EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/148512
Perfil 21 de Abril de 2018

Carmen Sepúlveda y su pasión por los centros comerciales

El usuario es:

Foto: Orlando Amador Rosales

Carmen Sepúlveda asegura que dentro de sus pasiones está administrar centros comerciales en Barranquilla.

Loraine Obregón Donado - Instagram:@soyloraineo

Dirigir desde hace 13 años una de las plazas de moda más antiguas de Barranquilla le ha permitido confirmar que su horizonte está en este ámbito laboral. Cree con convicción que la ciudad crece cada vez más comercialmente.

La barranquillera Carmen Sepúlveda se define en cuatro palabras: tenacidad, creatividad, sensibilidad y fuerza. Estos cuatro atributos asegura tenerlos en su personalidad, puesto que —para ella— “el género femenino es tenaz, tiene fuerza en el corazón, es sensible en cualquier circunstancia y creativa en cada una de sus responsabilidades diarias”.
 
Cuenta que es administradora hotelera y su experiencia profesional inició en el Hotel El Prado, en 1982. Luego, en 1993 llegó a administrar el Centro Comercial Villa Country de Barranquilla y de allí fue invitada, hace 13 años, a dirigir el Country Plaza.
 
“Yo administro Country Plaza, la plaza de moda más tradicional de Barranquilla. Este año cumpliremos 28 años de estar en la ciudad (...) Yo recuerdo que cuando estaba en la administración de Villa Country subía al tercer piso y veía hacia el Country Plaza y decía que algún día quería llegar a administrarlo y hoy gozo de esa gran realidad”.
 
En la actualidad también ofrece servicios de outsourcing al Centro Comercial Metropolitano. 
 
De su trabajo destaca que todo el tiempo siente el compromiso de dar apoyo a todo aquel que necesite de sus conocimientos y experiencia.
 
Menciona que gerenciar centros comerciales es una experiencia interesante. Ahora, destaca que recorrer un camino en el ámbito de la hotelería le permitió fortalecer sus habilidades como profesional. Considera que su trabajo no es un sacrificio, de hecho se siente afortunada al recibir remuneración haciendo lo que le apasiona.
 
“Mi médula es comercial. A mí me gusta manejar la atención al cliente, porque las personas no me alteran. Qué bueno que tu cliente interno o externo se vaya de tu oficina con una sonrisa, porque supiste manejar la situación, le hablaste con respeto y le diste una buena solución (...) Una regla general para mí y mis empleados es que los clientes siempre tienen la razón”.
 
Sepúlveda afirma que su visión está enfocada a seguir administrando centros comerciales hasta el último día de su vida. Cree con convicción que vale la pena ayudar a las personas de su entorno, impartiéndoles conocimiento para que tengan un desempeño correcto en su espacio laboral.
 
Está casada hace 22 meses y es madre de Yisseth Zapata, de 33 años; César Ramón, de 25; y Luis Alberto, de 22. Afirma que su lado maternal también lo aplica con su equipo de trabajo. 
 
Se considera creyente de Dios y tiene la firme convicción de que todo lo que ha logrado hasta el momento, junto a sus dones y talentos, se lo debe a ese ser supremo. Como acto de gratitud en su tiempo libre predica el evangelio. 
 
Explica que la clave para ser una mujer exitosa está en combinar la parte espiritual, familiar y laboral.
 
Ama su ciudad natal y se declara hincha apasionada de Junior. Ve Barranquilla como el mejor vividero del mundo, “una ciudad con nueva cara que vale la pena mostrar por fuera”. Su sitio favorito es el mar y en cuanto a la gastronomía degusta con placer la mojarra frita acompañada de arroz con coco, la butifarra, el arroz de camarón y la cazuela de mariscos.
 
Centros comerciales. Sepúlveda dice que son puntos de encuentro tanto para el extranjero como para el nativo. Es el plus que tienen las ciudades y, sobre todo, son espacios de diversión. “A mí me resulta atractivo visitar una nueva ciudad y conocer sus centros comerciales”.
 
Para ella resulta importante ayudar al prójimo y compartir el conocimiento que otros necesiten para crecer.
 
Se refiere a las edificaciones de nuevos centros comerciales en la capital atlanticense y explica que indudablemente aportan desarrollo. Añade que “antes de que cualquier constructor realice una inversión de gran envergadura tiene que realizar investigaciones, estudios de mercado y análisis de cómo se mueve el comercio en la ciudad. Entonces, con esos elementos se prueba que sí hay capacidad para hacerlos”.
 
Por otra parte, indica que los trabajos que proporciona este segmento del mercado demuestran que Barranquilla está creciendo comercialmente, y se convierte en una sección del país atractiva para las personas y empresarios. 
 
La fundación. “Lo que hace tu mano derecha que no lo sepa tu mano izquierda. Sin embargo, vale la pena mencionar que en la fundación Vencedores realizamos un trabajo especial para ayudar a las personas que la gente ve como desechadas (...) Si no podemos arreglarle la vida a todo el mundo, ayudemos a quien tengamos en frente, empecemos a dar de lo que tenemos”.
 
Su labor en esta obra está enfocada en rescatar a personas de la calle y brindarles ayuda psicológica y espiritual.
 
De esta labor se benefician 165 niños de escasos recursos, con quienes realizan una serie de actividades especiales para su crecimiento. 
 
Un punto de vista...
“Qué bueno que tu cliente salga de tu oficina con una sonrisa porque le diste una grata solución”.

 

Etiquetas

Más de revistas