EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/148236
Perfil 31 de Marzo de 2018

“El autismo no es una enfermedad, es una manera de ver la vida diferente”: Mariolis Rojas

El usuario es:

Foto: Orlando Amador Rosales

Mariolis afirma que el apoyo de su familia y amigos cercanos “ha sido esencial” para sacar adelante el proyecto Fundautismo.

Daniela Murillo Pinilla- @DanielaMurilloP

La barranquillera Mariolis Rojas lidera Fundautismo, una iniciativa que tiene como fin mejorar la calidad de vida de personas diagnosticadas con esta condición.

Mariolis Rojas Rojas nunca pensó que su vida daría un giro de 180° cuando supo que estaba embarazada. Pensó, como toda madre, que la llegada de su primer hijo a su vida y a la de su esposo implicaría cambios en su rutina, pero jamás se imaginó que terminaría por modificar sus proyectos profesionales y personales. 
 
Estudió Finanzas y Relaciones Internacionales y siempre se consideró como una mujer “apasionada por los números, la administración y la contabilidad”. Sin embargo, a los dos años de vida de su hijo Juan Sebastián, Mariolis fue notificada que su primogénito había sido diagnosticado con autismo. 
 
“Inicialmente no tenía ni idea de qué se trataba esta condición, ni cómo se podía manejar. En un principio pasé por un momento difícil porque incluso atravesé por una etapa de duelo: comencé en la negación hasta llegar al momento en el que acepté toda la situación. Pero, decidí no quedarme ahí. Me puse a la tarea de trascender, de investigar y leer sobre el tema y de involucrar a toda mi familia a superar juntos este reto”, contó la barranquillera. 
 
Mariolis recuerda cómo en ese entonces alguien le dijo que su hijo “se convertiría en un diamante en bruto” y que dependía de ella “pulirlo para dejar que brillara en la sociedad”. Se dedicó a estudiar Licenciatura en Educación Especial, con el fin de, no solo entender en profundidad a su hijo, sino también para ayudar y apoyar a otros papás que atraviesen una situación similar. 
 
“Después llegó mi segundo hijo, quien fue diagnosticado con el Síndrome de Asperger, también autismo, y ahora con mi tercer hijo nos encontramos en proceso de diagnóstico, pero aún no le han definido su condición. Con estos sucesos decidí que era hora de crear una fundación y empezar a unir los hilos de personas con los mismos ideales, pues siempre es necesario tener una organización que te apoye cuando no sabes qué hacer”, explicó. 
 
En compañía de la terapeuta Jazmín Rojas realizaron, hace tres años, un primer encuentro “espontáneo” con papás de niños con autismo de la ciudad, en el parque El Golf. Al siguiente año organizaron una serie de charlas con las familias con la intención de “mostrarles la importancia de no limitar al niño y alentarlo en su proceso de aprendizaje”. 
 
Mariolis Rojas posó en su casa en compañía de su esposo Javier Martínez y sus hijos Francisco Javier, de 13 años, Cristóbal José, de 5, y Juan Sebastián, de 15.
 
Pese a estos esfuerzos, Mariolis confiesa que en la actualidad “muchos colegios de Barranquilla no tienen como prioridad la inclusión”. Además, agrega que resulta esencial que las instituciones educativas acepten a los niños sin una maestra sombra, que son las tutoras que acompañan en todo momento al niño para ayudarlo a retomar la concentración cuando se dispersa o cuando necesita alguna ayuda, pues la idea es que ellos fomenten cada vez más “su independencia”. 
 
En la actualidad, la barranquillera Mariolis Rojas se encuentra materializando su proyecto más grande: Fundautismo, una iniciativa que fundó junto con el apoyo de familiares y amigos cercanos. 
 
“Nuestra misión como fundación es educar a la sociedad y al núcleo familiar. Además de ser un grupo de apoyo de padres y familiares de las personas diagnosticadas, nos hemos puesto la meta de preparar a las personas para que cada día tengan una mayor aceptación con los niños, adolescentes y adultos con autismo. Hay que mostrar la otra cara de este tema y comunicar que no todo es malo”, agregó. 
 
Para Mariolis otro de los retos que tienen en este proyecto es poder “derribar los mitos y prejuicios que hay alrededor del tema”. 
 
“En primera instancia hay que resaltar que el autismo no es una enfermedad, es una condición y una manera de ver la vida diferente. No se trata de niños y adultos que, como dice la gente, ‘viven en otro mundo’, pues ellos tienen los pies bien puestos en la tierra. Además, es fundamental que la sociedad deje de tildarlos como ‘autistas’, porque más allá de su condición, son personas, y otro aspecto que no está bien es que la gente suele usar esta palabra para referirse despectivamente y ofensivamente a otra persona. Lo correcto es referirse a las personas diagnosticadas como niños o adultos con autismo”, estableció.
 
Con el propósito de homenajear el Día Mundial de Concienciación sobre el Autismo, que se celebrará el 2 de abril, Mariolis, junto con los integrantes de su fundación, llevarán a cabo mañana el tercer Encuentro Festiautismo Antonia Guerrero, a partir de las 2 de la tarde, en el parque Paseo de la Castellana. 
 
“La idea es que todos podamos asistir vestidos de azul para apoyar a las personas diagnosticadas y participar de diversas actividades. Se va a estar dando información sobre la condición y la importancia de la inclusión, se contará con el apoyo de una neuropediatra, habrá rumbaterapia y padres de familia podrán contar sus experiencias con otros”, manifestó. 
 
Hoy Mariolis afirma que sus hijos cambiaron su vida y se convirtieron en sus maestros. 
 
“Nunca pensé que todo iba a transcurrir de esta manera, pero ha valido la pena. Este año ya estamos trabajando en construir un instituto de calidad donde nuestros niños con autismo puedan aprender eficazmente. De eso se trata esta labor”, resaltó.

Etiquetas

Más de revistas