EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/145265
Perfil 23 de Septiembre de 2017

Giraldo Mituoka, el maestro ronero cubano-japonés

El usuario es:

Foto: Jesús Rico

El maestro Mituoka posa sonriente en el interior de la bodega Casa Santana, con su indumentaria de trabajo.

Loraine Obregón Donado - Instagram:@lore013

Sus padres son japoneses y él nació en Cuba. Es ingeniero químico y hace 15 años llegó a Barranquilla con su conocimiento cubano para producir ron de primera calidad.

Ver por primera vez a Giraldo Mituoka Kagana deja en evidencia que es de ascendencia japonesa. Pero escucharlo hablar revela su origen cubano. 
 
Como si relatara un cuento narra que llegó a Barranquilla en el 2002, a causa de que el inicio de su vida laboral  estuvo ligado a la producción de azúcar y sus derivados. 
 
Vivir en Cuba le dio la oportunidad de ejercer en el Ministerio de la Azúcar (MINAZ) desde 1974, año en el que obtuvo su título como ingeniero químico. 
 
Mituoka señala que en ese momento le fue asignada una fábrica de levadura torula, en la que conoció primero la producción y luego dirigió esta levadura. En 1981 pasó a trabajar en una central azucarera, durante cinco años.
 
Allí se dedicó a la dirección por turno de la producción azucarera y en periodo de reparaciones fue jefe de mantenimiento. Esto culminó en 1986. Su experiencia le sirvió para ser nombrado, por la delegación provincial de MINAZ en Ciego de Ávila, jefe de producciones derivadas del azúcar. De modo que dirigió la producción de la destilería, la ronera, fabricación de levadura torula y alimento animal, entre otras.
 
Menciona que a partir de ese momento tuvo cercanía con las bebidas alcohólicas y los rones.
 
“Nosotros teníamos una destilería en Cuba y nos dieron la tarea de trasladarla a ronera, así que empezamos a hacer todas las gestiones para la inversión. Nos tocó adecuarla, producir aguardiente de caña y alcohol extra neutro. Esta inversión conjunta inició en el 86 y en el año 87 se dio la producción de ron con carácter mercantil. Yo tenía a mi cargo la parte técnica de esas producciones. Al inicio hicimos rones ligeros y adecuamos el agua porque allá era de pozo profundo”, explica Mituoka.
 
Asegura que en este punto contaban con aguardiente de caña, alcohol extra neutro, agua más los toneles de madera de roble blanco americano. Después de esto, fue necesario acelerar este proceso, porque el objetivo era producir rones de exportación. En el año 90 la fábrica donde laboraba le fue asignada la primera línea de producción mecanizada para envasar y etiquetar el ron.
 
Rememora que la situación les exigió la elaboración de un producto de calidad para el mercado internacional, pues ya contaban con una marca. 
 
Lograron comercializar las bebidas a una empresa encargada de exportarla y de distribuirla a nivel nacional. Poco a poco fueron escalando hasta llegar a rones de alta gama. Su trayectoria fue el boleto para llegar a suelo barranquillero, donde introdujo la tecnología cubana para la producción de ron.
 
“En esta ciudad ya había pasado dos generaciones de cubanos que iniciaron el negocio y yo vine a nombre de la empresa Tecnoazúcar y continuamos el trabajo del desarrollo de la industria ronera. Mi tarea con el equipo técnico fue el de elevar la calidad del ron. Iniciamos con rones clásicos, pero ligeros. Después tuvimos que crear el 9, 12, 15, 21 años y  ahora un extra oro. Esta obra ha ido evolucionando a través del tiempo y le hemos hecho mejoras para alcanzar un gusto universal”. 
 
Su trabajo lo ha llevado a ser reconocido en la ciudad. Y como para ser maestro ronero es necesario estar ligado al mundo de la producción del ron durante muchos años, además de trabajarlo y aprender sobre el tema, Mituoka se ha ganado con dedicación y entrega este título.
 
Reitera que es cubano 100%, de la ciudad de Morón. Sin embargo, algunas costumbres de Japón atraen su atención. Su paladar no engaña a sus raíces. Este está adaptado a la gastronomía japonesa sin dejar de lado la comida de Cuba y la barranquillera.
 
Considera que en la Arenosa realizan ron de calidad y hace una comparación entre este con el de Cuba. “Mientras el de Cuba es de aguardiente de caña un poco cargado de congéneres, el de Barranquilla se realiza con aguardiente más liviano”. 
 
 
Mituoka destaca que ha pasado gran parte de su vida fabricando buenos rones, así como también los ha podido disfrutar. Su jornada laboral es de lunes a sábado y los domingos descansa, pero los toneles siguen su curso: trabajando. 
 
Desde el siglo pasado ha tenido la oportunidad de exportar ron. Uno de los primeros países fueron España e Italia. Actualmente exportan a Estados Unidos, Chile, México, Canadá, Ecuador y Perú.
 
A lo largo de su ejercicio profesional ha brindado conferencias sobre el ron y licores en el Sena y en Expodrinks. 
 
Asegura que se siente tan barranquillero como el que nació acá. Juega dominó y tiene muchas costumbres de la ciudad. Considera que su tercera patria es Colombia. De hecho, le gusta el himno del país, su selección y sufre cuando Junior pierde.
 
Expodrinks. El maestro ronero explica que el año pasado participó por primera vez en este evento. Y estima que es idóneo para disfrutar alrededor del ron, el vino y otras bebidas alcóholicas. Es, según él, un espacio majestuoso, en el que cada persona lleva un mensaje contundente y muy significativo.
 
Agrega que “es una celebración que merece ser cultivada, enriquecida y conservada, porque resulta interesante para la ciudad”.
 
Sobre su origen...
“Yo me considero cubano 100%. Sin embargo, me gustan algunas costumbres de Japón”.

 

Etiquetas

Más de revistas

LO ÚLTIMO DE REVISTAS