EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/144089
Millennials 15 de Julio de 2017

Nicole Fernández quiere que los niños bateen de ‘home run’

El usuario es:

Foto: Orlando Amador Rosales

A principios de junio recibió el honor de estar entre los 22 colombianos más influyentes en Estados Unidos.

Daniela Fernández Comas

De padres barranquilleros, esta periodista nacida en Miami creó ‘Game Time’, una fundación sin ánimo de lucro para ayudar a niños del caribe colombiano con implementos deportivos.

Tener 27 años y vivir “en casa de mami y papi” no acompleja a Nicole Fernández Varela. Sabe que en su país de nacimiento, Estados Unidos, eso no es bien visto por los de su generación. Pero ella, de padres barranquilleros, hace caso omiso a lo que pueda pensar la gente, pues siente que “en la vida hay más que un trabajo”. No cuenta con un contrato laboral fijo, no porque no esté calificada para uno. Estudió Periodismo deportivo en la Universidad Internacional de la Florida (FIU), en Miami e hizo prácticas en CNN. Además trabajó para Univisión en español y el canal 6. 
 
De hecho, haciendo periodismo deportivo fue que descubrió su motivación para el día a día: crear una fundación para ayudar a niños deportistas en la costa Caribe. Con esta recibe donaciones para comprar implementos deportivos, y recolecta usados en buen estado, para traerlos a la región Caribe y ayudar a futuras estrellas del béisbol, softball y fútbol. 
 
Su misión, según la página web de la fundación (www.gametimefoundation.org) es “que cada niño tenga acceso a al deporte, y usen esa plataforma para crecer como persona”.
 
‘Game time’. En una visita a Barranquilla Nicole sintió “el llamado”. Vio a un grupo de niños jugar apasionadamente béisbol, compartiendo los guantes y bates. Eso la impactó significativamente y al volver a su país indagó cómo podía ayudar a estos niños. 
 
Buscando en internet encontró que la manera ideal de ayudar es a través de una fundación, y sin importarle la cantidad de papeles y dinero que necesitaba para crearla comenzó a gestionarlo todo. Al año de la gestión logró registrarla, en enero de 2014, dos meses antes de volver a la ciudad. Esa vez lo hizo como reina del Carnaval de Barranquilla en Miami.
 
Durante su agenda carnestoléndica aprovechó para ver equipos infantiles de béisbol y fútbol. Se dio cuenta de lo que realmente necesitaban y al regresar a EEUU se puso en modo Game Time, nombre que hoy lleva la fundación.
 
“Traté de armar un equipo pero no pude porque la gente piensa que es bonito ayudar, pero no saca el tiempo, sino excusas. Que el trabajo, el novio, la familia. Me frustré y decidí hacerlo sola, porque cuando a uno le dicen ‘no’ es cuando uno más quiere hacerlo, para probar que sí se puede”, recuerda Nicole de ese primer impulso. “Mucha gente te va a decir que no pero lo más importante es perseverar”.
 
El proceso. Por supuesto, ha tenido altos y bajos, pero ella sigue. Es lo que la hace feliz. “Yo empecé esto con las uñas y en todos los eventos de fútbol o béisbol a los que voy paso una tarjetica y me van conociendo. Puede que vayan mil personas y solo se me acercan tres, pero son tres que sí me ayudan”. También vende boletas para ver al equipo de béisbol de Miami, los Marlins. Entre más venda mejor le va a la fundación.
 
De 2014 al presente no ha tenido arbolito de Navidad en su casa. Las cajas en las que guarda los implementos suplen el espacio donde iría este. Poco a poco sus esfuerzos dan frutos, como ella dice: “lento, pero seguro”. “A veces me desespero y puedo llegar a no tener nada, pero mi mamá me calma y justo en la semana  siguiente me llaman personas y me llenan la casa de cajas”.
 
En unos años espera tener una bodega donde organice mejor las cosas, limpie los elementos y los categorice por edades, tallas y deportes. Es ahí cuando dice que tendría “una buena oficina”.
 
