EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/144255
Perfil 22 de Julio de 2017

Andrés Oyaga crea desde lo local

El usuario es:

Foto: Yumi Komatsu

Andrés vive en Nueva York. Sus experiencias viajando alrededor del mundo lo han ayudado a definir su estilo.

Daniella Sánchez Russo

Este arquitecto barranquillero busca rescatar la identidad local de los espacios utilizando materiales y métodos de acuerdo al clima y contexto de cada lugar.

Con una maestría en Arquitectura en la Universidad Parsons, en Nueva York, enfocada en la función social, el análisis programático y la técnica constructiva, Andrés Oyaga Loewy ha concebido –en conjunto con la firma O&Proyectos– dos nuevos edificios en Barranquilla: Guayava y Corozo.
 
Estos se hicieron pensando en una arquitectura fiel a su contexto, la cual, explica Oyaga Loewy, “gana cuando es fiel al lugar de donde surge, cuando imita o aprende de la naturaleza misma, cuando se pregunta de dónde sale el sol, de dónde viene la brisa, qué materiales y flora existen localmente”. 
 
En este sentido, su propuesta va en contra de modas fugaces que se han presentado en las últimas décadas en Barranquilla, y que han sido poco funcionales, como la construcción de edificios blancos, copiando patrones estéticos de la ciudad de Miami, sin tener en cuenta, entre otras cosas, que en meses sus fachadas se tiñen de arena. 
 
Frente a estas estéticas, los diseños de Guayava y Corozo, con fachadas a partir ladrillos y hormigón expuesto, mezclando el colorido caribe con tonalidades tierra, y balcones con ventanales, buscan rescatar tradiciones que se dieron en Barranquilla –como la corriente modernista de los 50 y 60– y así permitir la creación de una ciudad abierta y sensible a los ciudadanos. 
 
 
El edificio Guayava que el arquitecto realizó en Barranquilla está ubicado en el norte de la ciudad.
 
Ambas construcciones utilizan materiales locales, Guayava, por ejemplo, tiene piso de granito hecho con la piedra Sinu Aqua, que proviene de Córdoba; cuidan de que los ambientes vayan acorde a las condiciones locales climáticas, evitando la insolación directa, permitiendo la ventilación cruzada, ingeniando estrategias audaces, como el uso de claraboyas en buitrones centrales que actúan como chimeneas por donde se expide el calor. También llevan los cerramientos de los edificios hasta las líneas de construcción, bajo la consciencia de que debe compartirse el espacio público si se desea construir una ciudad democrática. 
 
Los cerramientos, explica Oyaga, “crean una ciudad fortaleza, que en vez de generar seguridad fundan divisiones entre los habitantes. Una de las propuestas que estamos trabajando es la de entablar relaciones entre el organismo vivo y público que es la ciudad y sus construcciones privadas, devolviéndole a la primera los jardines frontales que se han ido perdiendo con los enrejados que brindan una seguridad falsa, y proponiendo al peatón una experiencia de camino más placentera”. 
 
Meticuloso en la práctica, la visión arquitectónica de Oyaga Loewy se ha forjado sobre distintos ejes. Por un lado, su interés por conocer cómo las culturas se apropian de espacios para volverlos únicos –para este propósito, ha estudiado y trabajado en ciudades de Austria, Italia, España, Francia, Japón, Reino Unido, Holanda, y Estados Unidos, país donde reside actualmente. Por otro, que el Diseño y la Arquitectura tengan un enfoque social, además de un objetivo estético. Asimismo, quizá por su procedencia, tiene un apego por la estética y formas de ser caribe, pero también al pragmatismo y la lógica que caracterizan a los individuos de Austria, donde nació su abuelo, y que lo hacen obsesionarse por el orden, las jerarquías, patrones, repeticiones y por el hecho de que lo que se muestre en un diseño sea lo que en realidad es. 
 
“Para mí es importante que los materiales intenten ser y expresar lo que son. Los materiales tienen que ser honestos, si ve concreto que sea concreto, si ve madera que sea madera. En la mayoría de las construcciones en que trabajo tiendo a dejar claro qué es superficie, qué son volúmenes y creo siempre un juego de reglas desde las que se desenvuelven los proyectos”. 
 
Más que un arquitecto, Andrés Oyaga Loewy es un diseñador integral. Habiendo hecho su pregrado en Diseño Industrial en la Universidad de Georgia Tech, y trabajado para empresas como Fossil, la agencia de publicidad y marketing BETC, en París, con los diseñadores Tejo Remy y Rene Veenhuizen de Droog Design, o la agencia multidisciplinaria de diseño Culdesac en Valencia, su pregunta iniciática es cómo los objetos interactúan en comunidades específicas. “Me interesa resolver problemáticas que conciernen la interacción humana con el mundo. La lógica se puede poner en diferentes escalas y es aplicable a través de diferentes disciplinas. Mi propósito es que los cuerpos que el ser humano cree le devuelvan algo positivo a la sociedad”. 
 
Reside en Nueva York, en donde trabaja para la firma Marvel Architects, muy respetada en el medio local por construcciones como el Teatro St. Anne’s y Pierhouse en Brooklyn Bridge Park. Pero Oyaga tiene como objetivo ampliar su práctica personal, moverse entre Estados Unidos y su ciudad de origen. Actualmente está desarrollando nuevos proyectos en ambos lugares, entre ellos una casa de campo en Rionegro, Antioquia, así como otro proyecto residencial en Barranquilla que estará ubicado cerca del futuro parque del Batallón Paraíso y que continuará la temática y exploración de la vivienda caribe como lo hizo en Guayava y Corozo.

Etiquetas

Más de revistas