EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/143483
Perfil 17 de Junio de 2017

Diomedes y Martín Elías, vivos en el corazón de Rafael Santos

El usuario es:

Foto: Néstor De Ávila

En la foto, Rafael Santos posa junto al cuadro que representa la canción ‘Mi muchacho’, letra que le dedicó su padre Diomedes Díaz.

Loraine Obregón Donado - @lore013

Rafael Santos, quien está radicado en Bogotá junto a su esposa e hijo, habló sobre los recuerdos de su padre y hermano. En el presente retoma su carrera musical.

Ese muchacho que quería tanto Diomedes Díaz, ese que regañaba a cada rato, rebusca entre sus recuerdos y trae a su presente la imagen de su padre y las vivencias que lo formaron como hombre y papá.
 
Toma la palabra para hablar y no vacila en aceptar que el Cacique de la Junta fue su  ejemplo a seguir. 
 
Explica que de él aprendió valores que lo ayudaron a consolidar su hogar, hoy conformado por su esposa Margarita Gallego e hijo Rafael Santos Díaz Gallego, de 11 años.
 
El valduparense Rafael Santos Díaz Maestre, quien adentró con paso firme a la industria musical y actoral, desde joven aprendió a asumir grandes responsabilidades, una de ellas, terminar de criar a sus hermanos menores. Experiencia que cataloga como enriquecedora por todo el aprendizaje que adquirió.
 
A sus 16 años viajó a Bogotá para realizar sus estudios y trabajar. Afligido por diversas situaciones, como la separación de sus padres, el traslado de su madre a Valledupar y el lío jurídico de Diomedes Díaz, regresa para ‘cubrir’ a su padre y cuidar a su familia.
 
 “A Martín Elías me lo entregaron cuando tenía 6 años. Para mí fue mi primer hijo, lo terminé de criar, le di estudios y lo formé como un hombre de bien. La verdad me siento orgulloso de todos mis hermanos, pero Martín surte un efecto bonito en mí, porque nos enseñó a todos muchas cosas, él tenía un corazón humilde”, revela con la voz quebrantada.
 
A la conversación trae el recuerdo de la crianza que le dio a su hermano y dice que aún lo ve como un niño.
 
“Pienso en mi hermano y me pongo sentimental. Tener la imagen de él cuando era tan solo un niño me da ganas de llorar, pero le pido a Dios que me dé fortaleza, porque su partida fue muy pronto”. 
 
Rafael Santos, conocido como El Turpial, agrega que siempre vio a Martín como un ejemplo a seguir, un hombre exitoso que “dio el paso y dejó la huella”; un joven que puso en práctica, en su corta vida, los valores que le enseñó. 
 
De su padre Diomedes Díaz resalta la confianza que recibió, el apoyo que le dio, los consejos constantes y la enseñanza del significado de la humildad. 
 
“Gracias a mi papá alcancé a madurar joven, porque desde niño me enseñó a tener responsabilidades en el hogar, como hacer el mercado, pagar los servicios y hacer las vueltas de la casa”.
 
Expresa su orgullo por el padre que le fue asignado y señala que admiró su humanidad y la enseñanza de compartir lo que Dios les da con los más necesitados.
 
“Mis hermanos los atendí en el momento indicado, justo cuando ellos lo necesitaron, al lado de ellos aprendí a ser padre. Quiero que toda esa enseñanza que recibí, mi hijo la vea como ejemplo, porque tenemos que ser hombres de servicio”, manifiesta con convicción.
 
Él, quien está afincado hace más de 20 años en Bogotá, estima que, en su relación con su hijo, trabaja para inculcarle el respeto y la disciplina, dos conceptos que aprendió de Diomedes.
 
“Vivo orgulloso de mi hijo, porque es un niño feliz, noble, sencillo y es muy piloso en el colegio. Tiene habilidades que adquirió por parte de la mamá, como es saber dominar los caballos y por parte mía, el canto. El tiempo nos dirá qué será a lo que se dedicará”.
 
Como artista. Santos expresa: “yo me considero el mejor alumno de mi papá, porque poseo dones de él como la melodía en el canto, la composición, el verso. He heredado su dinastía, su legado musical, que son detalles que debo llevar con responsabilidad para dejar en el futuro un nuevo legado”.
 
Dice que en sus venas corre sangre artística, de modo que dentro de sus gustos está la actuación. 
 
Este campo para él compagina con sus capacidades culturales y artísticas, es por ello que en el presente trabaja para demostrarlo y disfrutarlo.
 
En la pantalla chica participó en dos producciones: Rafael Orozco, el ídolo y La Selección. En el presente graba la telenovela basada en la vida real de la cantante Patricia Teherán, en la que personifica a su papá Diomedes.
 
Admite que tuvo que darle un stop a su carrera como cantante, para atender los quebrantos de salud de su padre y estar junto a él en su convalecencia. No obstante, está convencido de que este es el momento para regresar a la industria musical, porque “hay una necesidad de que la música vallenata continúe su curso”.
 
Rafael Santos muestra, con una sonrisa, la fotografía en la que está en brazos de su padre Diomedes Díaz.
 
El pasado viernes lanzó, en honor a Martín Elías, una composición de la autoría de Rafael Angulo, que lleva por nombre En un abrir y cerrar de ojos. Además, trabaja en su carrera musical y alista canciones de compositores como Marcelo Martínez, Aurelio Núñez, una canción inédita de su padre dedicada a su mamá Patricia Acosta, entre otras.
 
En honor a Martín Elías...
Como homenaje a su hermano, el cantante Rafael Santos lanzó el  9 de junio su nuevo sencillo titulado ‘En un abrir y cerrar de ojos’. Esta, que se caracteriza por ser una dedicatoria al difunto Martín, fue compuesta por Rafael Angulo, un taxista que conoció a Santos el día del sepelio del joven artista. 
 
“Yo me lo encontré y me dijo que él era fanático de la música de mi hermano, quedó en enviarme la letra por Whatsapp y cuando la oí me gustó, así que la mejoramos”.
 
Un recuerdo...
“Pienso en mi hermano y me pongo sentimental. Pienso en él y lo recuerdo cuando era un niño”.
 

Etiquetas

Más de revistas