Entretanto, con esas cajas viaja a Colombia dos o tres veces al año. Solo cuando logra juntar  algo de lo que gana como niñera, editora de videos o colaboradora en festivales de música. Esto, después de pagarse su carro propio. Pero lo más bonito –dice– es cuando viene y ve la sonrisa de los niños. “Si me das 50 mil dólares o niños sonriendo, yo prefiero a los niños. El dinero va y viene, pero esta experiencia es única”.
 
Y es verdad. Hace unas semanas estuvo en Barranquilla. En el parque Santo Domingo, lugar de la entrega, se mantuvo sonriente todo el tiempo. “Muchas personas me dicen que tengo un gran corazón, pero nadie me pregunta cómo esto me ha cambiado a mí, y esa es la parte linda que nadie ve”, dice una sonriente Nicole.
 
Con sus implementos deportivos ha ido a Campeche, Baranoa, Malambo Puerto Colombia, La Guajira y Lorica, además de Barranquilla. 
 
Nicole estuvo en el parque Santo Domingo, en Barranquilla, en junio, ayudando a niños beisbolistas con su fundación. También estuvo en Puerto Colombia.
 
¿Por qué la costa? Aquí fue donde se inspiró. Tiene primos y tíos en la ciudad que la ayudan, además de sentir que así le devuelve a sus papás algo, por ser la tierra donde nacieron. A Cartagena piensa ir pronto, pero en tres años a ayudado a casi 900 niños. Una labor que hace poco logró ser premiada.
  
 El premio. A principios de junio Nicole recibió una llamada de Bogotá. Ella estaba en Miami, compartiendo con su abuela, cuando le dijeron que querían tenerla en Washington. Estaba nominada a un premio.
 
“Un día me llamó una amiga y me dijo que me llamarían de RCN a decirme que había sido postulada a ‘Los 22 más’. Me dijeron que tenía que ir a Washington, y al llegar allá me di cuenta que era la única mujer barranquillera, la más joven y que no tenía un invento tan importante. Habían personas que crearon cosas, como una especie de cura para el asma o un robot en la NASA. Y al final de todos estaba yo. Había ganado el premio a los 22 colombianos que ponen al país en alto en EEUU”.
 
De ese premio no solo recalca el gran honor que sintió. Recuerda también el impulso que el reconocimiento le dio para seguir adelante con su programa, pues hace un año había pensado en renunciar.
 
Ahora, Nicole se encuentra recibiendo asesorías para pedir patrocinio, para mostrarles a las personas qué pueden ganar mientras ayudan a Game Time. “Yo no sé de negocios, pero he aprendido a que tengo que ser una mujer de business”, dice entre risas.
 
El computador que usa en su cuarto, sentada en un café o en una biblioteca se convirtió en su oficina. Trabaja en la fundación a través de la página que ella creó, asegurando que del periodismo algo le quedó. “Todo lo que estudié me ha ayudado”.
 
Su carrera la pone en práctica con videos, fotos y entrevistas a peloteros para @colombianosmlb en Instagram. También, ha vuelto a hacer entrevistas de trabajo pero confiesa que siempre piensa en cómo ese trabajo beneficiaría a Game Time. 
 
Por eso, si hoy le preguntan ¿y qué pasó con el periodismo? Ella responde: “por mi pasión (el periodismo deportivo) encontré mi propósito. Sé que en un futuro podré hacer dinero con Game Time, esa sería mi carrera ideal”.  
 
Reconocimiento, ‘los 22 más’
Nuestra Tele, NTN24, la embajada de Colombia y Consulados en Estados Unidos idearon la iniciativa este año, que reconoce la labor de colombianos en ese país. Ciencia, Medicina, Educación, Deporte y aspecto social fueron las categorías en las que se escogieron a los ganadores, entre 1543 nominados. Nicole fue la más joven, y la única de origen barranquillero, en recibir el premio.
 
Su carrera...
“Mis planes han cambiado hacia algo mucho mejor. Antes era solo periodista, ahora soy más humana”.

 

Etiquetas

Más de revistas