EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/146486
Perfil 02 de Diciembre de 2017

Crear más sonrisas en niños, la misión de las ‘mommies’ 911

El usuario es:

Foto: Orlando Amador Rosales

Jenny Díaz, María Margarita Bermúdez, Daniella De Biase, María Isabel Bula y Stephanie De Biase son algunas de las mamás que, junto a Jovanna e Ivanna, integran la fundación.

Daniela Murillo Pinilla

Jovanna Barreto e Ivanna Cárdenas lideran la Fundación Mommy 911, una organización sin ánimo de lucro que ha logrado la remodelación de dos hogares comunitarios en Puerto Colombia. Aquí les contamos su historia.

Compromiso, dedicación y amor son las tres bases que distinguen el trabajo de las 32 integrantes de la Fundación Mommy 911. Lo que empezó como un chat con 77 madres de Barranquilla sobre consejos y tips de maternidad, es hoy una organización sin ánimo de lucro enfocada en velar por el bienestar de los niños en condición de vulnerabilidad de Puerto Colombia. 
 
Hace ocho meses, la empresaria Jovanna Barreto Villota y la diseñadora de interiores Ivanna Cárdenas Gastelbondo tomaron una decisión que les cambiaría la vida. 
 
Aseguran que el inicio de su trabajo empezó cuando en el chat de Mommy 911 comenzaron hacer “recomendaciones sobre doctores, colegios y actividades lúdicas para” su hijos, “pues siempre ha sido un espacio donde” han podido dejar sus inquietudes sobre este tipo de temas. 
 
“Hasta que un día Ivanna nos expresó que había tenido la oportunidad de conocer a una madre comunitaria de Puerto Colombia, encargada de cuidar a 15 niños de este municipio, que estaba necesitando ayuda pues las condiciones en las que vivían el día a día no eran las mejores”, explicó Jovanna. 
 
A partir de ese momento, ambas sintieron que no podían quedarse “sin tomar acciones frente a esta problemática”. Crearon un grupo de conversación en WhatsApp, con la ayuda de la ginecóloga Gloria Acero, y las tres fundaron la iniciativa ‘Mommy 911: creando sonrisas’, un proyecto que tuvo en un principio el propósito de recoger juguetes y ropa en buen estado para suplir las necesidades de estos menores. 
 
“Poco a poco pudimos ver la gran acogida de otras mamás que mostraron su interés por pertenecer al grupo. Abogadas, empresarias, psicólogas, doctoras, enfermeras, comunicadoras sociales y hasta influenciadoras digitales le dieron el ‘sí’ a nuestro proyecto de ayuda. Hoy en día somos 32, un grupo de mamás ayudando a otras mamás”, contaron Ivanna y Jovanna. 
 
Para la restauración del primer hogar comunitario, este equipo de mujeres empezó por “reunir de sus bolsillos para comprar algunos artículos que pudieran servir para la reconstrucción”. Sin embargo, Jovanna aseguró que con los días “empezaron a surgir más casos de hogares que necesitaban de ayuda, por lo que se decidió comenzar a gestionar actividades para recoger fondos”. 
 
Al poco tiempo, optaron por hacer todo el procedimiento legal para consolidar su iniciativa en una fundación. Eligieron los miércoles como el día de la semana destinado para hacer las visitas a los hogares en Puerto Colombia, donde tuvieron la oportunidad de comprometerse con las madres comunitarias del municipio.
 
“No fue un proceso fácil, porque hay mucha gente incrédula en Puerto Colombia que está cansada de que les prometan y no les cumplan. Es normal sentir ese miedo, pero nosotras dimos nuestra palabra y de las 18 madres comunitarias que hay en esta zona, ocho nos dieron su voto de confianza y estamos trabajando por su bienestar”, manifestaron las fundadoras de la iniciativa. 
 
Con el evento ‘La mamá de los bingos’, las ‘mommies’911 crearon una estrategia para recoger los recursos para remodelar el segundo hogar comunitario. Allí, aseguran Ivanna y Jovanna, “lograron el apoyo de varias empresas y cadenas de restaurantes, con las que pudieron juntar una gran suma de dinero destinada a esta causa”. 
 
Con estos fondos, cambiaron el panorama del hogar infantil de bienestar comunitario Mis Primeros Pasos. 
 
Lanzando varios globos al cielo, los niños celebraron la inauguración del  hogar comunitario Mis Primeros Pasos. La actividad se desarrolló en noviembre.
 
“Entregamos una casa con un nuevo aspecto. Lo ganado en el bingo lo invertimos en cemento y pintura para la fachada, compramos colchonetas, aires acondicionados y mejoramos los espacios en el interior de la infraestructura. Además, conseguimos juguetes, utensilios de pintura y meriendas para los niños que pasan en este lugar ocho horas diarias”, agregó Jovanna. 
 
Las charlas y talleres pedagógicos son otras de las herramientas que implementan en la fundación. A los niños, aseguran, se les imparten lecciones y valores sobre la importancia de “cuidarse a sí mismos y a sus familias”. Por su parte, las madres tienen la oportunidad de participar en conversatorios con ginecólogas sobre planificación sexual. 
 
Trabajo en equipo
 
Ivanna y Jovanna además afirman que ha sido la unidad entre los miembros de la  fundación la clave que les ha permitido ir trabajando sobre la marcha para ir construyendo los sueños de todos estos niños.
 
“Uno de los aspectos más lindos de esta labor es que no solo hemos tenido la oportunidad de ayudar a otros, sino también de consolidar lazos de amistad entre nosotras, pues antes de este proyecto no nos conocíamos muy bien. Hoy somos grandes amigas”, agregó Ivanna. 
 
Todos los miércoles, las ‘mommies’ 911 le dedican su mañana a compartir y realizar distintas actividades con los niños de los hogares comunitarios. 
 
Además, el trabajo en equipo y la cercanía de las ‘mommies’ 911 se ha evidenciado en la creación de su primer proyecto de emprendimiento. De acuerdo con Jovanna, juntas se están esforzando para crear “una línea de productos útiles para las madres y para la crianza de sus hijos con el logo de Mommy 911 donde se pueda poner a producir el dinero obtenido de rifas y demás eventos organizados y, de ese modo, poder avanzar rápidamente en la ayuda a otros hogares comunitarios del municipio”. 
 
Luego de terminar con la remodelación de los ocho hogares comunitarios de esta zona, las integrantes de la fundación buscarán apoyar un hogar geriátrico de Puerto Colombia, para después trasladarse al corregimiento La Playa. El fin: “seguir creando más sonrisas en los niños”.
 
Sobre Jovanna e Ivanna. 
 
Aunque Jovanna se crió en Montería e Ivanna en Miami, las dos viven hace varios años en Barranquilla y comparten, más allá de su amistad y dedicación a la fundación, el haber tenido embarazos múltiples. Jovanna es madre de mellizos de dos años y de dos jóvenes de 17 y 20. Por su parte, Ivanna es mamá de cuatrillizos de tres años. Sobre esto último, ambas afirman que no puede haber excusa para no dedicarle tiempo a ayudar a otros.
 

Etiquetas

Más de revistas

LO ÚLTIMO DE REVISTAS