene tres hermanos. Lily De La Peña, y dos hermanos por parte paterna que residen en Estados Unidos, Sandra y Luis.

Lo académico. Su primer trabajo fue en el Noticiero Televista, del Canal Telecaribe, cuando tenía 20 años. Al año, la llamaron de RCN porque estaban montando el canal y querían hacerle una prueba. “Duré alrededor de siete meses presentando en Televista de lunes a viernes, mientras estudiaba comunicación en la Universidad del Norte, y presentaba en Bogotá con RCN los fines de semana y días festivos”.

Relata que su primera prueba la hizo con Jorge Alfredo Vargas, quien desde esa tarde se convirtió en uno de sus grandes amigos.

Dice que a los siete meses de estar con esa rutina, viajó a Bogotá a dedicarse por completo a RCN, pero con la condición de no atrasarse en la universidad, por lo que homologó las materias del último semestre en la Universidad Javeriana.

“Ya son 15 años de estar metida en los hogares colombianos, a través de la televisión. Uno ya forma parte del diario vivir de las personas. He pasado por todos los horarios y áreas. Eso es lo que da bagaje y propiedad para lograr la credibilidad por parte de los televidentes”. GC

Twitter: @AnaMilenaPug
Porducción: Roberto Martínez
Asistente: Patricia Osorio
Maquillaje y peinado: Walter Molano
Agradecimientos:  Triple A sede norte - Angie Choperena

Etiquetas

Más de revistas

LO ÚLTIMO DE REVISTAS