EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/146012
Millennials 04 de Noviembre de 2017

“Sueño con hacer de la ciencia mi proyecto de vida”: Diego García

El usuario es:

Foto: Orlando Amador Rosales

Diego Alberto García posó para Gente Caribe en el laboratorio de química de la Universidad del Norte.

Daniela Murillo Pinilla

A sus 15 años, es el único estudiante de Barranquilla que clasificó a las Olimpiadas de Ciencias Júnior de Holanda. Viajará en diciembre para representar a Colombia.

Desde que tenía 4 años, Diego Alberto García fue despertando su curiosidad por las estrellas, los planetas y el espacio. Con el paso del tiempo, este gusto por la astronomía se fue desplegando a las matemáticas y a ciencias básicas como la química, la física, la biología y la bioquímica. 
 
Hoy, 11 años después, Diego explica que se encuentra en un momento de su vida en el que el aprendizaje es su principal aliado, pues gracias a este ha logrado participar en más de 15 olimpiadas de ciencia nacionales e internacionales. 
 
“Uno de mis grandes sueños siempre ha sido trabajar en la ciencia y hacer de esta mi proyecto de vida. Desde que era muy pequeño, mis padres se encargaron de inculcarme el amor por el conocimiento. Es por ello que para mí la clave es trabajar por conseguir paso a paso todas las metas que uno se propone y así poder llegar a ser algún día uno de los científicos más grandes del país”, explicó García, quien es hijo de un filósofo y una psicopedagoga. 
 
Aunque nació en Madrid, España, desde los 10 años vive en Barranquilla, de donde también son sus padres. Luego de su llegada a la capital atlanticense, ingresó a la I.E.D. Alexander Von Humboldt, donde en la actualidad cursa noveno grado. 
 
De acuerdo con este joven científico, su primer acercamiento oficial con una olimpiada fue hace cuatro años mediante el concurso Supérate con el Saber, organizado por el Ministerio de Educación.
 
“Una profesora fue la que decidió inscribirme en la competencia. Sabía que tenía un talento por las ciencias naturales, pero nunca pensé que podría superar los distintos ciclos de este certamen. Sorprendentemente, tuve buenos resultados y ocupé el segundo lugar”, explicó. 
 
Desde ese entonces no ha parado. Ha participado desde sexto grado en las olimpiadas nacionales de matemáticas y ciencias que organiza la Universidad Antonio Nariño. En varias ocasiones ha quedado de finalista, logrando mejorar su desempeño a tal punto de clasificar a las Olimpiadas Internacionales de Ciencia en Indonesia, competencia donde fue merecedor de la medalla de bronce. También, concursó en las Olimpiadas Americanas de Ciencia, donde obtuvo la medalla de plata, y este año, en las colombianas, se llevó la presea de oro. 
 
Según Diego, son los sacrificios, el empeño y las largas jornadas de entrenamiento lo que lo han llevado a conquistar estos triunfos. 
 
“Por lo general, el horario de mi colegio me consume gran parte del tiempo, pues entro a las 6:30 de la mañana y salgo a las 5:15 de la tarde. Pero, siempre procuro cargar un libro de problemas y ejercicios de matemáticas, física, química y biología en mi maletín, para resolverlos en mi tiempo libre”, agregó. 
 
Sin embargo, cuando se aproximan competencias, las rutinas de entrenamiento de Diego cambian. Se fijan unos períodos de práctica que suelen ser de tres semanas a un mes en la Universidad Antonio Nariño, institución que le brinda la preparación pertinente ante cada olimpiada. 
 
En el 2018, Diego tiene planeado continuar participando en las olimpiadas de ciencia de la Universidad Antonio Nariño. 
 
“Allí recibo clases y los profesores comparten su conocimiento de la manera tradicional, como ocurre en el colegio. También, me colocan problemas que me inducen a pensar y a analizar meticulosamente situaciones, con el fin de desarrollar la intuición a la hora de desarrollar problemas”, contó.
 
García afirma estar viviendo una experiencia maravillosa rodeada de oportunidades que le permiten superarse todos los días. 
 
“Es muy gratificante como la ciencia te puede llevar a conocer también otras culturas e idiomas y compartir con compañeros que tienen tu misma edad y que tienen los mismos gustos. Cuando vamos a competir en otros países en grupo siempre tratamos de ayudarnos mutuamente y colaborarnos cuando no entendemos algo de algún tema”, agregó. 
 
Diariamente, Diego recibe clases de química, física y matemáticas de noveno grado, pero realiza talleres más complejos que el resto de sus compañeros, con el propósito de mejorar sus habilidades. 
 
En la actualidad, este joven está concentrado en un solo proyecto: las Olimpiadas de Ciencias Júnior de Holanda. Fue el único estudiante de Barranquilla que logró clasificar, por lo que viajará en diciembre con otros cinco estudiantes del país y dos profesores para representar a Colombia en esta competencia. 
 
“Para mí, lo principal es continuar sintiéndome inspirado y seguir practicando lo que me gusta. Si haces lo que te apasiona, al final del día eso es lo único que va a valer”, concluyó.
 
Sobre sus pasatiempos.
 
En su poco tiempo libre, Diego aprovecha para escuchar música clásica y practicar deportes como el fútbol y el baloncesto. “También me apasiona el ajedrez, porque es una actividad que he continuado desde que era pequeño. Por otro lado, aprender a tocar piano es otra de mis aspiraciones”, contó. 

Etiquetas

Más de revistas