EL HERALDO
Facebook Twitter Instagram You Tube Google+
SUSCRÍBETE
El id es:node/142935
Millennials 13 de Mayo de 2017

Carlos Vizcaino, el filántropo que apuesta por una mejor ciudad

El usuario es:

Foto: Orlando Amador

Carlos Vizcaino posa desde la sala de su casa y se muestra convencido de que todos pueden ser agentes de cambio.

Loraine Obregón Donado - Instagram:@lore013

Este Barranquillero creó la fundación Líderes Comunitarios, donde transforma, de forma positiva, la realidad de las comunidades vulneradas. En el presente ganó una beca Latinomics, con la que estudiará Project Manager Program.

Sentado en el sillón estaba el ingeniero industrial Carlos Vizcaino. Las manos se estrecharon y la conversación empezó a fluir. Comenzó a hablar y contó que se dedica a trabajar en la canalización de  esfuerzos para liderar proyectos comunitarios que beneficien a zonas vulnerables en Barranquilla. Luego, dijo que en el 2013 fundó Líderes de comunidad, por medio de la cual ha hecho labores sociales, junto a un grupo de jóvenes, en el barrio 7 de abril, situado en el suroriente de la ciudad. Y enfatizó en que en la actualidad ganó la beca Latinomics, que le permitirá  formarse y transformar realidades.
 
Vizcaino también contó que hace parte de la mesa coordinadora del Concejo Municipal del Voluntariado, de la junta directiva de la Corporación de Asociaciones Voluntarias del Atlántico, Codafe y de la red de los Global Shapers.
 
Su fundación. Este barranquillero de 26 años expresó que la idea de crear una fundación surgió en el 2010, justo cuando cursaba su carrera profesional. Dijo que en ese instante, sintió el deseo de hacer algo por la sociedad, de ser agente de cambio y es así como llegó a un campamento, en el Eje Cafetero, donde se reunió con niños de Cali y Bogotá, en condición vulnerable.
 
“En esta experiencia, que duró una semana, fui como un hermano para los niños y creo que pude  impactar sus vidas. Para mí fue un detonante social, porque me di cuenta que vivimos en un país con muchas necesidades, y a veces nos insertamos en una burbuja en la que no nos damos cuenta de la realidad. Por otro lado, entendí que podía hacer algo al respecto”, manifestó.
 
Al culminar su carrera profesional, entendió que su camino era junto a la gente y apoyar los procesos de desarrollo en la ciudad. 
 
“Alcancé a hacer varios voluntariados por medio de los cuales rectifiqué cuál era mi pasión. En ese transcurso, me di cuenta que el trabajo en las comunidades vulneradas no era integral con todo el ciclo vital, así que quise ser innovador y crear la fundación Líderes de comunidad. El enfoque de esta es promover el liderazgo social y la participación ciudadana, como motor de transformación”, contó.
 
Añadió que su fundación, que inició con cinco socios jóvenes, motiva e inspira a las personas para que desde sus talentos y profesionalismo, hagan la diferencia dentro de las comunidades más necesitadas.
 
“En el grupo hay una psicóloga, economista, ingeniero químico, industrial, administrador de empresas, entre otros. Cada uno de ellos, junto conmigo, desde sus saberes o talentos, hacemos actividades culturales y lúdicas para intervenir, creando conocimiento a niños, adolescentes y  adultos en 7 de abril”, aseguró.
 
Carlos indicó que el proyecto arrancó gracias a la financiación de recursos propios, lo que la hace una iniciativa filantrópica. Hoy sigue funcionando, de la misma manera, por erradicar los flagelos sociales de la comunidad de 7 de abril. Resaltó que, pese a no ser parte de una familia pudiente, esto no ha sido obstáculo para él, pues las ganas de ayudar pudieron más en la materialización de este proyecto, además del apoyo de otras personas que se vincularon.
 
Este año, Vizcaino y su grupo de trabajo unen fuerzas para lograr que la fundación sea una organización social y sostenible, con la ayuda de empresas grandes. Expresó que, en la actualidad, operan alrededor de 15 jóvenes, sin embargo, esta cifra varía dependiendo de la actividad a realizar y la disponibilidad de las personas que se unen a la causa.
 
Carlos resalta que su misión es trabajar por las comunidades vulneradas.
 
Beca Latinomics.Vizcaino reconoció que la creación de su fundación y la labor por el bienestar común, fue el trampolín para dar el salto y ser merecedor de la beca otorgada por Latinomics, una organización internacional no lucrativa, que trabaja en colaboración con la Organización de las Naciones Unidas creando, conectando e inspirando a líderes de Latinoamérica.
 
La beca, explicó, es otorgada a 50 líderes latinoamericanos cada año, para que se formen en diferentes experiencias, con el fin de que posterior a esto, regresen a su tierra a impactar positivamente, a través de conocimientos y valores. 
 
“Esta cubre el 50% del valor del programa, y el postulante debe completar el otro 50% restante, recurso que estoy recolectando con el apoyo de la gente y a través de la plataforma virtual became.la/campaigns/carlos-vizcaino-colombia/”, dio a conocer.
 
Indicó que, al completar el valor, viajará a Vienna, Autria a formarse en Project Manager Program y convertirse en un agente de cambio internacional.  
 
Para él ser emprendedor nace y se hace. Estimó que con su labor tiene la firme intención de aportar positivamente a la sociedad, en coherencia con las necesidades, requerimientos y oportunidades del mundo de hoy.
 
Una realidad...
“Vivimos en un país con muchas necesidades, pero a veces no nos damos cuenta de la realidad”.
 
Según él...
“Cuando uno quiere ayudar, solo basta con tener ganas, así fue que empecé con mi fundación”.
 
Consejos de Carlos...
Para él es importante empoderar a las nuevas generaciones de las problemáticas sociales que atraviesa el país y el mundo en el presente. “Porque no se puede vivir bien, si el otro no lo está. Pienso que las nuevas generaciones deben trabajar por las problemáticas que más requiera la sociedad. Hay que aprovechar que existen  organizaciones que brindan oportunidades para que los jóvenes se empoderen y sean agentes de cambios”.
 
 
 
 

Etiquetas

Más de revistas