EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/129756
Perfil 11 de Enero de 2014

El proyecto de vida de Pamela De Moya

El usuario es:

Foto: Orlando Amador

A pesar de sus viajes, Pamela no deja de elogiar a Barranquilla. “Es la ciudad que me vio crecer. Un destino sin límites”.

Ana Milena Pugliese Araújo

La barranquillera de 22 años es profesional en negocios internacionales y una de las propietarias de la empresa Tutoreando Colombia.

Para Pamela De Moya Sánchez todo lo que tenga que ver con viajes, aventuras e irse de ‘mochileo’, va de la mano con sus pasiones. No en vano la barranquillera de 22 años, egresada de negocios internacionales de la Universidad del Norte, aprovechó su estadía en Costa Rica tras un año académico de intercambio y pasantías profesionales, para ir a conocer Centroamérica.

Desde pequeña soñaba con codearse con personas provenientes de todo el mundo. Fue por ello que se planteó el reto de enfrentarse a lo desconocido con una mochila, dos pares de jeans, una cámara fotográfica y otros utensilios básicos.

Sabía que faltaba poco para volver a Colombia así que el 8 de diciembre de 2012, tomó un avión con rumbo a El Salvador, donde conoció las ruinas mayas. Posteriormente, tomó un bus a Guatemala y estuvo en Tikal, un lugar que describió como un sitio soñado y energético. Luego viajó a ciudad de Guatemala y a Copán, en la frontera con Honduras. A su paso por las diferentes locaciones, Pamela no desperdiciaba ni un minuto para tomar fotos y apuntes de las curiosidades que encontraba, para luego escribirlas en su blog pamelasnz.blogspot.com.

“Se trata de echar mochila al hombro, comer y dormir donde te agarre el viaje. Me hubiera encantado ir a México pero debía devolverme a Colombia”.

Sobre su vida... “Quiero enfocar mi carrera a la rama educativa, para brindar asesoría y ayuda a quien lo necesite”.

Su viaje continuó en Tegucigalpa, donde durmió una noche. Camino a Nicaragua, el bus llegaba directo a Managua, pero su deseo era ir a Granada, ciudad que asegura tiene un encanto similar a Cartagena. Al salir, visitó Masaya y compró recuerdos para traer a Colombia. Después tomó un bus hacia la ciudad de León, y al día siguiente regresó a Costa Rica para tomar su vuelo a Colombia.

“Todo fue muy rápido. Me bajaba en un lugar, conocía y me iba de inmediato a seguir viviendo experiencias. Regresé a Barranquilla con muchas expectativas y recibí mi grado como profesional”.

su empresa. Expresa que al volver, la vida le presentó una idea de negocio a partir de una situación familiar. Su hermana Valentina estaba teniendo falencias en el colegio, y Pamela se apersonó del caso. “La orienté académicamente hasta que se niveló. Los resultados fueron tan sorprendentes que decidí llevar a mayor escala esa tutoría, al lado de mi socia, Marisol Montaño”.

Ahí nació Tutoreando Colombia, una empresa que brinda alternativas académicas a niños, jóvenes y adultos, para nivelar las falencias o vacíos que tengan en cualquier área. “La palabra tutorear viene de guiar y conducir. El objetivo es darle al cliente una opción para abordar sus problemas y encontrarles una solución”.

La barranquillera agrega que de acuerdo a la necesidad o requerimiento de la persona que solicite el servicio, se le asigna un tutor o aliado que se adapte a la edad y a la circunstancia. “Van 5 meses de haber empezado como empresa con sede en Bucaramanga, pero prestamos servicio en otras ciudades. Y hasta en el exterior, porque para eso está Skype y los programas que ofrecen comunicación instantánea con personas en otros países. Por ello tenemos asesorías virtuales”. La página es www.tutoreandocolombia.com.

Más que un viaje. Para Pamela su experiencia por Centroamérica fue más que un viaje. Expresa que fue tan solo el comienzo de un recorrido por el mundo, en el que planea decirle al resto de personas que Colombia “no es guerra, ni drogas”. Su objetivo es ir rompiendo paradigmas.

Concluye con que tiene en mente seguir viajando por Suramérica y enseñarle a la gente que hable desde su experiencia y no “desde sus prejuicios y las cosas que escucha”.

Su familia. Es hija de Alexander De Moya y Viviana Sánchez. Tiene tres hermanos en Bucaramanga, Fania, Francy y Justi, y su hermana por parte de madre, Valentina Gutiérrez. “Vale es un pedacito de mí. Es mi adoración y nunca dejaré de velar porque no le falte nada”, expresa Pamela.

Hoy en día vive con su abuela materna Amparo Montero, de quien asegura es un ser que la ha orientado y acompañado en cada una de sus decisiones. GC

Twitter: @AnaMilenaPug

Etiquetas

Más de revistas