EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/141499
Perfil 18 de Febrero de 2017

Carlos Vives habla sin filtros con Gente Caribe

El usuario es:

Foto: Cortesía Andrés Oyuela

Solo en la plataforma Vevo/Youtube, la canción ‘Al filo de tu amor’ tiene hasta esta semana más de 12.690.355 vistas.

Alejandro Rosales Mantilla

El samario habló, entre otros temas, sobre los sonidos urbanos que aparecen en sus canciones, el trabajo social que hace por su ciudad y la forma como encuentra inspiración cuando se pasa ‘filo’ por amor

En Santa Marta, Carlos Vives camina en chancletas, entra a una tienda, pide una botella de agua y conversa con cualquiera que se le acerque. Su fama no lo golpea, no lo ha convertido en un ser pedante que mira desde un carro con vidrios polarizados o llega en yate a una playa. Él anda en bicicleta, juega bola e’ trapo y brasea en el mar sobre una tabla de surf. 
 
Su sonido tiene una identidad, con o sin el beat urbano que se deja escuchar en algunas de sus canciones, como su más reciente éxito Al filo de tu amor. Vives, con su forma de entender el vallenato y en donde intervienen guitarra eléctrica, batería, caja, gaita y por supuesto el acordeón del maestro Egidio Cuadrado, le ha dado la vuelta al mundo en varias oportunidades y ahora lo vuelve hacer. Antes de su participación en algunos conciertos, en pleno Carnaval de Barranquilla, Carlos habló con Gente Caribe, no solo de música, también de su responsabilidad social con Santa Marta y sobre lo que para él significa ser Gente Caribe.
 
 P  ¿Cómo fue la ‘química’ con Ariadna Gutiérrez en el rodaje del videoclip de ‘Al filo de tu amor’, se puso nervioso?
 
R  No, todo lo contrario, me dio mucha confianza, fue delicioso trabajar con ella, muy buena persona, entregada a su trabajo, la verdad fue cariñosa, carismática, divertida, una mujer con muchas virtudes.
 
 P  ¿Usted ha pasado filo por amor o por un mal de amores?
 
 R  Ufff (risas).
 
 P  ¿Componer canciones o poemas ayuda en algo a aliviar esa pena?
 
 R  Yo creo que sí, siempre fue la manera de hacerlo, de los que hacemos canciones, de la gente que escribe o escribió como Alejo Durán. Definitivamente es una manera de, por lo menos, disminuir el dolor (risas).
 
 P  ¿En algún momento de su carrera artística recuerda haber pasado filo (hambre)?
 
 R  Hombre, hay momentos difíciles y en esos comienzos por supuesto, y aunque no se pasaba filo físico sí había que trabajar duro, rebuscársela. La verdad es que era la época del filo.
 
 P  Mezclar su estilo con sonidos urbanos, nuevamente, ¿es algo con lo que se tendrán que acostumbrar los que lo siguen?
 
 R  No siempre, no es una…cómo se dice, no es una norma. Lo he hecho en las canciones en las que eso se da naturalmente. Todo el mundo sabe que trabajo con las percusiones colombianas, que trabajo con música orgánica. Muchas veces hacemos una canción y hay patrones de lo urbano, fuera del dancehall que hay, por ejemplo, en La bicicleta, o esa tambora en Al filo de tu amor, que es muy al estilo samario, que curiosamente cazaba muy bien con un ritmo, al final era el mismo ritmo hecho con máquinas lo que le da el sentido urbano. Aparentemente parece que uno está hablando de cosas diferentes, pero realmente lo que pasa en mis canciones, y las veces que hemos mezclado los sonidos urbanos, es porque se ha dado de manera muy natural.
 
 P  ¿Cuál fue el momento más emotivo del rodaje del videoclip de ‘Al filo de tu amor’?
 
 R  El encuentro de la pareja en Times Square, además estábamos corriendo contra el tiempo y la posibilidad de que nos descubrieran muy rápido (los fans), perdiéramos el espacio y no pudiéramos terminar la filmación. Ese momento fue muy emocionante el encuentro de ellos allí y después él extrañándola en ese lugar, eso fue muy bonito.  
 
 P  ¿Qué cara ponían los neoyorkinos cuando Egidio Cuadrado tocaba el acordeón en el metro?
 
 R  (Risas). Por supuesto que sí, somos un poco extraños, aunque estos sonidos más urbanos nos conectan mucho con ese sonido neoyorkino. Egidio siempre llama la atención, definitivamente es un personaje tan raizal, tan auténtico, tan campesino y si lo pones en una ciudad que contraste como Nueva York se nota mucho. 
 
 P  Cambiando un poco de tema, cómo va el proyecto del rescate del Teatro Santa Marta y en general la iniciativa ‘Tras la Perla de América’…
 
 R  Con respecto al teatro hemos tenido en varias oportunidades, en 2016 y 2017, noticias que está en camino su trabajo de restauración y reconstrucción casi total (…) sabemos que están los fondos para una reconstrucción muy hermosa y costosa. No sabemos cuándo terminarán el trabajo, estamos pendientes, siempre estamos preguntando. Con Tras la Perla creo que desde el principio ayudó a que se consolidarán cosas que la ciudad estaba buscando, esa unión con el Banco Interamericano de Desarrollo de parte de la ciudad para unirse al proyecto de ciudades sostenibles, que le permitan a Santa Marta ponerse al día en muchos aspectos, eso fue también motivado por nuestra fundación. Acercamos al Banco con las entidades samarias y ha sido maravilloso, es uno de nuestros proyectos más personales. Estamos apoyando, le damos seguimiento a varias cosas que trabajamos, especialmente en la transformación del barrio Pescaíto, tenemos ya un trabajo adelantado, queremos hacer muy pronto las obras físicas, pero ya llevamos varios años trabajando en la transformación del barrio y muchas veces eso no se ve, estamos trabajando en el empoderamiento de la comunidad para que entre todos logremos una transformación, que al mismo tiempo sea autosostenible para la misma gente del barrio. Hay muchos frentes, pero este de Pescaíto es muy hermoso y nos tiene muy contentos el poder trabajar para él.          
 
 P  ¿Qué es para Carlos Vives ser Gente Caribe?
 
 R  ¡Hombre!, somos los mismos: el Caribe es una hermandad, ser Gente Caribe es ser gente humana, es vida. Nuestra gente, en la cuenca del Caribe, habla diferentes lenguas, pero hay un sentimiento que nos une como caribes y es esa forma de ser cariñosa, humana, hermana, solidaria, cálida, eso es lo que siento.
 
 

Etiquetas

Más de revistas