EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/143295
Millennials 03 de Junio de 2017

Edgardo y Gabriel, dos jóvenes decididos a emprender juntos

El usuario es:

Foto: Orlando Amador

Edgardo y Gabriel, los dos jóvenes emprendedores posan en el interior del restaurante bar Coco Beach.

Loraine Obregón Donado - Instagram:@lore013

Estos barranquilleros trabajan juntos por la empresa Paladares. En la actualidad ofrecen almuerzos ejecutivos y refrigerios. También brindan el servicio de ‘buffet’ a empresas. La misión de los dos es deleitar el paladar del trabajador.

En el piso número 15, sentados en un sillón, de espalda a la panorámica de Barranquilla estaban Gabriel Otálora y Edgardo Jaramillo.
 
A dos metros de distancia, los barranquilleros empezaron a contar el génesis y el presente de su empresa llamada Paladares, dedicada a la distribución de almuerzos ejecutivos y refrigerios.
 
Otálora, quien cuenta con 25 años y cursa último semestre de Administración de Empresas, tomó la palabra y dijo que Paladares empezó cuando asistía a chequeos de su rodilla en la clínica Portoazul.
 
“El médico me comentó que no había lugar para que los empleados almorzaran, por lo que sembró en mí una inquietud. Luego, me reuní con mi amigo Edgardo y le propuse crear un restaurante en la Clínica”, indicó.
 
Edgardo Jaramillo, con 25 años y egresado de Administración de Empresas y Mercadeo, manifestó que al escuchar la idea, esta fue de su agrado, de modo que decidió ‘embarcarse en el bus’ y realizar un estudio de mercado. 
 
Agregó que los hallazgos de la investigación arrojaron que no era viable consolidar un restaurante en la Portoazul, pero, quedó latente la problemática que había identificado Gabriel. Por tal razón, acordaron lanzar una línea de productos que solucionara los almuerzos de cualquier empresa.
 
Jaramillo manifestó que fue necesario tomar un año para realizar reuniones y asignaciones de tareas, dirigidas a la materialización de la empresa.
 
Para el 28 de noviembre de 2016, los dos relataron que se lanzaron al ruedo, ofreciéndoles sus servicios a los empleados del Centro Comercial Gran Boulevard. Señalaron que para hacer realidad este sueño, fue necesario emplear los ahorros de los dos.
 
“Al principio vivimos un periodo de prueba y error. Durante las primeras tres semanas nos tocó meternos a la cocina, empacar y repartir los almuerzos. Como todo, tuvimos errores desde el personal hasta en los tiempos, pero fuimos ajustando todo”, manifestó Gabriel Otálora entre sonrisas.
 
El nombre Paladares surgió, según Otálora, gracias a que Edgardo Jaramillo tuvo la oportunidad de viajar a Cuba, donde los restaurantes en casas son llamados “paladares”.
 
Tal denominación les resultó atractiva y decidieron distinguir su negocio así, como “un lugar casero, de buen gusto y buena sazón”.
 
Jaramillo y Otálora se muestran entusiastas. En el presente sueñan con posicionar su empresa Paladares.
 
Consolidación de la empresa. Jaramillo expresó que, “en el mercado hay competencia, podría decir que el 90% son negocios informales. Por tanto, llegamos al mercado con una propuesta diferente, enfocándonos en la calidad de la comida, basándonos en nuestros proveedores y en la variedad del menú”.
 
Otálora explicó que uno de sus plus es la plataforma virtual paladarescolombia.com.co, mediante la cual el cliente realiza su pedido y verifica el menú semanal, conformado por dos opciones de proteínas diarias, dos carbohidratos, sopa, legumbres y bebida.
 
Además, aseguraron que ofrecen platos caribeños, fusionados con ingredientes de otros países, lo que le da un toque innovador, sin perder la esencia de la gastronomía de la costa.  
 
Jaramillo también explicó que en la actualidad, la empresa está legalmente constituida y se han expandido porque han tocado las puertas de empresas en la ciudad.  
 
“Los dos estamos comprometidos con el negocio. Nuestra labor empieza desde el momento que recibimos el pedido y termina cuando lo despachamos. También probamos diariamente todos los componentes de los platos para asegurarnos de que lo que ofrecemos está bien hecho y tiene buena sazón. Además, hace cuatro meses lanzamos el servicio de buffet para empresas y ahí vamos”, dio a conocer Otálora.
 
Señalaron que para los envíos recurren a empresas certificadas en el traslado de alimentos y bebidas. 
Además, cuentan con tres personas en cocina (chef ejecutivos y cocineros), un contador, jefe de compras y coordinadores de alimentos y bebidas.
 
En el presente, les distribuyen almuerzos a alrededor de 200 clientes que hacen parte de 15 empresas en Barranquilla.

Etiquetas

Más de revistas