EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/143899
Millennials 08 de Julio de 2017

Gabriel y Gustavo, los hermanos que no temen emprender

El usuario es:

Foto: Orlando Amador

Gabriel y Gustavo Olier Delizza posan sonrientes, en su oficina.

Loraine Obregón Donado - Instagram:@lore013

La sangre no es lo único que une a estos barranquilleros. Los dos son cofundadores de la empresa Reilo S.A.S, una ‘startup’ de tecnología e innovación.

Desde la oficina de la empresa Reilo S.A.S, Gabriel y Gustavo Olier, propietarios de esta organización, se preparan para contar la historia de su emprendimiento.
 
Gabriel Olier, de 23 años, quien cursa octavo semestre de Ingeniería Mecánica, toma la palabra y relata que haber estudiado en el International Berckley School le dio la oportunidad de participar en las Olimpiadas Colombianas de Astronomía, Astrofísica y Astronáutica. 
 
Durante dos años, llegó a ocupar los primeros lugares de esta competencia a nivel nacional, lo que le permitió representar a Colombia en las Olimpiadas Latinoamericanas de Astronomía, Astrofísica y Astronáutica. Gabriel Olier explica que su motivación por la ciencia empezó al ver documentales del universo. 
 
Por otro lado, manifiesta que emprender ha sido su foco de atención desde hace años, por lo que sus estudios universitarios los ha alternado con varios proyectos de emprendimiento, de la mano de su hermano Gustavo. El primero fue Hookah To Go, una idea de negocio en la que alquilaban narguiles a domicilio. A través de esta experiencia aprendieron a acercarse al cliente y a negociar con proveedores. 
 
Luego, pasaron a ser unos de los fundadores de domiciliosco, una aplicación que ofrecía entre 50 a 80 restaurantes, cada uno con su propio menú. A través de esta, los usuarios solicitaban sus pedidos a domicilio. 
En cuarto semestre, Gabriel decidió darle stop a su carrera profesional, para acercarse a los objetos que vuelan.
 
“En este tiempo busqué libros, tutoriales, navegué en internet y empecé a estudiar todo sobre cómo desarrollar un dron de alto rendimiento. Las bases que había adquirido en ingeniería me dieron el soporte matemático. Desde ahí empecé a escribir un libro donde plasmé cómo desarrollar a Prometeus, un dron de alto rendimiento para prevenir incendios”, señala.
 
Los meses transcurrieron y Gabriel retomó su carrera. Motivado por sus sueños, se presentó en el Centro de Emprendimiento de la Universidad del Norte, lugar en el que presentó su libro y la propuesta de materializar una empresa.  Al cabo de unos días, empezó a trabajar en la base inicial de su idea de negocio. Al tiempo, llegó una feria de tecnología llamada Citytech, espacio que aprovecharon para presentarse como Olier Aerospace y ofrecer la creación de su dron. 
 
“Para participar tuvimos que pasar del papel a la realidad. Por esto, paralelo al proceso de inscripción y las eliminatorias, fuimos creando el prototipo. Este proceso duró cuatro meses, lo logramos con la ayuda de soldadores y fibreros (...) Llegamos a la final y sabíamos que el dron era atractivo a la vista, pero debíamos enfocarlo en una problemática social. Así que en el 2014, justo cuando el Parque Salamanca se estaba quemando, pensamos en que Prometeus podía ser una herramienta para prevenir incendios”, da a conocer Gabriel.
 
Pero, ¿cómo lograba prevenir incendios naturales? Él menciona que el equipo contaba con una cámara termográfica, que al momento de sobrevolar el bosque, su algoritmo permitía medir la incidencia solar, detectar naturalmente los incendios y alertar que en cierto tiempo, podía presentarse un incendio forestal.  
 
En la final de la feria, que se desarrolló en  noviembre de 2015, Gabriel y Gustavo Olier se presentaron frente a cinco jurados empresarios, quienes les otorgaron el primer puesto. Esta  oportunidad les sirvió de trampolín para desarrollar su empresa Reilo S.A.S.
 
“Si hay algo cierto es que es un ‘freno de mano’ la idea de que si no hay dinero, no podemos emprender. Pero puedo decir que los materiales que usamos no fueron costosos. Lo que sí costó fue el tiempo y el conocimiento que debimos invertir. Fue un esfuerzo mental y de voluntad”, expresa Gabriel Olier.
 
Su empresa. Gustavo Olier, quien cuenta con 26 años y es candidato a Administración de Empresas, especifica que después de la feria, decidieron crear Reilo S.A.S, una startup de tecnología, en la que manejan cuatro unidades de negocio: sistemas de información geográfico, por medio de la cual realizan cartografía o topografía de alta precisión con drones, agricultura de precisión para medir saludabilidad de cultivos por medio de drones, inspecciones industriales para analizar la integridad de estructuras por medio de drones e inspecciones industriales offshore, por medio de la cual analizan integridad de estructuras relacionadas con plataformas offshore.
 
“Nosotros recogemos información a través de las cámaras de los drones, llegamos con la observación de campo a nuestra oficina y hacemos un procesamiento de información para ofrecérsela a nuestros clientes”, indican.
 
Gabriel y Gustavo Olier manejan uno de sus drones, herramienta que emplean en su empresa.
 
Desde el inicio de su organización, en mayo de 2016, los dos han sido ‘toderos’, pero indican que mientras Gabriel se enfoca en todo lo relacionado a la parte comercial, Gustavo se dedica a lo operativo.
 
“La gente cuando quiere, puede. Nosotros estudiamos y esto acarrea tiempo, entonces lo que hacemos es que alternamos los estudios con nuestra empresa. Si es de estar en pie a las 7:00 de la mañana y acostarnos a las 12:00 o 1:00 de la mañana, lo hacemos”, enfatiza Gabriel. 
 
Gabriel Olier Delizza.
 
Es barranquillero, estudia Ingeniería Mecánica y dirige Reilo S.A.S, por medio de la cual, ha sido finalista en los concursos de emprendimiento Ventures y Estudiante Emprendedor  EO.
 
Gustavo Olier delizza.
 
 
Estudiante de Administración de Empresas.  Ha laborado en distintas ‘startups’ de la región. Cofundó Reilo S.A.S y es el director operativo de esa organización.
 
 

Etiquetas

Más de revistas