EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/144861
Millennials 26 de Agosto de 2017

Diana Polo y la Cuchara Colorá, dos mujeres en un mismo cuerpo

El usuario es:

Foto: Carolina Meneses

Diana tiene 32 años. Afirma que no monetiza su cuenta de Instagram, pero tampoco se cierra a esa posibilidad.

Alejandro Rosales

A través de su cuenta de Instagram, @lacucharacolorá, esta comunicadora social y amante de la buena mesa no pretende ser una crítica culinaria, simplemente reseña “con desparpajo” lo que come en los restaurantes que visita en el Caribe.

Dos mujeres habitan en el cuerpo de Diana Polo Lobo. Una es la comunicadora social de figura delicada y vestimenta conservadora. La otra, es una matrona caribeña de caderas pronunciadas, negra, le gusta usar turbante y los colores fuertes siempre comandan su vestimenta. Se llama la Cuchara Colorá, no es crítica culinaria, solo critica lo que come, casi siempre de manera divertida, en los restaurantes de Barranquilla. “La propia tanqueada de chicharrón en frente del estadio antes de entrar a ver a mi Junior del alma”, escribió hace poco en su cuenta de Instagram @lacucharacolorá, que hasta el comienzo de esta semana tenía 14.145 seguidores. Diana y la Cuchara nacieron en la capital del Atlántico y hablaron con Gente Caribe en este especial de mucho sabor. Aquí les dejamos apartes de la agradable conversación.
 
P ¿Cómo se ‘coloreó’ la idea que origino a la Cuchara Colorá?
 R  Yo vivía en Bogotá y mis amigos llegaban a la casa y hacíamos comida, inventaba cosas como el chuzo desgranado, pero preparábamos el bollo, las salsas, etcétera. Cuando me iba para Barcelona a estudiar yo tenía un recetario escrito con todas esas cosas que preparábamos y mis amigas me pidieron que dejara el recetario. Yo les dije que mejor armaba un blog y ahí podrían ver las recetas. El blog nunca se hizo, pero quedó el nombre de la Cuchara Colorá. Hace unos dos años, después de dejar de trabajar con la administración de Elsa Noguera, empecé a aprender cómo se publica en Instagram, a darle un tono propio, a crear la personalidad de la marca. Con la Cuchara Colorá junté mis dos pasiones, la gastronomía y la comunicación. Mi motivación fue aprender, solo que ahora esto se creció mucho y la motivación también cambia. Hay gente que me escribe que han aprendido de la
gastronomía de Colombia a través de mi cuenta. Hoy la motivación es esa, dar a conocer la gastronomía del Caribe y Colombia.
 
P ¿En qué momento empezó a captar más seguidores?
 R  No sé, en casa de herrero cuchara de palo, porque ni siquiera empecé a hacer las estrategias, lo que sí hice fue crear contenido ameno, chistoso. La gente pone en este tipo de cuentas calificaciones de tres sobre cinco u ocho sobre 10. Yo lo que hago es estatus psicoemocional, una analogía entre cómo me siento con el plato a cómo me sentiría en una relación de pareja con ese plato. Si me gusta mucho escribo que “me caso con él y le paro tres pelaos”; o, si no me gusta, “no lo invito a bailar ni en un sábado de Carnaval”. Algunos de los que me siguen usan esos estatutos y me describen cómo les fue en determinado sitio. Creo que al crear este tipo de contenido la gente me fue siguiendo, la mejor publicidad es un buen contenido.
 
P ¿Cuál es la personalidad de la Cuchara Colorá?
 R  Yo he sido profesora de la Universidad del Norte, entonces cada vez que mostraba a la Cuchara en talleres y conferencias ponía un ejercicio que consistía en describir la personalidad de esa mujer. Llevaba dos papeles, uno que ellos llenan y en el otro su descripción real. Por ejemplo, cómo se viste, unos dicen que de colores, que es amigable, coleta, costeña, y ahí vamos descifrándola. Yo la imaginé como una morena ‘cantúa’, caderona, voluptuosa, le gusta el Caribe, le encanta Barranquilla, es espontanea, dice lo que piensa. Al mismo tiempo es muy amigable, honesta , autóctona. La Cuchara Colorá es todo terreno, puede estar en un restaurante de manteles o en el patio de una amiga dándole palote a una olla. 
 
P ¿La Cuchara también da palo cuando algo no le gusta?
 R  Los que me siguen dicen que da cucharasos, sin embargo siempre resalta algo bueno. He aprendido que cuando algo llega a tu mesa es un trabajo arduo en el que están incluidas muchas personas atrás: campesinos, cocineros, hay un montón de historias detrás de cada plato que se sirve.
 
P Con la mano en el ‘cucharón’, cómo califica el servicio que se presta en los restaurantes en Barranquilla…
 R  Bueno…(hace un pequeño silencio) es un tema que nos falta estudiar bastante. Barranquilla está creciendo mucho en temas de rutas comerciales de aviación, por ejemplo, está creciendo en gastronomía, hay todo tipo de restaurantes y en el servicio aún no somos excelentes, no nos casamos con un buen servicio, es difícil de encontrar. ¿Qué nos salva? La forma de ser de los barranquilleros, somos abiertos y eso es bonito. Por otro lado hay que estudiar más ese tema, de pronto se encuentran buenos servicios en restaurantes de manteles, pero en general todavía nos falta, hay que mejorar.
 
P  Cómo le parece Sabor Barranquilla a Diana, no a la Cuchara…
 R  Me gusta que puedo encontrar muchos lugares para comer en un mismo sitio, eso es bonito de una feria, se pasa chévere. A Diana le gusta aprender, asistir a los talleres, conocer gente nueva, chefs que vienen de otros países, sentir sus sabores. Este año hay dos cosas que me gustan mucho, la pesca responsable y artesanal, es una gran oportunidad porque estos temas casi nunca se tocan en este tipo de ferias. Lo otro es que este año el departamento del Atlántico es el protagonista, es la cocina que estoy aprendiendo, ahora estoy en un diplomado que se llama Sabores y Saberes, de la Fundación ATI. Mi vocación empírica fue aprender de la comida sabanera, pero no conocía tanto del Atlántico, por lo tanto, Sabor Barranquilla es un gran espacio. Sería chévere crecer en Sabor Barranquilla en temas de responsabilidad gastronómica, a que sé que le está poniendo el ojo. Sostenibilidad, respeto de la tradición, de los hacedores de nuestra cocina.
 
Comer, sentir nuevos sabores es una pasión para Diana Polo. Aquí posa en el restaurante del  Hotel Movich Buró 51.
 
Estudios y trabajos...
Diana Polo es máster en Dirección de Comunicación Empresarial e Institucional de la Universidad Autónoma de Barcelona. También es comunicadora social y periodista con énfasis en Producción y Administración de Medios, de la Universidad del Norte. Está convencida de que la comunicación es clave en el cambio social, institucional y empresarial. Es “entusiasta de las redes sociales ‘online’, ‘offline’ y la comunicación digital en general”. Fue docente de Nuevas Tecnologías en Marketing en Uninorte, entre otros trabajos.
 
El contenido de su cuenta...
“Hoy mi motivación es esa, dar a conocer la gastronomía del caribe y Colombia”.
 
Primer contacto con la cocina...
“Muchos dicen que su abuelita era la mejor cocinera, yo también lo digo, era la mejor”.

 

Etiquetas

Más de revistas