EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/142071
Millennials 25 de Marzo de 2017

Verónica Villegas, la curadora musical del vacile africano

El usuario es:

Foto: Orlando Amador Rosales

En primer plano, Madame Vacile muestra uno de los siete tatuajes que lleva en su piel trigueña con su esencia tropical.

Inguel Julieth De La Rosa Vence

En dos años se ha dado a conocer con su sabor pacífico y caribe, hasta figurar entre los programadores de música del momento con una lista de reproducción que incluye más de tres mil canciones provenientes de África.

Hace dos años, Verónica Villegas Martínez se convirtió en Madame Vacile. Desde entonces, sin proponérselo, está “ayudando a que la cultura ‘pupi’ se popularice”, a que la sabrosura picotera siga ascendiendo hacia los estratos más altos y, sobre todo, a que los sonidos africanos aquí sigan sonando.

Tiene unos ojos verdes que resaltan entre su piel trigueña y su pelo afro,  dos características que, a lo largo de sus 30 años, han sido un misterio en su familia de raza blanca, pero que han resultado, a su vez, una buena exteriorización de su sabor pacífico y caribe, de su ser caleño criado en Barranquilla. 

Creció en la Arenosa a ritmo de champeta y terapia criolla hasta que saturó sus sentidos de estos meros ritmos. Entonces quiso explorar qué otros sonidos escondía África. Una lista de reproducción con más de tres mil canciones africanas revelan el resultado de su ardua búsqueda y sustenta por qué es una de las programadoras musicales del momento, la que atrae al público a más de un evento.

En medio de su labor como diseñadora gráfica (egresada de Uniautónoma),  Verónica se ha dedicado a investigar a los artistas africanos. Apenas da con un nombre, se convierte en su mejor stalker, no descansa hasta hallar sus videos, revisar cuanto publica y comparte en redes, descubrir toda su discografía y saber cuáles son sus amigos músicos. Un artista la conduce a otro.

“Pasé (musicalmente) por Kenia, subí a Uganda y me regresé a Sudáfrica, que es lo que menos oímos de allá, porque aquí suena lo que se hace del Congo hacia arriba”, dice quien fuera la diseñadora gráfica oficial de Miche Producciones y quien se encargó de la adecuación, en términos gráficos, de La Puerta de Abajo.

Madame –como poco a poco se acostumbran a llamarla hasta sus más allegados– diseña para una marca que produce ropa africana en San Sebastián, España. Por las noches es normal verla en cualquier discoteca o en un festival de música como Dj selecta.

“No tengo ningún conocimiento musical, simplemente la canción que me hace bailar, esa va. El trabajo mío es, precisamente, poner a bailar a la gente con canciones que no conocen, que nunca han escuchado”, expresa la programadora que con su minuciosa selección ha formado la rumba en Bogotá, Cali, Manizales, Pereira, Santa Marta y Cartagena, incluso, ha puesto a bailar a los asistentes de El Patio Wynwood y El Bembé, discotecas de moda en Miami, así como al público del festival afrolatino en Nueva York.

“En Nueva York había africanos y a ellos les encantó el playlist, tenía muchas canciones que ni ellos habían escuchado, pero sí de artistas que ya conocían, entonces fue bacano, porque verlos bailar como las coreografías de los videos que yo descargo era como: ¡wow! ¡Lo estoy haciendo bien!”.

Programando, Madame no complace a nadie. Que le pidan las mismas canciones de moda la frustran. Lo suyo es el kamba music, de Kenia, “lo más parecido a una terapia criolla por la rapidez de su ritmo”, o el liberian music, que suena “como el son de negro”. “Estoy evangelizando nueva música y es para mostrarte cosas diferentes”.

Funciona. Muchos se acercan a preguntarle el nombre de las canciones y ahí sí accede. “No es prepotencia”, actúa como gritan sus placas al estilo picotero, como “curadora musical del vacile”. Si no mira a nadie en tarima, es porque los nervios están atacando, pero le bastan unos cigarros. Al final disfruta con su público de un “champú musical”, como el que algún día se dará en África siendo toda una Madame. GC
 

Etiquetas

Más de revistas

LO ÚLTIMO DE REVISTAS